Con un 60% de avance, el maíz tardío mejora rindes promedios

SUPLEMENTO RURAL 28 de julio de 2022 Por Redacción
La realidad ambiental semanal permitió que el proceso de cosecha de maíz tardío se lleve a cabo en diferentes grados. Los rendimientos promedios mejoraron en las distintas zonas del centro norte santafesino. En el departamento Castellanos hubo rangos de 70 a 100 qq/ha.
17 - RINDE

Luego de los escasos milímetros que se descargaron en la zona, se retomaron las labores de cosecha del maíz tardío, el único de los cultivos tradicionales de la campaña vieja que queda por levantar.
Fueron precipitaciones de muy bajas intensidades a mediados del viernes 22, dicha situación se revirtió al promediar el sábado 23 a buen tiempo y estabilidad climática. Esta condición se mantuvo hasta el lunes 25, luego cambió a inestable con precipitaciones que se caracterizaron por los variados e irregulares volúmenes y la heterogénea distribución geográfica. Los montos pluviométricos registrados fluctuaron desde 1 a 25 mm, con áreas puntuales de 30 – 32 mm y máximos de 50 mm.
La realidad ambiental permitió que el proceso de cosecha de maíz tardío se lleve a cabo en diferentes grados. Los rendimientos promedios del maíz tardío mejoraron durante el período, en las distintas zonas que releva el Servicio de Estimaciones de la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

RINDE Y CLIMA, LOS INTERROGANTES
Para el caso de los departamentos del sur (San Martín y San Jerónimo), los rendimientos fluctuaron entre 75 qq/ha y 105 qq/ha; en el Centro (Castellanos, Las Colonias, La Capital, San Cristóbal, San Justo), oscilaron desde 70 a 100 qq/ha; y en el Norte (Nueve de Julio, Vera, General Obligado y noroeste de San Javier), variaron entre 45 qq/ha y 68 - 70 qq/ha.
Para el intervalo comprendido entre el 28 de julio y el 2 de agosto, los pronósticos prevén desde su comienzo estabilidad climática, soleado, nubosidad parcial y ascenso de las temperaturas diarias.
Hasta la fecha se logró un avance de cosecha del maíz tardío del 60 %, con un progreso intersemanal de 15% y un retraso de 25%, en comparación a la campaña pasada.
Los rendimientos promedios logrados en el área general desde los inicios de la recolección hasta el presente, oscilaron desde 60 a 85 qq/ha, con mínimos de 30 y máximos de 95 a 105 qq/ha. La totalidad de los maizales se encontró en estado de madurez fisiológica, dependiendo su recolección de las características climáticas, particularmente las pocas horas de sol y los elevados porcentajes de humedad ambiental o de grano.
El aspecto sanitario en general fue muy bueno, sin presencia de plagas ni de enfermedades.
El cultivo se encontró completamente seco por las heladas de las semanas anteriores, bajo condiciones particulares se constató el 65 % de los cultivares en estado bueno a muy bueno, con vigoroso desarrollo de las estructuras de las plantas, uniformes y se hallaron cursando sin inconvenientes la etapa de madurez. El 35 % restante mostró secuelas por las escasas a nulas lluvias, en el inicio del ciclo 2022 y las bajas temperaturas tempranas.
En el caso del trigo, y su avance de campaña, la BCSF estimó que “las condiciones ambientales para el cultivo continuaron siendo favorables, con humedad y temperaturas óptimas”. En la semana se llevaron a cabo fertilizaciones nitrogenadas post emergencia, las que fueron muy bien recibidas por los trigales, debido a la humedad ambiente que favoreció los distintos estados fenológicos.
“La germinación y emergencia del cereal se dio sin inconvenientes, lográndose en su mayoría sembradíos homogéneos en cuanto al stand de plantas”, indicó el reporte.

AGUA ÚTIL
En la superficie total del área de estudio del centro norte santafesino, constituida por los departamentos Nueve de Julio, Vera, General Obligado, San Cristóbal, San Justo, San Javier, Garay, Castellanos, Las Colonias, La Capital, San Martín y San Jerónimo, la disponibilidad de agua útil en los primeros 20 cm de los suelos se mantuvo de manera irregular, condicionando las planificaciones de la gruesa 2022-2023.
La dinámica de los escenarios ambientales, las características zonales particulares y los múltiples factores actuantes, condicionaron o regularon la toma de decisiones finales ante los futuros escenarios climáticos y de logística.
Además, persistieron y persistirían los interrogantes para el inicio de la próxima cosecha gruesa, por el insuficiente contenido de agua útil en los distintos perfiles de los suelos, que disminuyó aún más, con el transcurso de los días y, por otro lado, la disponibilidad de insumos -semilla de girasol- reflejaron las inquietudes o las dudas del sector productivo.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar