La economía sin fronteras

Editorial 28 de julio de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
En la Argentina, tratar de saber lo que puede pasar la semana que viene es hablar de largo plazo. Así de cambiante es el escenario de la política y la economía, más aún en estos días de urgencias por la escasez de dólares y su impacto en la economía real, pues empresas de distintos rubros se enfrentan a un esquema de restricciones que puede poner en riesgo el abastecimiento de sus fábricas ante la falta de divisas para pagar importaciones de insumos. 
El interrogante que surge en medio de esta actualidad volátil y turbulenta a la vez -en este país una crisis tapa la otra- es en qué medida los cortocircuitos en la provisión del aparato productivo afectará el crecimiento previsto para este 2022 tanto por el Ministerio de Economía como por diversos organismos, entre ellos el FMI. 
Además, en este mundo globalizado en el que todo tiene que ver con todo, ahora habría que acceder a informes para tener algunas aproximaciones o certezas sobre la cantidad de personas que estornudan en Rusia para prever cómo impactará en la Argentina. Por magia de un planeta interconectado, lo que un día de 2019 pasó en la ciudad china de Wuhan después impactó en todo el planeta, con un saldo de casi 6,5 millones de muertos, casi 600 millones de contagios por la pandemia de Covid. Algo así intentó explicar el presidente de la Nación, Alberto Fernández, la semana pasada cuando dijo que "cuando alguien estornuda en Moscú, un argentino se resfría", aunque la figura está orientada a la cuestión de la economía. 
Ironías al margen, lo cierto es que el FMI mantuvo la proyección de crecimiento para la Argentina en 4% para este año y en 3% para el próximo, a la vez que renovó las alertas por la suba de la inflación a nivel mundial. El organismo estimó que la economía mundial se desacelerará del 6,1% del año pasado a 3,2% durante 2022, un 0,4% menos que en el último informe sobre "Perspectivas Mundiales" que se difundió en abril.
Por su parte, Latinoamérica es de una de las regiones con mejores previsiones del Fondo para 2022: crecerá 3% este año, medio punto más que en la medición de abril; sin embargo, ese avance será del 2% en 2023, medio punto menos que en el reporte anterior. En Brasil, la economía crecerá el 1,7 % este año, nueve décimas más, y 1,1 % el que viene, tres décimas menos; en México, la mejora será del 2,4 % este año (cuatro décimas más) y 1,2 % en 2023 (1,3 puntos menos).
En su informe, el FMI advirtió que la situación mundial es "sombría", ya que la producción global se contrajo en el segundo trimestre de este año, debido a las recesiones en China y Rusia. El organismo explicó que varios shocks han afectado a una economía mundial ya debilitada por la pandemia: una inflación superior a la esperada en todo el mundo, especialmente en los Estados Unidos y las principales economías europeas, lo que ha provocado condiciones financieras más estrictas; una desaceleración peor de lo anticipado en China y otros efectos secundarios negativos de la guerra en Ucrania.
Entre las revisiones a la baja más importantes, se encuentran las de Estados Unidos (con un crecimiento esperado del 2,3% para 2022) y China (3,3%). Para Europa, el Fondo redujo sus previsiones en dos décimas en 2022, hasta el 2,6% y en 1,1 puntos para 2023, año en el que ese continente crecería sólo 1,2%.
Por otra parte, el organismo insistió en pedir a los Gobiernos que asuman como su primera prioridad la reducción de la inflación, a pesar de los inevitables costos económicos que traerá una política monetaria restrictiva.
Si la Argentina hubiera hecho mejor las cosas, y por su potencial en la producción de alimentos y energía tan demandados en la actualidad, hoy podría disponer de enormes ingresos de dólares por exportaciones. Pero no es el caso. 



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar