Prácticas cavernícolas

Editorial 23 de julio de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
Increíble pero dolorosa verdad al fin. En pleno siglo 21, los ritos de iniciación aún son moneda corriente en diversas instituciones, como en las Fuerzas Armadas. Es como que no hemos aprendido nada o no quisimos hacerlo de las lecciones que nos ha dado la historia. Los derechos humanos de jóvenes integrantes de las instituciones castrenses parecen no importar. 
En 1994, Omar Carrasco, asesinado a golpes a los 19 años pocos días después de haber ingresado para cumplir con el servicio militar en el cuartel del Ejército ubicado en la ciudad neuquina de Zapala, se transformó sin quererlo en una bisagra en la vida de los jóvenes argentinos. El crimen, por el cual fueron condenados dos reclutas y un oficial, impulsó al por entonces presidente, Carlos Menem, a suprimir la obligatoriedad del servicio militar que imperó durante 93 años. De alguna manera, era un golpe a la figura del colimba, una palabra que refiere a correr, limpiar y barrer, tareas que debían cumplir los jóvenes que realizan el servicio en el ámbito de las Fuerzas Armadas junto a las propias de la instrucción militar que recibían. Los colimbas eran quienes soportaban el trato autoritario por parte de sus superiores. 
Ahora, en el año 2022, se registraron dos casos estremecedores, uno de ellos con desenlace fatal, por ritos de iniciación. Los hechos que hicieron sonar la alarma visibilizaron que las formas antiguas de "dar la bienvenida" en las Fuerzas Armadas buscan someter, humillar y violentar a los miembros de menor rango. En el mes de junio, un "bautismo de bienvenida" se llevó la vida del subteniente Matías Chirino, de 22 años, en la localidad correntina de Paso de los Libres. Unas semanas después, en el mismo marco de "festejo", el cabo Michel Natanael Verón, de 26 años, sufrió el desplazamiento de dos vértebras tras participar de un almuerzo en el Club de Suboficiales del Ejército en Apóstoles, Misiones.
Luego de esos desenlaces trágicos, el ministro de Defensa, Jorge Taiana, dispuso la prohibición de ese tipo de ceremonias, como así también del consumo de alcohol en el ámbito castrense. En la resolución ha determinado que se prohíbe la autorización y/o realización de festejos, `ritos y ceremonias de iniciación´, reuniones sociales o cualquier tipo de actividad cualquiera sea la denominación que se le otorgue. Asimismo, queda prohibido el ingreso, provisión y consumo de bebidas alcohólicas dentro de unidades y establecimientos de jurisdicción militar, con motivo de comienzo o la finalización de actividades de formación o entrenamiento, la adquisición de aptitudes o especialidades, que sean de carácter informal o ajenos al ceremonial reglamentario de aplicación en las Fuerzas Armadas.
Desde el Ministerio de Defensa, aclararon que los llamados `ritos y ceremonias de iniciación´ con el pretendido objetivo de celebrar el inicio o la culminación de determinadas actividades no corresponden a actos del servicio vinculados a la profesión militar y son contrarios al mantenimiento de la disciplina. El incumplimiento de la prohibición será considerado como falta gravísima.
En el caso de Chirino, los abogados de la familia consideran que hay pruebas suficientes para imputar y detener por el delito de homicidio a los nueve oficiales participantes de la denominada fiesta de bautismo. Y no entienden las demoras tanto de las autoridades judiciales como militares en avanzar contra los responsables. Incluso, advirtieron que si se hubieran tomado medidas inmediatas quizás se hubiera podido evitar el caso de Verón, quien tuvo que ser intervenido quirúrgicamente como consecuencia de lesiones en la columna vertebral y actualmente se encuentra estable, con respiración mecánica, en un sanatorio de Posadas. En este caso, el Ejército ordenó la suspensión y sanción de dos oficiales y trece suboficiales que se desempeñaban en el Regimiento.
Ambos casos revelan que las tradiciones, cuando son salvajes y ponen en riesgo la vida, no hay que respetarlas sino dejarlas en el olvido. ¿Qué sentido tiene torturar a una persona para darle la bienvenida a una institución? Incomprensible.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar