Sobre la Escuela de Policía

Editorial 01 de julio de 2022 Por Redacción
Leer mas ...

En una sociedad donde las instituciones están cuestionadas en forma permanente, la policía no escapa al descrédito y lamentablemente muchos de sus integrantes se esfuerzan para que todo siga así. Lo que ha sucedido recientemente en la Provincia de Santa Fe se ha transformado en algo así como una nueva mancha del tigre: el subjefe de Policía, Diego Germán González, presentó la renuncia luego de haber sido denunciado por utilizar un vehículo del Ministerio de Seguridad para viajar junto a su familia a la ciudad de Córdoba para presenciar un show del DJ Hernán Cattaneo, durante el fin de semana largo. Ante semejante falta, su dimisión debió darse la semana pasada en forma automática tras la difusión pública y la polémica que se desató ante su falta de ejemplaridad. 
Sin embargo, el funcionario policial se aferró al cargo hasta donde pudo soportar la denuncia de la Agencia de Control Policial, ex Asuntos Internos, y ya sin cobertura política no tuvo más alternativa que formalizar su alejamiento. En la denuncia se deja constancia que el renunciante subjefe de Policía fue beneficiado al momento de su designación por un decreto que le asignaba dos jerarquías sin participar en concurso alguno, lo que deja en evidencia una cadena de irregularidades e improvisaciones en el mismísimo Ministerio de Seguridad de la Provincia, que en casi tres años de gestión no ha podido cosechar éxito alguno contra la inseguridad ni en Rosario ni en la capital provincial ni en Rafaela.
En cualquier manual institucional sobre seguridad pública, se afirma que la personalidad de un Policía debe estar marcada por la responsabilidad, la integridad, la disciplina, el buen el trato con los ciudadanos, la dedicación, el autocontrol, el espíritu de equipo y una gran capacidad de adaptación. 
La reciente apertura de la Escuela de Policía de Rafaela es una oportunidad para revisar los planes de estudio con los que se capacitan los futuros agentes que estarán en las comisarías el día de mañana. ¿Cómo recuperar la confianza del vecino? es uno de los desafíos más importantes que hoy día enfrenta la fuerza pública en la Provincia. Con formar buenos policías debería alcanzar, entonces la clave es ahora, en la etapa de instrucción. Y en ese momento, los docentes deberían disparar un debate con los cadetes sobre la percepción que tiene la ciudadanía respecto al rol que cumple cada uniformado. 
Muchas veces las víctimas de un delito descartan realizar la denuncia por considerar que no sirve para nada, que solo perderán tiempo declarando en una comisaría que no hará nada y por tanto nunca se llegará al esclarecimiento. Se trata de falta de voluntad y compromiso de los agentes para cumplir con su tarea, con alguna dosis de incompetencia. El resultado es la pérdida de credibilidad de la institución. 
Existe un escenario aún peor, que es el atravesado por la corrupción policial. Cuando nos enteramos de un agente corrupto después sospechamos de casi todos porque no tenemos forma de advertir quién actúa como corresponde y quien se aprovecha de su uniforme para caer en el mal desempeño de sus funciones. Recuperar la institución de esta percepción negativa de la sociedad es aún más compleja. Como el caso descrito en el inicio de este artículo, en el que un alto jefe policial utiliza un vehículo que pagaron todos los contribuyentes santafesinos para uso personal. 
En relación a la Escuela de Policía, un creciente número de estudios y evaluaciones de la formación policial, al igual que un mayor número de cursos en instituciones académicas civiles y policiales tienden a alejarse de un modelo cerrado de entrenamiento académico donde toda la instrucción está a cargo de policías instructores al interior de la academia policial. En los Estados Unidos y en Europa, se tiende a convocar y seleccionar a cadetes con alto nivel educativo y luego alentar o requerir su mayor formación para merecer ascensos. 
Entonces, a poner el acento en la formación. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar