A los 87 años murió Horacio Accavallo

Deportes 14 de septiembre de 2022 Por Rubén Armando
Horacio
IMAGEN INTERNET

Horacio Accavallo, sin dudas fue un ícono del boxeo argentino y de los tiempos de gloria de este deporte, posterior a consagrarse en 1966, en Tokio y ante el japonés Katsuyoshi Takayama, campeón del mundo.

Nació el 14 de octubre de 1934 en Lanús, Buenos Aires, y defendió el título en dos oportunidades ante el japonés Hiroyuki Ebihara, y frente al el mexicano Efren Torres, anunciando el retiro en 1968 ostentando un récord de 75 victorias -34 por la vía del nocaut-, 6 empates y dos derrotas.

Tras el retiro de los cuadriláteros, se dedicó a la venta de artículos deportivos y en 1998 sufrió la pérdida de su hija Silvana, cuando contaba 47 años de edad.

El mal de Alzheimer prácticamente lo había retirado de las presentaciones públicas, y hoy, cuando se celebra el Día del Boxeador, la muerte puso fin a la vida de quien será recordado como una de las figuras más importantes de la historia del deporte nacional.

"SU PIBE NO TIENE CHANCES CONTRA 'VIOLIN'"

"Su pibe no tiene chances contra 'Violín'", le dijo Horacio Acavallo al autor de esta nota, en la noche del sábado 22 de agosto de 1986 en el estadio Luna Park.

Fue cuando quien por entonces integraba el equipo de personas que secundó al boxeador rafaelino Néstor Hipólito "Tito" Giovannini, fue ubicado al lado del asiento que en el ring-side ocupaba Acavallo, y entabló una amena y cordial charla con el excampeón del mundo de los pesos mosca.

Acavallo era amigo de Jorge "Violín" Salgado, oponente de Giovannni en un combate a 12 asaltos por el título argentino de los mediopesado, que finalmente ganó el rafaelino.

Al conocerse el fallo de los jurados, Horacio Acavallo extendió su mano derecha buscando la mía, y tras apretarla expresó "me equivoqué. Su pibe hizo una muy buena pelea, y le deseo lo mejor".

Allí quedó demostrada la grandeza y humildad de un gran ser humano.

Rubén Armando

Sección Policiales

Te puede interesar