Finalizó la siembra del trigo en la región con 55.000 hectáreas menos

SUPLEMENTO RURAL 21 de julio de 2022 Por Redacción
Lapidario reporte de la Bolsa de Comercio de Santa Fe sobre el cierre de la ventana de siembra fina y la pre-campaña gruesa, trazado por la preocupante situación climática y la escasez de insumos.
16 - CAMPAÑA

Finalizó la siembra del trigo, donde se logró una superficie implantada de 321.000 ha, que significa una disminución del 14,6%, unas 55.000 ha menos, en relación con la campaña 2021, cuando se llegó a implantar 376.000 has., según dice el informe semanal del Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA) para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, que difunde la Bolsa de Comercio de Santa Fe.
A inicios del proceso, los diferentes relevamientos registraron una intención de siembra de 370.000 ha, donde en las diferentes realidades en todo el SEA, indicaban que en el sector norte se sembraría mayor superficie, en el centro menor y sería igual en el sur, del área de estudio.
Pero, desde el inicio, la variable clima jugó un rol muy importante que, con el transcurso de las jornadas, se acentuó cada vez más y condicionó o reguló todo el proceso. Sumado a lo expuesto, otros factores imperaron, como el valor comercial de la tecnología necesaria y disponible, la existencia de insumos - combustibles, fertilizantes, agroquímicos, entre otros - influyeron sobre las variadas alternativas de las planificaciones particulares y en la concreción o no, de la siembra del cereal.

EL CLIMA DA SU GOLPE
En cuanto a las condiciones climáticas de esta última semana relevada, el período se inició estable, soleado, parcialmente nublado, luego descendieron las temperaturas diarias y se registraron heladas.
Con el transcurso de los días se incrementó la nubosidad, llegó a totalmente cubierto con posterior inestabilidad climática, precipitaciones de variadas intensidades a inicios del viernes 15 y en adelante, se revirtió dicha situación a fines del sábado 16, con buen tiempo y estabilidad climática, condición que se mantuvo hasta el cierre del período, en toda el área de estudio.
Los montos pluviométricos registrados fluctuaron desde 01 a 30 mm, con áreas puntuales de 35 – 40 hasta 50 mm y caída de granizo, localizándose en los departamentos de centro – este a noreste, donde se manifestó con mayor impacto el evento climático mencionado, en el resto del área se caracterizó por los bajos, escasos mm caídos y variada, irregular, heterogénea distribución geográfica.
La realidad ambiental semanal permitió en diferentes grados, el proceso de cosecha de maíz tardío.
Para el intervalo comprendido entre el 20 y el 26 de julio, los pronósticos prevén desde su comienzo estabilidad climática, soleado, nubosidad parcial, descenso de las temperaturas diarias y heladas. Con el transcurso de los días se incrementaría la nubosidad, llegaría a totalmente cubierto con posibilidad de inestabilidad climática, altas probabilidades de precipitaciones de bajas intensidades a partir de mediados del viernes 22 en adelante, revirtiéndose dicha situación a mediados del sábado 23, con buen tiempo y estabilidad climática, condición que se mantendría hasta mediados o fines del lunes 25, cambiando a inestable con leves precipitaciones que se mantendrían hasta la culminación del período, en toda el área de estudio. Las temperaturas fluctuarían entre mínimas de 6 a 23 ºC y máximas de 18 a 31 ºC.

MAÍZ TARDÍO CON POCO AVANCE
Solo un par de jornadas y durante pocas horas diarias avanzó el proceso de cosecha del maíz tardío, particularmente en los departamentos del sur y centro del SEA, que sumaron nuevos lotes a los recolectados anteriormente
Hasta la fecha, se logró un desarrollo de la trilla del 45 %, con un progreso intersemanal de 05 y un retraso de 30 puntos porcentuales, en comparación a la campaña pasada.
Los rendimientos promedios logrados desde los inicios de la recolección hasta el presente, oscilaron desde 60 a 85 qq/ha, con mínimos de 30 y máximos de 95 a 100 qq/ha.
La totalidad de los maizales se encontró en estado de madurez fisiológica, dependiendo su recolección de las características climáticas, particularmente las pocas horas de sol y los elevados porcentajes de humedad ambiental o de grano. El aspecto sanitario en general fue muy bueno, sin presencia de plagas ni de enfermedades.
La disponibilidad de agua útil en los primeros 20 cm de los suelos disminuyó lentamente y de manera irregular, condicionando el ritmo de la siembra de la cosecha fina, recientemente finalizada y las planificaciones de la gruesa 2022-2023.
La dinámica de los escenarios ambientales, las características zonales particulares y los múltiples factores actuantes, condicionaron o regularon la toma de decisiones finales ante los futuros escenarios climáticos y de logística. Además, persistieron los interrogantes para el inicio de la próxima cosecha gruesa, por el insuficiente contenido de agua útil en los distintos perfiles de los suelos, que disminuyó aún más, con el transcurso de los días y, por otro lado, la disponibilidad de insumos -semilla de girasol- reflejaron las inquietudes o las dudas del sector productivo.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar