Cuando un amigo se va, queda un espacio vacío...

Deportes 06 de diciembre de 2022 Por Redacción
Charly

Por Víctor Hugo Fux

"Hola basurita", me decía con total naturalidad y cariño en cada oportunidad que nos encontrábamos. Alguna vez, le pregunté por qué me saludaba de esa manera. Con simpleza, me respondió: "porque me parece simpático y porque te aprecio".
Claro, yo siempre le decía "Hola Charly", porque sabía que a él le gustaba que lo llame así.
Carlos Picotto, mi amigo, era un apasionado. De las motos, de la náutica... y de los viajes, que compartía en familia o con grupos que lo hacían sentir a gusto.
Como aquella maravillosa experiencia de 2012, cuando después de insistirle en ediciones anteriores, se sumó a la salida grupal a Indianápolis, para asistir a una imborrable Indy 500 centenaria.
Muchas de esas vivencias, ayer desfilaron en mi mente con la misma velocidad que solo pueden alcanzar esos monstruos en una de las carreras más famosas del mundo.
Hugo Blangini, otro amigo de la vida, me introdujo en el tema con cautela y en una noticia que desarrolló en tres etapas, conociendo mi amistad con Charly, me comentó lo que había ocurrido.
Me invadieron, en ese momento, una mezcla de incredulidad y resignación en cuestión de segundos. Y parafraseando al entrañable Alberto Cortez, mientras caminé el breve trayecto que me separaba del Hotel Toscano hasta Davor, no puede evitar recordar la letra del trovador pampeano.
Esa que dice: "Cuando un amigo se va, queda un espacio vacío, que no lo puede llenar, la llegada de otro amigo". Porque ese fue mi sentimiento en un mediodía que me golpeó con una fuerza extrema.
Cuando llegué a mi cercano destino, desde la vereda, pude ver a Juan, Nacho, Sergio y Patri. Sus gestos apesadumbrados lo decían todo. No hacían falta las palabras. Pero aparecieron con una definición coincidente luego de un silencio que precedió a una expresión que resumía el pensamiento de todos.
Ninguno de nosotros, sus amigos, le encontramos una explicación. El destino. La fatalidad. Cuánto más podríamos haber expresado ante semejante dolor. No mucho. Sí, en cambio, afloraron los recuerdos de un amigo que nos dejaba.
Había emprendido una aventura más, esta vez con destino a Chile, junto a un grupo de moteros con los que disfrutaba de esa pasión. Tomando los recaudos siempre necesarios cuando se trata de asumir ese tipo de desafíos.
¿Si tenía experiencia? Muchísima, como sus acompañantes en esta travesía sin retorno. Miles de kilómetros recorridos en tantos años, le habían permitido al querido Charly acumular una gran experiencia, aunque él siempre reconocía, cuando hablábamos de la ruta, que "hay que tenerle respecto".
El 20 de julio de este año, fecha que me recordó el whatsapp, le "reclamé" el envío de una selfie que había tomado cuando viajamos desde Nueva York a Washington. "En 30 segundos la tenés", me dijo. Y no se equivocó, aunque su archivo de fotografías y videos se contaba por miles.
"Ahí la tenés basurita... hiciste bien en recordármelo", me dijo. Hoy la atesoro como un hermoso recuerdo de aquellos días que pasamos tan lejos de nuestros afectos.
De aquel grupo, nos dejaron "Tato" (Edgardo Piedrabuena) y Eduardo (Miassi), que se adelantaron en un camino que un día todos vamos a recorrer. Como lo hizo este domingo fatídico Carlos Picotto. Sin previo aviso, pero dejándonos a quienes fuimos distinguidos con su amistad, la imagen de una persona que disfrutó intensamente de la vida.
No es sencillo reflejar con palabras las sensaciones que me embargan cuando frente al teclado, como lo hago todos los días, en este triste atardecer del lunes, tengo que escribir algo que nunca hubiese querido.
Voy a extrañar tu "Hola basurita". No tengas duda que será así, querido amigo. Es el mejor homenaje que puedo hacerte. Así de simple, Charly. Como vos lo hubieses deseado. Descansa en Paz. Y mis expresiones de pronta resignación a tu familia y a la inmensa legión de amigos, que te acompañaron hasta tu último día.
Como Raúl "Chiqui" Meyer, que respondió con una sentida definición a mi historia en Facebook: "Amigo querido... volver sin vos de este viaje... miro hacia atrás y no te encuentro... hasta siempre Carlitos!!!

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar