Convocan a asamblea pública por temor a que no se construya el jardín de infantes

Locales 30 de julio de 2022 Por Redacción
Los vecinos de barrio Belgrano buscan consensuar un plan de acción ante a demora por parte del Municipio y la Provincia en avanzar con el proyecto para construir un jardín de infantes post pandémico.
12 - vecinal belgrano
FOTO ARCHIVO VECINAL BARRIO BELGRANO. Los dirigentes se muestran activos ante la falta de certezas respecto al proyecto del jardín.

La demora del Departamento Ejecutivo Municipal para definir el lugar donde se levantará el establecimiento de nivel inicial y la falta de explicaciones claras sobre el, hasta el momento, malogrado proyecto, y otras situaciones que preocupan al sector, motiva que la Vecinal llame a una reunión abierta a todos los residentes del lugar.
En las últimas horas, comenzó a circular por distintas vías la invitación con la siguiente consigna: “Vecinas y vecinas de barrio Belgrano: la construcción del nuevo Jardín de Infantes del barrio corre peligro de no concretarse.
La Vecinal del barrio Belgrano llama con carácter de urgencia a importantísima asamblea de vecinos a realizarse este domingo 31 de julio a las 11 frente al Playón deportivo de la Escuela Languier, Las Colonias y Montes de Oca. Se tratará el tema del Jardín de Infantes, del loteo vecino y de las calles y plazas que el barrio necesita y se nos niegan. Es un espacio abierto, pueden ir niños si no tiene quien los cuide. Participe y defienda su barrio. ¡Sin su participación nada es posible!”.
El contenido de la convocatoria no hace más que expresar la incertidumbre que rodea al caso del Jardín, pero también con postergaciones y la falta de respuesta que la gente reclama de las autoridades municipales.

JARDÍN EN PELIGRO
Se va a cumplir un año desde que en agosto de 2021 el Gobierno provincial anunció la licitación de uno de los 6 jardines de los denominados “post pandemia” que se van a levantar en la bota santafesina. En el caso de Rafaela, el predio elegido era el situado en la esquina sureste que conforman las calles Las Colonias y Montes de Oca, frente a la escuela Languier.
Pocos días después, a comienzos de setiembre, la obra fue adjudicada y luego todo el proceso cayó en el más absoluto misterio. La sorpresa fue mayúscula cuando se conoció que el silencio oficial se debía a que el Municipio había donado a la Provincia un terreno que no estaba disponible porque nunca había tomado posesión efectiva del mismo debido a un litigio judicial que involucraba a todo el loteo.
Pero los yerros del Gobierno local no terminaron ahí y un capítulo más se escribió en marzo de este año cuando solicitó al Concejo autorización para la cesión de otro terreno (en la intersección de las calles Eduardo Chiarella y Virgen de Guadalupe) a la Provincia para que levante el Jardín, obviando que ese lugar fue recibido por el Estado local con cargo de desarrollar una plaza pública, y los vecinos se opusieron y reaccionaron con fuerza.
De todas maneras, la Vecinal no se quedó solo en el rechazo, que sustentó con sobrados argumentos viales, de planeamiento urbano y sociales, sino que propuso como espacio adecuado al playón deportivo de la Escuela Languier, porque luego de muchas consultas, a todo nivel, concluyeron en que reúne las condiciones para el emplazamiento del Jardín pos pandemia.
El Municipio tomó esta iniciativa, se comprometió a analizarla, pero luego de varias semanas no ha dado señales de estar a favor o en contra. Se aduce, desde el ámbito oficial, que se espera la resolución de las áreas del Gobierno provincial, como los ministerios de Infraestructura y Educación, a la que fue sometida la nueva propuesta y la contestación aún no llega.

LA OPOSICIÓN
LO ENTENDIÓ
Para conocer más a fondo la situación La Opinión dialogó con los presidente y vice de la Vecinal de barrio Belgrano, Hugo Kinzler y Rafael Barreiro, respectivamente, y para comenzar la charla se les pidió una síntesis del asunto.
“Nos enteramos de la iniciativa del Ejecutivo Municipal de cambiar el lugar del Jardín al mismo tiempo que nos llovían quejas de vecinos porque el espacio a ocupar estaba destinado a Plaza Pública desde hace muchos años. Analizamos el tema y efectivamente era así, pero lo que más nos preocupó es que el nuevo emplazamiento era además incorrecto por muy importantes razones relativas al aspecto educativo, pedagógico, social, de tránsito y de planeamiento estratégico del barrio”, contó Kinzler.
“Por suerte -continuó Barreiro- los concejales de la oposición fueron prudentes y no aprobaron la propuesta hasta hablar con los vecinos y analizar mejor el tema. Concurrimos al Concejo, dejamos muy en claro que queríamos el Jardín pero explicamos larga y fundadamente nuestra oposición al cambio intempestivo de lugar. En forma constructiva y producto de nuestro análisis y consultas, propusimos que se construya el Jardín en el terreno aledaño a la Escuela Languier, donde funciona ahora el playón deportivo y de usos múltiples anexo a la Escuela. Ese lugar es ideal porque tiene el tamaño necesario para el proyecto del Jardín, porque se mantiene dentro del área que conceptualmente identificamos como el Polo Educativo del barrio, porque también resuelve problemas relacionados con la existencia del playón en ese lugar, y porque es armónico con el planeamiento estratégico de vías escolares seguras, ordenamiento del tránsito, facilita la organización tanto de la comunidad educativa como de la vida de los grupos familiares de escolares que concurren a los distintos niveles educativos”.
Con relación a esto último, el titular vecinal agregó que “a este Jardín concurren chicos de otros barrios de la ciudad, y es necesario prever el ingreso y egreso del barrio de la mejor manera posible para todos ellos. Complementariamente, en un barrio que no tiene plazas –un déficit muy importante- queremos preservar un espacio destinado a tal fin que está en un lugar muy adecuado.”

ARGUMENTOS
INCONSISTENTES
Desde el Municipio se adujo que la demora, responsabilizando implícitamente a los vecinos, pone en peligro la partida presupuestaria. Al respecto, Barreiro fue tajante al señalar que “la demora se origina por la imprevisión que ellos tuvieron, no se dieron cuenta a tiempo de que no disponían del terreno. En cambio, nuestra propuesta es de concreción inmediata, ya que el terreno que proponemos sí es Municipal y puede ser usado inmediatamente para esto”.
La otra cuestión que antepone el Ejecutivo para el uso del playón es que se privará a los chicos del espacio para ejercicios, postura que fue rebatida por Kinzler: “lo tomamos como una excusa. Ese playón es rudimentario, consiste en unos 450 m2 de contrapiso y las estructuras de caños que hacen las veces de arcos y aros de básquet. El contrapiso se replica en el terreno de enfrente en un día de preparación del suelo, otro día de relleno con cemento y unos días más para que fragüe. Las estructuras de caños cambian de lugar en el día. De paso, se puede fácilmente ampliar y mejorar el playón reconstruyéndose enfrente de la escuela. Demanda mucho menos cemento que el que se está usando en los canteros centrales de Avenida Santa Fe con fines decorativos. También hay que señalar que el playón actual provoca problemas de inseguridad muy importantes para la escuela, que ha sido vandalizada varias veces por la accesibilidad que brinda el playón -como está- a personas malintencionadas”.

DESMIENTE AL MUNICIPIO
Desde la esfera oficial se le imputa a Barreiro ser el impulsor de la medida judicial que habría trabado la disponibilidad del terreno en el marco de un conflicto con el loteador, y el vicepresidente respondió de manera contundente. “En primer lugar desmiento categóricamente que alguna vez yo haya interpuesto una medida judicial que involucre al terreno del jardín. No sé porqué el Municipio lo presenta como un tema relacionado. La realidad es que es un terreno distinto, un plano distinto, que nunca estuvo involucrado en mi demanda. Fue aportado al Municipio por los dueños y el desarrollador del loteo. La cuestión con ese terreno, y me lo explicó personalmente el Fiscal Municipal, es de sucesiones y firmas faltantes de los donantes de ese terreno, que sí son los dueños y desarrolladores del Nuevo Loteo Belgrano. No tiene nada que ver con mi demanda. Mi demanda al municipio es por un perjuicio que me puede ocasionar el mismo loteo, pero en otro lugar, distante de ese terreno. Porque soy el único vecino contiguo al mismo”, explicó Barreiro. 

NO HAY
PREDISPOSICIÓN
"Cuando interpuse la demanda, la Vecinal no funcionaba, estaba cerrada. En el último año eso cambió y expuse mis dudas en ese ámbito, porque son temas que hacen al interés vecinal: hay calles que no se abren porque se entregaron a los loteadores, hay colectoras que no se abren, la donación de los espacios verdes que la ley indica destinados a espacios públicos no está clara. Miren sino este asunto del Jardín. Las soluciones a las cuestiones hídricas no son seguras. Hoy también la Vecinal y los vecinos solicitan que eso se aclare debidamente. No hay ninguna, repito, ninguna exigencia personal en mi demanda. Los perjuicios personales que esto me acarreará serán eventualmente motivo de otra demanda, esta vez por daños y perjuicios, que haré en forma personal, pero no guarda relación con los temas que interesan a los vecinos", planteó Barreiro.
En tal sentido, señaló que "está a disposición para cualquier tipo de información y aclaración. Es más, y volviendo a lo que tiene que ver con lo vecinal y público, yo considero que las diferencias se solucionan con una o dos reuniones entre las partes. Todas las partes. Así se lo sugerí al desarrollador del loteo, al Fiscal Municipal, a los concejales, al secretario de Gobierno y al Intendente. A este último varias veces, por nota y personalmente. Una reunión a la que pueden asistir por mi parte todos los que quieran: concejales, periodistas, vecinos…”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar