En Rosario, construirán una torre de 60 pisos

Locales 25 de julio de 2022 Por Redacción
La inversión será de 130 millones de dólares. Será en un predio de casi dos hectáreas ubicado frente al río. Tendrá 200 metros de altura, por lo que será el edificio más alto de la ciudad y el segundo del país. Sancor Seguros forma parte del grupo inversor.
05-Edificio Rosario
RENDER PROYECTO. Así quedará la mega torre de 200 metros de altura vista desde el río Paraná.

Los propietarios de un terreno de casi dos hectáreas ubicado en la zona de Puerto Norte de Rosario, el Grupo Sancor Seguros y la empresa constructora Obring, se asociaron para invertir 130 millones de dólares en un proyecto inmobiliario que tendrá como punto saliente un edificio de 200 metros de altura de carácter "vanguardista" a orillas del Río Paraná. Así lo reveló el portal rosario3.com, que destacó el acuerdo alcanzado entre la Municipalidad de Rosario y el grupo inversor privado para levantar una mega torre única por sus características arquitectónicas, que la colocarán como la más alta de la ciudad del sur de la Provincia y la segunda más elevada del país, solo superada por el Alvear Tower Puerto Madero de Buenos Aires, que se eleva 235 metros por encima de la superficie. 
De acuerdo al artículo, los terrenos pertenecen a Sancor Seguros, cuya casa matriz se encuentra en Sunchales, y de la constructora Obring la cual asumirá el desarrollo de todo el proyecto y las obras. La torre, que se estima podrá verse desde 50 kilómetros de distancia de la ciudad, podría incorporar un mirador de acceso público para observar la ciudad y el entorno del Río Paraná. En tal sentido, el Municipio y el grupo inversor -en el marco de un esquema de articulación entre lo público y lo privado- acordaron que el 92% del terreno se abrirá al público levantándose allí un parque de vegetación autóctona de una hectárea y media con vista plena al río que además permitirá extender el paseo público sobre el río que recorre Puerto Norte pero que se frena en Forum -un complejo inmobiliario de baja altura-. 
"A cambio de ceder ese terreno, los inversores obtuvieron el ok municipal para levantar más altura. Además, los inversores deberán pagar a la Municipalidad una millonaria compensación de unos 6 millones de dólares", explicó a Rosario3 el abogado Diego Feser, del estudio jurídico que se encargó de estructurar todos los detalles del negocio.
Según precisa el artículo firmado por Mariano Galíndez, el diseño de vanguardia de la torre aportará un valor agregado diferencial al desarrollo. Primero, porque los 200 metros de altura se inscribirán sobre una pisada de 30 metros por 30 metros dándole así una forma delgada muy particular. En este contexto, el edificio tendrá un formato cuadrado permitiendo que cada uno de los cuatro frentes tenga sus propias y diferenciales características, haciendo de cada cara un proyecto en sí mismo. Además, el objetivo es que el edificio y su entorno funcionen sustentablemente a través de la incorporación de terrazas verdes con árboles, arbustos y especies autóctonas, tanto en el paisaje como en el desarrollo vertical de las fachadas este y oeste. 
Finalmente, se indicó que los primeros 19 o 20 pisos serán destinados a uso corporativo convirtiéndose en el emblema inmobiliario del grupo asegurador Sancor Seguros. Y desde el piso 20 hasta el 59 habrá departamentos de 2 a 5 ambientes para uso residencial. Además, se prevé una franja de comercios en la planta baja y en el sector de barranca se desarrollará un complejo de viviendas tipo dúplex que vincula el proyecto con la costa del río, incorporando piscinas, playas y una posible guardería náutica.
El director de Obring, Pablo Gagliardo, declaró a Rosario3 que "el proyecto tiene todo para convertirse en un ícono de la arquitectura contemporánea, ejemplo de la interacción publico/privada, porque además apuesta a la inclusión, a la apertura de espacios, a la generación de nuevas sensaciones espaciales y al permanente contacto directo con la ciudad y el río, jerarquizando el perfil urbano de la costa central. Es un proyecto que se abre a la ciudad y al río".
Tras el acuerdo entre el Municipio y los inversores, restan las firmas en la Secretaría de Planeamiento y luego la autorización del Concejo Municipal que debe prestar su conformidad a las excepciones incluidas. 




Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar