Massa es, y no es, ministro de Economía

Suplemento Economía 31 de julio de 2022 Por Guillermo Briggiler
Esperemos que desde el Gobierno dejen de ensayar medidas que se dan de frente contra el mercado.
20-Sergio Massa

Más allá de la chanza del título, por los cambios de partidos, frentes y expresiones que acumula el aún diputado nacional y flamante integrante del gabinete -que además durante varios días no sabíamos que lugar tomaba-, los nuevos aires al gobierno le vienen bien.
Hace tiempo que decimos que debía hacer un cambio en las políticas económicas, un giro hacia el mercado y el nombramiento de Batakis no las traía, renovamos las esperanzas ahora. Massa llega con expectativas de los mercados internacionales y respaldo local que pudimos observar en la suba de títulos públicos y baja del dólar.
Esperamos que dejen de ensayar medidas que se dan de frente contra el mercado, como la intención de controlar con la policía los mercados paralelos de dólares, o la posibilidad de liquidar las divisas exportables a tipos de cambio manoseados. Cuando un mercado es intervenido, naturalmente nace un mercado paralelo, por lo que al impedir la compra de dólares, es totalmente lógico que nazca el ilegal blue. Luego, si quieren perseguirlo a los palazos, lo que se conseguirá es cerrarlo y que aparezca otro similar y nuevos problemas. Es decir, si se les prohíbe a las personas comprar dólar blue, correrán a comprar bienes para proteger sus ahorros, ya que hasta los niños de primaria, saben que los pesos pierden valor permanentemente al ver que los precios de la cantina de su escuela o de sus caramelos favoritos, cambian de valor semana a semana.
Toda la gente que huye del peso, si no puede ahorrar en moneda fuerte, se refugiarán en bienes durables y anticiparán consumos motorizando la inflación. La fuerte suba de tasas pasivas que llevó la tasa nominal para personas físicas al 61% anual, va en relación a bajar la velocidad circulación del dinero.
La alarmante falta de reservas del BCRA llevó esta semana a normar algunos beneficios para quienes comercialicen granos durante agosto, permitiendo con el producido comprar dólares ahorro por un 30% y conformar un depósito, con el otro 70% ajustado a la evolución del dólar oficial (dólar linked). Entendemos que no tendrá gran éxito, a pesar de mejorar algo la comercialización, consideramos que se parte de una premisa falsa, que no se comercializa soja porque no se pueden comprar dólares. En el pasado, cuando existía un único tipo de cambio, también existían silos. El productor se siente cómodo teniendo al grano como su moneda, su producción a disposición para vender cuando desee, o canjear por semillas, agroquímicos u otros insumos, es parte de su negocio y su idiosincrasia. Celebramos que intenten beneficiar a quienes vendan ahora que el BCRA necesita, pero no esperen colas para vender.
Buscando las buenas oportunidades que existen en la economía actual encontramos que el conflicto en Europa puede ser visto como una gran oportunidad para nuestro país, quien tiene la posibilidad de producir gas natural, ya que en nuestro territorio tenemos una de las reservas no convencionales más grandes del mundo y no la estamos explotando suficientemente.
Por otra parte, Ucrania es llamado el granero de Europa, y en otros tiempos nuestro país fue el granero del mundo, ¿por qué no volver a apostar por esto?. En ambos casos se requiere políticas de fomento de la inversión extranjera, que hasta la fecha se combatía con la prohibición de girar dividendos al exterior, el ingreso de dólares al atrasado tipo de cambio oficial, cambios permanentes en las reglas de negocios, presión impositiva, inseguridad jurídica, entre otras.
Massa, en un hilo de Twitter, deja entrever que tiene en su pensamiento lo expuesto en el párrafo anterior. En los próximos meses veremos alta inflación pero no esperamos hiper, probablemente mercados más calmos, al menos hasta el anuncio de las medidas, cumplimiento del pacto con el FMI y la realidad innegable de las finanzas públicas que conducirán a la inminente y necesaria baja del gasto público. La duda será como sobrellevará el Gobierno las tensiones por el ajuste de los beneficiarios de planes sociales. 
Mientras tanto, los ciudadanos comunes no debemos caer en la desesperanza, hay mucho por hacer y el momento es ahora, no es cuando llegue la jubilación, ni el fin de semana, ni cuando cambie el gobierno, o luego de que anuncien medidas, o cuando lleguen las vacaciones. Es hoy, no hay que postergar sueños, hay riesgos de no poder llevarlos adelante luego. No se debe esperar el aumento de sueldo, o el ascenso en el trabajo, y menos apostar a radicarse en otro país comenzando de cero, cuando se dejan muchas cosas y esfuerzos aquí. No somos ni vamos a ser los ministros de economía o presidentes, pero gobernamos nuestras vidas y nuestras decisiones, debemos ver las reglas actuales de la economía y obrar con ellas, utilizando nuestro dones y capacidades es suficiente para salir adelante, la desesperanza nos llevará a la inacción y con ello a no crecer, la alegría y la acción provienen de Dios, la desesperanza tiene otro origen.

#BuenaSaludFinanciera
@ElcontadorB
@GuilleBriggiler

Te puede interesar