Proyecto Zazpe: una iniciativa que nació para concientizar sobre el cuidado de las mascotas

Locales 22 de noviembre de 2022 Por Redacción
Carolina Federico es una joven de nuestra ciudad que, como amante de los animales, hace alrededor de 5 meses dio comienzo a Proyecto Zazpe. Se trata de un emprendimiento solidario que nació en ese barrio, y que ella junto si hijita Pía, algunas amigas y dos agentes territoriales de la Municipalidad que la apoyan, lo recorren visitando las familias que necesitan ayuda y aprendizaje sobre cómo cuidar, atender y alimentar a sus mascotas.
13-Proyecto Zaspe

"Proyecto Zazpe surge de la necesidad por la gran cantidad de animales que hay, básicamente hay una superpoblación después de los que fue la pandemia", afirmó Carolina. Ella vive cerca del barrio, y desde hace muchos años se dedica a ayudar a animales, inclusive, más allá de gatos y perros, asistió a caballos que se encontraban en situación crítica. "Es mucho trabajo entre la concientización y la asistencia directa a los animales, por eso pedía ayuda", expresó en una conversación con este Diario.
"Empecé a darme cuenta de la necesidad hablando con la gente, involucrándome y no quedándome solo de la vereda del frente. Las familias me han recibido súper bien. Jamás me han faltado el respeto ni mucho menos", afirmó.
La tarea radica en ir a hablar con los vecinos, entre otras cosas, sobre la importancia de las castraciones. "De repente me encuentro con casas que tienen como 18 mascotas, entonces es necesario explicarles la importancia de las vacunas, de tenerlos bien, que no es solo la vacuna de la rabia que colocan en el Quirófano Móvil municipal, sino también requieren otras vacunas, entre ellas la quíntuple cuando son cachorros y la séxtuple que es el refuerzo anual, que ayuda a que los perros no mueran de moquillo. En este momento lamentablemente tenemos muchas pérdidas por moquillo, los animales mueren sufriendo de la peor manera…", comentó.
Recalca que es mucho el trabajo, básicamente por el tema de los traslados para llevarlos a castrar. Se ocupa de pagarlo todo con lo que recaudan a través de ventas que realizan, pero más allá de los traslados, hay animales que necesitan atención veterinaria. "A los costos los cubrimos con ventas, entonces tenés que ir balanceando con lo que es prioridad. Por ejemplo, los tratamientos rondan en $60.000 y $45.000 pesos, inclusive tengo animales en tránsito", comentó. En este sentido, se ocupan de su alimentación, de comprar alimento balanceado y de educar a los vecinos en cuanto a la manera correcta de alimentar a las mascotas.
El proyecto a largo plazo es hacer un censo en el barrio y tener un control de la superpoblación de animales allí. "Yo sinceramente a esto lo hago ad honorem y en gran parte en el horario de mi trabajo, así que hago lo que puedo. Ojalá pudiera extenderme a más barrios, pero lamentablemente no cuento con muchas personas que me ayuden", se sinceró Carolina.
Cuenta con el apoyo de la Municipalidad, que envía el Quirófano Móvil que se ocupa de desparasitar y brindar a los animales un tratamiento primario, vacunando para la rabia. Asimismo, hace alrededor de dos semanas, designaron, para brindarle más apoyo, a dos agentes territoriales que la ayudan a caminar la zona. 
"Estamos llevando adelante también el tratamiento de sarna, que hay muchísima, y la sarna contagia a las personas. Así que me he encontrado con casos de niños y familias enteras con sarna", señaló.
Hay muchísimo trabajo para hacer. Hace alrededor de 5 meses está caminando el barrio, pero en el último tiempo Carolina se está ocupando en una mayor medida. "Tengo que reconocer que la respuesta de la gente es muy positiva y acceden. Son muy pocos los que no se suman, pero se sigue trabajando y a largo plazo se consiguen que te entreguen las mascotas", afirmó.
El mayor trabajo es pagar el traslado para ir a buscarlos, llevarlos a castrar y devolverlos luego a su hogar. "Cada traslado me cuesta entre $1000 y $1500 pesos, así que por semana yo tengo que recaudar ese dinero. Por eso en estos momentos yo estoy vendiendo macetas, velas en lata y para este fin de semana una venta de pizza, torta y pasta frola…Es agotador", reconoció.
En cuanto a los animales terminales, tiene cuenta en dos veterinarias de la ciudad, pero gracias a las ventas tiene todas las cuentas saldadas, aunque admite que "hay animales que siguen necesitando ayuda". En este tipo de casos no los regresan más a los dueños. Contó por ejemplo que "esta semana se murieron muchos perritos de moquillo y uno trata de contenerlos. La verdad es muy larga y muy dolorosa la agonía, por eso se trata de internarlos".
El Quirófano Móvil va dos veces por semana para atender estos casos de sarna que Carolina fue detectando, y los demás casos de atención primaria. "Pero de todos los demás seguimientos e internaciones me ocupo yo", aclaró la joven Pía, su hijita de 15 años que la acompaña en todo su labor.
"Trato de ser lo más transparente posible entre lo que se recauda y cómo se distribuye. La gente gracias a Dios aporta y ayuda muchísimo para seguir adelante", afirmó.
En cuanto a cómo se organiza Proyecto Zaspe, Carolina va por su cuenta durante la siesta, mientras que Johana y Delfina, las agentes territoriales que la Municipalidad designó, recorren el barrio 6 horas por día y van haciendo un sondeo.
Por su parte, Carolina tiene perros a los que va visitando, siguiendo, alimentando y medicando, tratando de hacer un trabajo en profundidad con las mascotas para evitar problemas a largo plazo. "El abanico es enorme, hay mucho por hacer", afirmó. 
Cuenta que al caminar el barrio, ella pudo entender un montón de cuestiones, y que cuando las familias ven que tienen apoyo y que uno los quiere ayudar, se comprometen también. "La verdad que tengo muchas familias para destacar, que te das cuenta de su respuesta y compromiso, y esa es la satisfacción más grande que uno se lleva. La idea es proyectar este trabajo a otros barrios pero viene lerdo porque somos pocos. Incluso este último tiempo se suman algunas amigas pero no somos tantos. Más manos mejor sería", afirmó.
"Más allá de los animales es un compromiso con la comunidad. Somos siempre entre 4 y 5, cuanto más seamos mejor porque son muchos los perros que hay que atender...A veces el lapso que tenemos es de 13:30 a 15:30 y necesitamos rendir el tiempo al 100%. Zaspe es grande y en cada casa a veces hay varias familias, entonces hay muchas mascotas. Lo que más me esta costando son los gatos, porque cuando llegás a buscarlos se les escapan, no los pueden tener, las gatas tienen crías seguido y se descalcifican, no llegan bien a las cirugías”, continuó.
Carolina es viuda hace más de 10 años, y se dedica totalmente a Pía, a su negocio de velas, y a este emprendimiento que lo llevan adelante las dos juntas. “Pía me ayuda con los animales, de hecho en mi casa tengo varios en tránsito”, relató.
Esta idea nació hace tiempo al ver esta realidad, y cree que la única forma de cambiarla es comprometiéndose. Destaca la respuesta de la gente, de "familias espléndidas" que se dan cuenta de lo importante que es que el animal esté sano. Toman conciencia, pero no deja de ser una cuestión de seguir educando. "Pasa que si yo sigo esperando que la próxima generación tome la iniciativa, ¿cuántos animales quedan en el medio? Y yo siento que alguien lo tiene que hacer", afirmó, convencida.
Por lo general, todos los días sube información de su accionar en la página de Facebook de su hija: Pía Faccioli, y hasta ahora reconoce que están teniendo respuesta de todos lados, que la gente ayuda y también se deja ayudar, “y eso está bueno”,  reconoció. En ese muro publican fotos de las familias que se van comprometiendo con el cuidado de sus mascotas, y que tratan de hacer lo mejor posible, entendiendo de a poco lo importante que es cuidarlas y atenderlas.
Incluso están trabajando en una cadena de adopción responsable para aquellas familias que reconocen que no pueden cuidar a muchos cachorros.
Cuenta que esta semana recibieron 5 gatitos de una familia y el permiso de hacer castrar a esas mamás. "A los gatitos los tiene Delfi en su casa que es una de las chicas que colabora y les estamos buscando familias responsables", nos comentó.
“Es todo un tema conseguirles alimento, y muchas veces no alcanza con la consulta del Quirófano Móvil. Lo tenés que llevar a una veterinaria, tienen que empezar con el plan de vacunación, y uno tiene que ser ejemplo de compromiso para los demás”, aseveró.
“Podemos cometer errores, pero creo que nuestra equivocación puede pasar por intentar de hacer lo mejor. Yo siempre digo que yo no tengo bandera política ni religiosa ni nada, simplemente amo a los animales. Por eso no cobro ningún sueldo, lo hago porque realmente lo siento y tengo ganas de hacerlo. Ojalá contagie a los demás, y que siga por todos los barrios porque la verdad que hace falta. Cuando me ven venir en bicicleta dicen: “ahí viene la señora de los perros”, expresó con emoción.
Para cualquier tipo de ayuda, comunicarse con Carolina al Whatsapp: 03492 - 642007, o a través de Facebook en la página Pía Faccioli.









Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar