Sin respuestas y con menos tambos

Locales 07 de enero de 2023 Por Redacción
Desde la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA), emitieron un comunicado sobre la crítica situación que atraviesan los productores lecheros. Exigen medidas del gobierno para evitar una “desaparición despiadada”. Según datos oficiales, ya han desaparecido más de 400 tambos hasta octubre de 2022.
13 - tambos

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA) alertó en las últimas horas por la crítica situación que enfrentan los productores, como consecuencia de la larga sequía que afecta a gran parte de la Argentina.
“Desde hace más de un año venimos planteando los productores tamberos al Gobierno Nacional nuestra situación para que tome medidas urgentes que frenen la desaparición despiadada de productores y los remates de tambos a precios viles”, dijo la CEEA a través de una nota. 
En ese sentido recordaron que de las tres partes de la cadena láctea: “Somos los productores tamberos los que estamos bancando la situación actual”. “Los planteos hechos no parecen sensibilizar a los funcionarios del Ejecutivo Nacional, que no se hacen cargo de un drama insostenible. Al momento no tuvimos ninguna respuesta satisfactoria”, recordaron los ruralistas.
En un comunicado, el espacio que conforman los presidentes de la Sociedad Rural, Confederaciones Rurales, Federación Agraria y Coninagro recordó que dentro de los eslabones de la cadena industrial láctea, el eslabón tambero es el que a partir de su precio bajo amortigua todas las distorsiones de la macroeconomía, mientras que “el resto de la cadena se financia con el quebranto del tambero”. Al respecto remarcaron que no hay ni hubo voluntad política de hacer las reformas estructurales intracadena. En la opinión de la CEEA el tambero es el más vulnerable por el precio que recibe de su leche cruda. Según datos oficiales, ya han desaparecido más de 400 tambos hasta octubre de 2022, destacó la CEEA.
“En estos días observamos con dolor el remate de tambos por todo el país. Lamentablemente, se empezaron a liquidar vaquillonas y terneros, situación que atraviesan todos los productores, pero en los últimos quince días se ve una importante venta de tambos, con vacas donde se evidencia que ha golpeado la falta de alimento”.
Hoy ya no hay más posibilidades de seguir produciendo. Hace más de 15 meses que los productores tamberos están produciendo a quebranto. Ya no hay un lugar donde el sector esté más afectado, sino que el problema es generalizado, a todas las cuencas y los tamaños. La gran preocupación de los productores lecheros tiene que ver con el impacto de la sequía que afectó en un elevado porcentaje las reservas para las vacas para su nutrición, que impactan de lleno en el estado corporal, que se reflejan en bajos porcentajes de preñez y luego se verá a los bajos índices de parición.
El productor que vende el tambo es porque ya no puede continuar por dos factores que hacen de la situación terminal: la sequía registrada desde hace dos años o más en algunos casos, y la imposibilidad de comprar alimentos externos como el maíz o pellets de soja, por el alto costo que hoy representa. Los alquileres tienen precios distorsionados. “El precio que se le paga al productor por litro de leche no acompaña ese aumento en los precios de los insumos, por lo que se queda sin la posibilidad de adquirirlos e inevitablemente termina vendiendo los rodeos de producción”, recordaron.
La Emergencia Agropecuaria, en las provincias declarada en las provincias es insuficiente: “Esperamos un Estado que brinde herramientas, que compense el bajo precio que recibe el productor, quita de retenciones para que se recupere el precio al productor, financiamiento específico para el sector, fondos rotatorios, que ayuden al sistema productivo lácteo esta producción es inviable en un país donde solo se propicia el monocultivo y la concentración”. “Necesitamos medidas en forma urgente. Porque mientras el tiempo pasa y el gobierno especula, los productores van quedando en el camino, la producción también celebra Navidad, Año Nuevo, da descanso a sus trabajadores, y los tambos no paran nunca, nos acomodamos a las fechas y las circunstancias, nuestra producción es de 365 días del año y no sólo cuando los políticos se decidan a gobernar”, cerraron en el documento.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar