La lluvia cambió el ánimo por un rato y se aceleró la siembra de soja en la región

SUPLEMENTO RURAL 17 de noviembre de 2022 Por Redacción
Los registros pluviométricos del fin de semana trajeron, momentáneamente, algo de alivio en el sector. Desde la Bolsa de Comercio de Santa Fe mantienen la intención de siembra para la oleaginosa temprana en el centro norte provincial. ¿Cómo marcha la cosecha de trigo?
19 - APUESTA

Después de mucho tiempo llegaron las lluvias en numerosas regiones productivas del país. Si bien la sequía ya generó cuantiosos daños, y lamentablemente seguirá provocando efectos devastadores, las precipitaciones registradas causaron alivio al sector.
En el centro norte santafesino, en promedio, el acumulado de los totales pluviométricos osciló entre 35 y 45 mm, con mínimos de 3 a 20, máximos de 75 a 83, pero en sectores puntuales superaron los 115 mm.
En general, de bajas intensidades, por lo que se logró el máximo de eficiencia, infiltración total en los perfiles de los suelos y en toda el área del Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA), de la Bolsa de Comercio de Santa Fe (BCSF).
Ante la realidad ambiental y en particular la disponibilidad de agua útil en los perfiles de los suelos, como consecuencia de la concreción de lluvias, los técnicos del SEA de la Bolsa de Comercio de Santa Fe percibieron la decisión de los productores y se evidenció en el proceso de siembra de soja temprana.
Así, se observó el movimiento de sembradoras y equipos de acuerdo a las condiciones particulares de cada zona santafesina. Cabe destacar que con el transcurso de los días se aceleraría el ritmo de la implantación.
La intención de siembra se mantiene en 1.000.000 de hectáreas, incrementándose en un 6% la superficie de la campaña del año anterior que fue de 945.000 ha. Hasta la fecha se concretó el 28 al 30% del total estipulado.

AVANZA LA COSECHA DE TRIGO
Durante la última semana avanzó a buen ritmo el proceso de cosecha del trigo en el centro norte santafesino, como consecuencia de las condiciones ambientales existentes, en particular en las áreas donde los registros pluviométricos fueron bajos y en otras, con el transcurso de los días soleados, mejoraron las características de los pisos de los lotes, lo que posibilitó la reanudación del proceso con mayor ritmo.
Los especialistas del SEA observaron rendimientos que continuaron siendo muy variables y reflejaron la realidad ambiental que recorrió el ciclo del cereal, las etapas fenológicas afectadas y la zona geográfica particular. “A medida que avanzó la recolección y se ingresó a nuevas áreas centrales de la región, se obtuvo un incremento de los rendimientos promedios”, coincidieron.
Hasta la fecha los mínimos alcanzaron los 7 qq/ha y hasta 14, con valores máximos puntuales que lograron los 42 qq/ha, pero además en predios muy excepcionales oscilaron entre 46 – 48 - 50. De esta manera, hasta el momento el promedio general en los lotes cosechados es de 18 a 22 y 22,5 qq/ha.
Paralelamente, el resto de los trigales avanzó lentamente a sus últimos estados fenológicos. El relevamiento profesional mostró un 45% de las parcelas en estado bueno, con algunos sembradíos excelentes a muy buenos, especialmente en los departamentos del centro norte del SEA; un 32% regular, con diferenciación en el color de las hojas con amarillamiento o senescencia, lotes no uniformes, disparidad de altura y de las estructuras de las plantas, síntomas e indicadores de las condiciones ambientales; un 23% directamente malo.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar