"Imaginarte", donde la sublimación ofrece un mundo de posibilidades

Locales 24 de septiembre de 2022 Por Redacción
“Si una persona desea emprender en el mundo de la sublimación lo que le aconsejo es que haga un buen cálculo de los costos que implica hacer un trabajo”, dijo Lorena Lufiego a LA OPINIÓN.
13-sublimados

Por Silvia Ibarra

La sublimación es una de las técnicas de impresión digital que permite crear productos personalizados de modo muy sencillo. Consiste en plasmar una imagen sobre un soporte, como telas, plásticos o cerámicas, entre otros, para crear un artículo único y exclusivo. 
La magia de la sublimación está al alcance de todos, y las posibilidades son infinitas. Se puede transformar cualquier idea en una pieza única, solo es cuestión de ponerse creativos. Por ejemplo, permite crear regalos personalizados de forma sencilla. La sublimación, también es ideal para el posicionamiento y promoción de marcas. Está claro que es útil tanto, como para que un niño pueda tener su set de jardín personalizado con su nombre y personaje favorito, y hasta para que una empresa pueda contar con artículos promocionales y publicitarios de su negocio.
Si te gusta la idea de personalizar tu indumentaria para practicar tu deporte favorito, si deseas hacer un regalo personalizado, como un equipo de mate, o si lo requieres para tu emprendimiento, puedes contar con la ayuda de profesionales. Imaginarte es una empresa que cuenta con gran experiencia en el rubro. Lorena Lufiego, titular de Imaginarte, es licenciada en recursos humanos, y divide su tiempo entre un trabajo en relación de dependencia medio día, su emprendimiento y su familia.

- ¿Cómo y cuándo surge el emprendimiento?
- Siempre tuve proyectos fuera de mi horario laboral, pero “Imaginarte” surgió en el año 2016. En ese momento trabajaba 9 horas diarias y tenía una hija de 2 años y medio. Empecé a ver varios videos de sublimación y me gustó la idea de personalizar, por ejemplo, un almohadón con el dibujo que mi hija quería y su nombre.
Comencé a buscar los costos de las máquinas e insumos. Inicialmente se sumaron al proyecto mi marido, mi hermano y mi cuñada. Con el tiempo y debido a las actividades de cada uno, no fue posible que continúen todos. Actualmente, al emprendimiento lo llevo adelante sola. Hoy trabajo solo medio día en relación de dependencia y por la tarde me dedico a la sublimación.

- ¿Qué materiales se pueden sublimar?
- La sublimación es la transferencia de una imagen sobre un producto sublimable. Las telas que se pueden sublimar tienen que tener poliéster (en lo posible 100%) y otros productos pueden ser tazas plásticas, de cerámica o de vidrio, maderas o plásticos que deben ser especiales para sublimar, tienen por fuera polímero que permite que la tinta se fije sobre el producto.

- ¿Quién se ocupa de los diseños?
- Depende la complejidad, algunos yo, otros mi hermano o sino un diseñador.

- ¿Qué dificultades tuviste que afrontar al iniciarlo?
- Inicialmente los problemas fueron por el desconocimiento sobre el rubro, en especial, por los materiales, las hojas a utilizar. Comprábamos hojas de sublimación en varios lugares, algunas desprendían más la tinta que otras, y esto asociado a las temperaturas a utilizar en cada producto, fue toda una experiencia. A base de prueba y error y, claro, arruinando miles de cosas, fuimos estableciendo nuestra tabla de tiempo y temperaturas según la sublimadora que teníamos.

- Para las familias cada cumpleaños de un pequeño, implica organizar el festejo, y además pensar en la “sorpresita” para regalar a los invitados ¿qué alternativas podrías ofrecerles?
- Para cumpleaños hemos hecho remeras para el cumpleañero/a, y sorpresitas como bufandas, rompecabezas de cartón o madera, ta te ti de madera, bolsitas de tela para las golosinas, esos son algunos ejemplos.

- ¿Cuál es el encargo que más desafíos te representó?
- Sin dudas, fue el primer encargo en cantidad que tuvimos. Un club de la ciudad cumplía años y organizó una cena para la ocasión, y a nosotros nos encargaron cuadros de 10x15 y 13x18 como centros de mesa. En ese momento, aún no teníamos impresora así que dependíamos de imprimir en otro lugar y a eso le sumamos el desconocimiento sobre el papel y las temperaturas adecuadas, fue todo un tema; desperdiciamos de todo, pero al final el resultado fue muy bueno, y se pudo entregar en tiempo y en forma.

- La posibilidad de personalizar remeras, buzos, por ejemplo, debe ser una propuesta muy atractiva para alumnos que están en quinto año de la secundaria, pero ¿también lo es para los egresados de séptimo grado o egresaditos del jardín?
- Sí, es una linda alternativa para ellos también. Hemos hecho remeras para niños de salita de 5 años, y para alumnos de séptimo grado hicimos desde remeras comunes sublimados adelante y atrás, hasta remeras y camperas full print, es decir, totalmente sublimadas con el diseño que eligieron.

- ¿De qué manera ayuda la sublimación a las marcas y a los emprendedores?
- Los ayuda a posicionarse y darle identidad a sus productos. Las alternativas son muchas, se pueden hacer, por ejemplo, productos publicitarios con la marca del emprendedor, las remeras para usar al momento de la venta, llaveros de polímero para regalar con algunas compras, y si exponen en ferias las banderas para sus stands.

- ¿Qué te diferencia de la competencia?
- Actualmente cuento, a diferencia de otros sublimadores, con una sublimadora de 80x100 cm. No soy la única obviamente, pero somos pocos los sublimadores que contamos con una plancha grande.

- ¿Cómo es tu relación con tu competencia?
- Es muy buena. Incluso, trabajo en equipo con otros sublimadores. Es normal que nos pasemos trabajo, que hagamos pedidos de mercadería juntos o que nos vendamos insumos entre nosotros cuando lo necesitamos.
Particularmente somos unos 5 que estamos en contacto siempre y nos ayudamos. Entre ellos, una chica de Humberto, con la cual estamos siempre en contacto. La idea es ayudarnos entre todos; una competencia colaborativa que nos permite, entre otras cosas, reducir costos.

- ¿Qué consejo le darías a alguien que está por emprender?
- Si una persona desea emprender en el mundo de la sublimación lo que le aconsejo es que haga un buen cálculo de los costos que implica hacer un trabajo. Es decir, al momento de vender considerar no solo el costo del insumo, por ejemplo, una taza, sino también el costo de la tinta y del papel, porque después no solo hay que reponer esa taza sino todo lo demás también. Parece una obviedad, pero junto a otros sublimadores hemos visto gente que en poco tiempo abandonó por esa causa. Por tal motivo, no tengo ningún inconveniente en colaborar con cualquier persona que desee emprender y quiera mantener una charla conmigo, puedo compartirle mi experiencia.

CONTACTO:
IMAGINARTE
Instagram: @byimaginarte
WhatsApp: 3492 338893

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar