El troceo todavía no arrancó y ya genera grietas dentro de la industria frigorífica

SUPLEMENTO RURAL 22 de septiembre de 2022 Por Redacción
Entidades bien representativas se cruzaron en los últimos días con posturas bien marcadas y diferentes. ¿Qué plantea cada una sobre la normativa que entra en vigencia el 1 de noviembre?
19 - NUEVA GRIETA

La comercialización por troceo está cada vez más cerca y las partes interesadas empezaron a mostrar sus cartas. La iniciativa, que contempla la división de las medias reses en trozos cuyos pesos individuales no superen los 32 kg, ha generado algunos cruces entre las entidades que agrupan a las industrias.
Todo comenzó a partir de un comunicado emitido días atrás por el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC), mediante el cual llenó de elogios al sistema. “Con la carne comercializada por medias reses, las carnicerías corren el riesgo de no vender todos los cortes y eso se traslada al precio final que paga la gente. En cambio, con la implementación del cuarteo, los puntos de venta recibirán los cortes que los consumidores más le compran y estos podrán conseguir la carne que prefieran, a un precio favorable”, indicaron desde la entidad que preside Mario Ravettino.
Y agregó: “la mayoría de las empresas y sindicatos de trabajadores apoyaron esta medida porque conocen el trabajo diario del sector y los costos de producción, y entienden que tiene aspectos positivos que en el tiempo serán apreciados por todos los comercios y consumidores”.
Precisamente, a juzgar por las reacciones de otras entidades, da la sensación que el acompañamiento de las firmas no parece tal. Desde la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) vienen reiterando sus dudas respecto a la aplicación del sistema en todo el territorio nacional.
Para que el troceo se implemente se necesita contar con el acompañamiento de todos los gobiernos provinciales. Además, el sector planteó dudas respecto de la financiación necesaria para adecuar la infraestructura productiva y comercial. “Nuestros asociados han comenzado en tiempo y forma desde hace meses con la implementación de los planes de modificación y reestructuración de los establecimientos, cumpliendo con todos y cada uno de los requisitos. Lamentablemente los certificados para obtener el financiamiento continúan demorados o se han otorgado montos que no alcanzan para realizar las obras”, advirtió su presidente, Sebastián Bendayán.

LA POSTURA DE CAFRISA
Desde la Cámara de Frigoríficos de Santa Fe (CAFRISA) también se sumaron a la “novela”. En diálogo con el programa radial ADN Rural, el presidente Sergio Rodríguez remarcó que la medida tiene como objetivo la protección del empleado para que no siga “hombreando” una media res de 80 o 100 kg.
De todas maneras, la entidad mantiene discrepancias con el método utilizado por el Gobierno. “Nosotros consideramos que es el momento para implementar el medio mecánico, teniendo en cuenta que la industria frigorífica cuenta con elementos de carga automáticos, a través de los cuales el empleado no hace fuerza para cargar en el camión”, describió. Y amplió: “y a la hora de bajar la media res, lo puede hacer mediante una camilla o un carro en el cual lo único que debe hacer es trasladarla sin cargarla al hombro”. Según confesó, la propuesta fue presentada pero el Gobierno “ni la aprobó ni la rechazó”.
Además, Rodríguez consideró que los carniceros también deben involucrarse porque en cada provincia o zona tienen distintas formas de sacar un corte de carne y, al hacerse el cuarteo, se podrían arruinar algunos cortes donde los hace rendir o los saca de otra forma para sus clientes. “Esto es una medida que afecta a ellos directamente también”, aclaró.
Por último, reiteró la necesidad de aplicar los medios mecánicos y manifestó la importancia que el Gobierno acepte ese planteo. “Sería un primer paso y tal vez, más adelante, implementaríamos el sistema de cuarteo. A lo mejor, en cuatro o cinco años se puede entregar toda la carne despostada”.

MATARIFES, AL ATAQUE
La Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMYA) salió con los tapones de punta y acusó a la industria exportadora de realizar una “comparación mentirosa” cuando habla de las ventajas que representa vender cortes de carne envasados al vacío. “La venta de carne en cuartos, el cuarteo como se lo identifica habitualmente, es algo muy distinto a la venta de cortes en cajas y no tiene ninguna de sus ventajas, por el contrario, carga con varias desventajas sanitarias y económicas”, manifestaron mediante un comunicado.
Entre las desventajas que presenta el cuarteo, la entidad remarcó el tema fletes porque aumenta el costo por peor cubicaje y procedimientos de descarga, y también la cuestión económica. “Sólo se beneficia la industria exportadora que ya cuenta con instalaciones; el resto de la cadena no genera escala suficiente para compensar las nuevas inversiones”. Y, por supuesto, adujeron que “se incrementan por inversiones en frío y cuarteo, menor cubicaje en transporte y mayores costos y tiempos de descarga”.
Para ser precisos, los matarifes consideraron que la única ventaja de cuarteo sobre la media res es que evita el inhumano esfuerzo que hace el trabajador cargando las reses sobre sus espaldas, pero indicaron que eso “se salvaría de un modo racional y sencillo, que es permitir la descarga de productos por medios mecánicos, cualquiera sea su tamaño”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar