El campo advirtió que no quiere más "autócratas y dictadores"

Locales 02 de agosto de 2022 Por Darío H. Schueri
Leer mas ...
Nicolás Pino

Desde Santa Fe. Estuvimos en la inauguración de la muestra rural de la Sociedad Rural Argentina en Palermo. Acido discurso de su presidente Nicolás Pino hacia el kirchnerismo, pero sin mencionar a nadie.
Dos hechos que marcaron un hito en las inauguraciones de Palermo (como aquellos silbidos intempestivos hacia el Dr. Alfonsín el 13 de agosto de 1988). La ausencia de funcionarios del gobierno nacional; y la invitación del presidente Nicolás Pino a sus pares de CRA Jorge Chemes y FAA Carlos Achetoni, para que lo flanqueen a un lado y otro del atril y dejar de esa manera inaugurada la 134 edición de la muestra en nombre de la Mesa de Enlace. Tremendo mensaje para el gobierno.
Pino se cuidó de hacer nombres propios, pero nadie dudó que señalaba a Cristina Fernández de Kirchner cuando aseveró que “si una persona del gobierno tiene que rendir cuentas a la justicia, lo que tiene que hacer es contratar abogados, no agitar funcionarios y engañar votantes con el objetivo de protegerse detrás de sus fueros”.
Tampoco quedaron sospechas cuando describió que “no funciona el revoleo de bolsos llenos de dólares, ni el recuento de pila de billetes mal habidos”. Menos aún al asegurar: “estamos del lado opuesto de los autócratas y los dictadores”.
A Sergio Massa – sin mencionarlo – le pidió que “esté a la altura de la difícil situación que atraviesa el país, y genere la confianza necesaria para atravesar estos momentos”, además de pedirle que no degrade el ministerio de agricultura a secretaria. Tarde. Ya lo hicieron.
En definitiva: el “campo”, o sea los 227 mil productores (en el 2001 había 297 mil apuntó Pino) harán lo que tenga que hacer en función de sus necesidades e intereses empresarios, y de acuerdo con las reglas que le fije el gobierno para cada subsector; no lo que le indiquen las entidades. Nunca fue distinto.
Sospechamos que electoralmente “el campo” ya tiene decisión tomada para el 2023, y sólo esperan que Sergio Massa (a quien Batakis, sin quererlo, ya le hizo la devaluación de facto, al estilo Remes Lenicov) no empeore la situación. No le piden mucho más.

EL 2023 ASOMA
ELECTORALMENTE 
Carolina Losada en Palermo no paraba de sacarse selfies con todo el mundo, alimentando las especulaciones de quienes la suponen precandidata a vicepresidente de tal o cual referente, sea radical o del PRO. Pero las encuestas en la Provincia de Santa Fe, (estuvo ayer lunes en esta capital con empresarios y caminando la peatonal) la ubican, junto con Maximiliano Pullaro, en los mismos niveles de consideración electoral que en las elecciones legislativas del año pasado. “Tanto a nivel nacional como provincial, nos estamos preparando con un plan concreto por si nos toca asumir en el 2023”, agregan en clave de suspenso desde su entorno.
El Jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta no quiere esperar más para caminar el país con su precandidatura a presidente a cuesta. Sabe que Patricia Bullrich (su definida contrincante en el PRO) le lleva varios kilómetros de ventaja en ese sentido, y por ello estará el viernes 5 en Rosario y el sábado 6 en esta capital, donde se reunirá con todos los dirigentes que componen Juntos por el Cambio, “no sólo con la gente del PRO”, acicatearon sus operadores.
Miguel Angel Pichetto estará también esta semana en Rosario presentando su libro, y apuntalando su sector Encuentro Republicano Federal que aspira a tener protagonismo electoral en la contienda provincial del año que viene, y cuya representante en la Provincia es la diputada Betina Florito.

PEROTTI PONDERO A MASSA 
En el peronismo, Omar Perotti concentra su mirada en el equipo de Sergio Massa a quien, si no lo puso en el cargo la “Liga de Gobernadores” (que él integró) la semana pasada cuando literalmente le intervinieron el gobierno al Presidente Fernández, al menos le allanaron el camino, induciendo la renuncia de la ex ministra de economía Silvina Batakis, cuya gestión fue lapidariamente resistida por “los actores del mercado”, que curiosamente estarían avalando al prontamente ex –presidente de la Cámara de Diputados, cuya misión sería profundizar lo que comenzó su malograda antecesora.
¿Qué país de locos, no?, diría la vecina resignada a que “las cosas no bajen, pero que al menos no sigan aumentando”. ¡Con qué poco nos conformamos!




Te puede interesar