"Falta ahora trabajar en la discriminación a la vejez"

Suplemento Jubilados 30 de noviembre de 2022 Por Redacción
14-Falta- NOTA 390072

El médico, escritor e historiador Pacho O'Donnell desde hace tiempo aborda el tema de la vejez y habla de la "sociedad viejista" en Argentina.
En una breve síntesis, dice que las propias personas viejas se limitan por adecuarse a lo que se espera de ellas. Por eso cuestiona esas ideas y prácticas, y propone mantenerse en actividad, tener vida social y hacer ejercicio.
El matutino porteño Página/12 le realizó una extensa entrevista sobre estos temas que publicamos a continuación.

ENTREVISTA

Parte I

Por Sonia Santoro (*). - 
El médico y escritor Pacho O'Donnell dice que somos una sociedad viejista, es decir, que tenemos muchos prejuicios contra la vejez, partiendo desde el lenguaje. El viejismo discrimina. Las propias personas viejas ven limitadas sus posibilidades de vida por adecuarse y repetir lo que se espera de ellas. Además de cuestionar esas ideas y prácticas, propone que las personas viejas sean activas, mantengan vida social y se ejerciten.
“Estudiemos lo que no pudimos estudiar, vayamos a esos lugares donde no hemos ido y siempre tuvimos ganas de ir. Separémonos si nuestras parejas en su momento fueron funcionales, pero ya no por el tedio y la rutina. Separémonos, tenemos muchos años por delante. Podemos volver a enamorarnos, podemos tener relaciones intensas”, apunta.
O'Donnell es un médico especializado en psiquiatría y psicoanálisis, es político e historiador argentino y desde hace un tiempo aborda el tema de la vejez. Dio la conferencia de apertura “Nuevas vejeces” en el Festival Mayor "Cultura + 60 en acción", un evento pensado y diseñado para adultos mayores, que se desarrolló el 28 de octubre en el Centro Cultural Adan Buenosayres, organizado por Árbol Comunidad +60 en conjunto con BA Bienestar (Secretaría de Bienestar Integral - Ministerio de Salud GCABA).
En esta entrevista se explaya sobre algunos de los temas abordados en ese encuentro.

--¿Qué son las “nuevas vejeces”?
--Estoy trabajando mucho el tema del viejismo. El prejuicio ante la vejez. La discriminación que sufrimos los ancianos y las ancianas por parte de la sociedad. Creo que es una discriminación que hay que combatir. Creo que se ha avanzado en la discriminación contra la mujer, contra la obesidad, contra las personas trans, falta ahora trabajar en la discriminación contra la vejez, que es muy extendida en todos los ámbitos y es muy inconsciente, además. Es algo muy arraigado, sobre todo en la cultura occidental que está centrada en el consumo. Vivimos en una sociedad capitalista de consumo y los viejos y las viejas somos muy malos consumidores. Tenemos una capacidad económica muy baja, no solo por nuestras humillantes jubilaciones sino también porque la sociedad no nos permite generar otros ingresos. Una persona grande nunca es tomada por una empresa. Incluso cuando te jubilás no podés tomar ningún cargo público.
Y después la sociedad está centrada en la juventud. La vejez es considerada fea. Los viejos somos feos. Además, hay una cuasi equivalencia entre vejez y enfermedad. La vejez es cuasi considerada una enfermedad letal, incurable. Y después están los prejuicios. Habrás visto que yo uso la palabra viejo o vieja con mucha libertad.

--Sí.
--La dificultad de usar esa palabra forma parte del viejismo.

--A veces se habla de "abuelos".
--La palabra viejo es una de las palabras que tiene más sinónimos en la lengua castellana porque es muy difícil decirla. Yo creo que hay que reivindicar las palabras viejo, vieja, vejez porque el no poder decirla libremente es parte del viejismo. Es más fácil decir tercera edad, persona mayor, etc.
Para la sociedad, los viejos y las viejas somos gente depresiva, vulnerable, aburrida, según el cliché. No interesa mucho lo que decimos, fastidiamos con nuestros recuerdos.
Por supuesto, yo siempre tengo cierto sentimiento de culpa cuando hablo de un tema... es como si dejara de lado el cuarenta por ciento de la sociedad en la pobreza y en la miseria, de los cuales los ancianos y las ancianas son los personajes más vulnerables. Porque esas familias centradas en la supervivencia no tienen posibilidades de ocuparse de sus viejas y de sus viejos. O sea, es una situación de extrema vulnerabilidad y acortamiento de vida.

(*) Periodista y escritora en Página/12.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar