Una década con la inclusión como meta

Información General 01 de agosto de 2022 Por Redacción
En la fecha se cumple la primera década de actividad del Centro Educativo Terapéutico Lazos Rafaela, laborando intensamente para promover la garantía de los derechos humanos.
una década

En la fecha cumple su primera década de intensa actividad el Centro Educativo Terapéutico Lazos Rafaela, una institución que, con ahínco ofrece una tarea interdisciplinaria persiguiendo como objetivo la inclusión.
En virtud al hito histórico hemos entrevistado a María Eugenia Padrón cuyas respuestas publicamos a continuación.

¿Cuándo surgió el Centro Educativo Terapéutico “Lazos Rafaela”?
El Centro Educativo “Lazos Rafaela” surgió en el año 2012, hace exactamente diez años, aquí en la ciudad de Rafaela. Es una institución dedicada a promover la garantía de derechos humanos, como el derecho a la educación, la salud, la recreación, entre otros, en el trabajo con personas con discapacidad entre seis y veinticinco años.
A través del tiempo, en la medida en que diversos objetivos se iban visibilizando en el trabajo con las personas, se fueron gestando distintos servicios, siempre orientados a metas comunes, que nos han permitido fortalecer nuestras misiones desde la perspectiva de la solidaridad y ayuda mutua. En este sentido, conforman la institución actualmente el Centro de Estimulación Temprana “Portal”, el Centro de Rehabilitación “Delamano”, el Servicio de Apoyo a la Integración “Pilares”, Centro de Formación Laboral “El Taller” y Centro de Día “Andares” que, junto con el Centro Educativo Terapéutico “Lazos Rafaela”, conforman La Clínica.
Se localiza en Agustín Álvarez 95, en el barrio 30 de Octubre, zona lindante con el microcentro de la cuidad.

¿Cuál fue el disparador que dispuso su creación?
Desde un primer momento nos pareció fundamental la promoción de la salud y la educación pensada desde la perspectiva de la construcción colectiva. Entendemos que estos procesos se desarrollan en el encuentro con otras personas, con grupos y con la comunidad. Así es que el mismo nombre “Lazos Rafaela” vino para nosotras/os a representar ese tendido en red en el que nos apoyamos desde nuestros lazos significativos para construir aprendizajes y para sanar, que, además, se encuentra tramado en la identidad de una ciudad con su cultura e historia singular.
Esta perspectiva llevó a proyectar un abordaje de trabajo fuertemente anclado en la modalidad grupal, en la que pueda hacerse lugar a las voces de las y los concurrentes y también de sus familias, así como de otras personas y grupos que nos acompañen en nuestro andar.
Así es que hoy el centro cuenta con diversos talleres, como los talleres pedagógicos, artísticos, de educación física, marroquinería, psicomotricidad, educación física, psicología, terapia ocupacional, carpintería, peluquería, serigrafía, encuentros con familias, entre otros.

¿Quién o quiénes fueron los iniciadores?
Podemos mencionar, como facilitadoras del proceso, al equipo directivo, conformado por Gabriela Lisi, de profesión fonoaudióloga, y María Eugenia Padrón, de profesión psicóloga, si bien existe un sinnúmero de personas que han coadyuvado para que la institución se haya gestado y haya contado con el crecimiento que ha logrado en estos diez años.
En este sentido, hemos contado con el apoyo constante y acompañamiento de Marcelo Seffino, médico de la institución. A su vez, han propiciado su inicio y crecimiento todas las personas trabajadoras, concurrentes, familias y allegadas/os que han transitado por el centro y no sólo ellas, sino que también contamos con la importante ayuda cotidiana, así como en sus mismos inicios, de las personas trabajadoras y directivas de los otros servicios que conforman La Clínica, sin las cuales no sería posible el desarrollo de la institución.

¿Prosiguen laborando los mismos profesionales, o se sumaron otros?
Tenemos la suerte que parte del equipo de aquellos inicios continúa ahora, diez años después. Asimismo, a través del tiempo hemos ido ampliando el grupo, sumando diversas personas de distintas disciplinas, que aportan valiosas lecturas y metas de trabajo.

¿Qué objetivos se persiguen?
Los objetivos principales se orientan a la construcción de aprendizajes, desde la perspectiva de la garantía de derechos humanos, tales como el derecho a la educación, salud, recreación, el juego.
Estos fines se propician a través de la implementación de enfoques y técnicas de carácter terapéutico y social.
Al mismo tiempo, contamos con fines vinculados con la comunidad, como la transmisión de temas vinculados con la discapacidad, así como la formación. En estos últimos puntos, nos orientamos al trabajo conjunto con instituciones académicas. De este modo, a través del tiempo hemos gestado convenios con diversas universidades, no sólo de la ciudad, sino también de distintos puntos de la provincia de Santa Fe. Creemos que es importante poder colaborar con la formación de personas que se insertarán laboralmente en campos de la educación, la salud y la discapacidad, para propiciar lecturas sociales y comunitarias desde una perspectiva de derechos humanos. Estas experiencias han resultado muy ricas para nuestro trabajo, ya que las y los estudiantes nos han aportado diversas miradas que han colaborado para la reflexión sobre las prácticas y construcción de nuevas propuestas.

¿A quiénes está destinado?
El trabajo del Centro Educativo Terapéutico “Lazos Rafaela” se orienta al trabajo con personas con discapacidad entre seis y veinticinco años, así como al acompañamiento a sus familias y trabajo mancomunado con otras instituciones de su red socio-comunitaria.

Tras una década de actividad ¿consideran que se lograron los objetivos planteados?
Estamos convencidas/os que mucho de lo que hemos soñado se ha logrado e incluso más allá. La asociación que hemos podido conformar con otros servicios ha facilitado toda una gama de posibilidades que colabora a construir un proceso de modo integral. En este sentido, favorece la posibilidad de ir variando los objetivos de trabajo en cada situación singular a medida que las metas previamente establecidas se vayan cumpliendo. Así fue, por ejemplo, se gestó el Centro de Formación Laboral “El Taller”, un espacio que propicia la inclusión ocupacional y laboral de las personas con discapacidad, como parte del fomento de derechos, en este caso al trabajo. En el marco de este servicio, hemos gestado convenios con distintas organizaciones, instituciones, empresas de Rafaela y la región que han permitido a las personas que transitan por este espacio realizar diversas experiencias laborales.

La actividad del centro ¿es reconocida en la comunidad?
Con alegría notamos la participación y acercamiento con distintos espacios y grupos de la comunidad con los que intercambiamos actividades, eventos, proyectos. Nos gusta mucho ser parte de actividades recreativas, artísticas, deportivas y laborales que son facilitados por distintos grupos del territorio y, en este sentido, quizás somos nosotras/os quienes debemos aquí brindar nuestro reconocimiento a la comunidad que constantemente nos abre sus puertas para expresarnos, para trabajar, para recrearnos. Nos sentimos muy agradecidas/os de esa posibilidad de encontrarnos y construir conjuntamente.

Las obras sociales ¿contemplan reconocer sus servicios?
Sí, en Argentina contamos con la ley número 24901, “Prestaciones Básicas en Habilitación y Rehabilitación Integral de las Personas con Discapacidad” que garantiza el cuidado y atención de las personas con discapacidad y regula el funcionamiento de entidades de salud. En estos años hemos podido desarrollar un trabajo ameno y operativo con los servicios de cobertura en salud. En este sentido, tenemos gestados convenios no sólo con diversas obras sociales, sino también con institutos y programas algunos autárquicos o gubernamentales que se dedican a acompañar la garantía del derecho a la salud de las personas, como IAPOS, Incluir Salud, PAMI.

¿Cómo se preparan para celebrar el aniversario?
Tenemos mucha felicidad de este momento y lo vivimos con mucha alegría. Así es que estamos organizando distintas actividades para conmemorarlo, como festejos con música, torta, entrega de presentes, jornadas de expresión artística y comunicaciones en diversos medios y en la comunidad.
Agradecemos desde ya este espacio brindado para contarles este momento tan significativo, de un sueño que tuvimos hace diez años y que todavía estamos soñando con toda la comunidad de La Clínica.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar