Garibaldi, el librepensador “Héroe de Dos Mundos”

Notas de Opinión 20 de septiembre de 2022 Por Redacción
El recuerdo a uno de los héroes de la unificación de Italia, que también dejó sus huellas en Rafaela y la región.
06-Garibaldi (1)

Por Luis Chavi

Recordar el nombre de Giuseppe Garibaldi en un nuevo aniversario de la Unificación italiana, permite comenzar a evocar su figura y sacarla del silencio implícito y presente en el nombre de una calle, plaza o bronce y, aunque en Sudamérica transcurre un capítulo apasionante de su vida, es considerado por algunos observadores como un mercenario, pirata y aventurero y, por otros, como un idealista, romántico y luchador por la libertad de los pueblos. Nació el 4 de julio de 1807 en Niza, actual territorio francés, que en aquellos años formaba parte del Reino de Piamonte. Esta región, por su ubicación estratégica, fue disputada entre Francia y los reinos italianos, invadida y recuperada sucesivamente hasta la firma del Tratado de Turín en 1860 que es anexionada definitivamente por Francia.
Contextualizando la fecha de su nacimiento encontramos que, por esos mismos días, los habitantes de la ciudad de Buenos Aires libraban nuevamente combates contra las tropas británicas que invadían, por segunda vez, la capital del Virreinato del Río de la Plata. Treinta años antes, un 4 de julio de 1776, otro acontecimiento relacionado con la liberación de los pueblos tuvo lugar, la independencia de los Estados Unidos de Norteamérica.
Todas estas regiones, Europa, el Río de la Plata y Norteamérica, van a estar entrelazadas en su vida, ya que sus acciones traspasaron los límites territoriales y nacionales de la época. La expresión referida a su persona como el “Héroe de dos mundos” metaforiza ese imaginario.
Si bien Garibaldi ha pasado a la historia como el principal impulsor de la Unificación italiana, participó en innumerables acciones asociadas a la unión y libertad de los pueblos. Adhirió al movimiento de la Joven Italia de Giuseppe Mazzini y luego del levantamiento fallido del Piamonte arriba a Brasil a mediados de la década del 30 del siglo XIX. Lucha en las causas independentistas de Río Grande Do Sur y allí conoce a quien sería su compañera, Anita Garibaldi. Trabajó masónicamente en la Logia Asilo di Vertud y se integró a la revolución de la República Riograndensa.
A Uruguay llegó a principios de la década del 40, dio clases de matemáticas y se incorporó a la Logia Les Amis de la Patrie de la que fue su máxima autoridad. Organizó “La Legión Italiana”, con la que participó del Combate de Tres Cruces. Poco después, ocupa diversas localidades como Colonia del Sacramento, la Isla Martín García y la ciudad de Gualeguaychú.
Vuelve a Europa y en Italia lleva adelante diversas acciones tendientes a lograr la independencia. Viaja a Estados Unidos, a Perú, donde organiza el primer cuartel de bomberos de El Callao y realiza de las más variadas actividades para vivir. Participa en la segunda etapa de la independencia italiana conduciendo el cuerpo de los Cazadores de los Alpes, logrando varios éxitos en esa campaña.
Garibaldi buscó la unificación italiana con un gobierno en Roma, pero el Rey Víctor Manuel y Cavour evitaron su avance contra los estados pontificios. El 20 de septiembre de 1870 se produce la Toma de Roma, evento final del proceso de Unificación italiana, conocido también como El Resurgimiento, produciéndose la derrota de los Estados Pontificios, aunque Garibaldi, en esos momentos se encontraba luchando junto a los franceses en la guerra francoprusiana.
En el marco de este conflicto, Francia tenía tropas estacionadas para defender los Estados Papales, pero se vio obligada a retirarlas para reforzar el frente contra los prusianos, dejando la guarnición papal desprotegida, además, la presencia de fuerzas francesas en ese territorio, ponía a los italianos en una posición de eventual alianza con los prusianos contra Francia. Habiendo desaparecido las tropas francesas, las manifestaciones públicas generalizadas exigieron que el gobierno italiano tomara Roma, concretándose la misma el 20 de septiembre de 1870. 
En conmemoración a este acontecimiento llevado adelante por las fuerzas de la Unificación italiana se celebra cada 20 de septiembre el día del Librepensamiento.
La figura de Giuseppe Garibaldi encierra una leyenda, el mito de un personaje cosmopolita. Hilvanar todos y cada aspecto de su vida resulta una tarea inabarcable pues encontramos, en cada uno de ellos, bosquejos de aventura, de idealismo, de romanticismo, que se conjugan en una figura forjada al calor de los acontecimientos y que estuvo siempre al lado de las causas de la libertad y la unión de los pueblos. Falleció el 2 de junio de 1882, en la isla de Caprera.
En Italia, formó parte de la masonería de Nápoles y luego en América se vinculó con logias del Brasil y Uruguay. En Argentina y en la provincia de Santa Fe en particular, hacia fines del siglo XIX, funcionaban logias masónicas en todas las cabeceras departamentales que cumplieron una labor muy importante en el desarrollo de las colonias y sus instituciones.
Rafaela no fue la excepción, hacia 1895 existía la “Logia Hija de Garibaldi” N° 126, que luego de más de 80 años de inactividad ha retomado sus trabajos, encontrándose actualmente activa y en constante crecimiento, en pos de los valores que siempre la han distinguido (incluso se colocó un busto en su memoria en uno de los canteros de bulevar Santa Fe). 
Evocar la figura de Giuseppe Garibaldi, en el mes aniversario del acontecimiento que tan asociado se encuentra a su persona, permite recordarlo y conocer, en términos resumidos, algunos aspectos de su extensa biografía.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar