El ministro Domínguez pidió “mil disculpas” en MAIZAR

SUPLEMENTO RURAL 30 de junio de 2022 Por Redacción
El titular de Agricultura y Ganadería de la Nación, fue la figura política más importante en la apertura del congreso de la cadena de valor del maíz, celebrado este martes en Capital Federal, donde La Opinión estuvo presente. En su discurso dijo: “no voy a esquivar el bulto”, refiriéndose a la crisis del gasoil y la importación de fertilizantes.
14 CHAMBONADA
"CHAMBONADA". Así definió el ministro Julián Domínguez la posibilidad de que el país no disponga de fertilizantes suficientes.

De todos los funcionarios del Gobierno Nacional, el único que todavía puede concurrir a los grandes eventos del sector agropecuario, sin correr el riesgo de pasar algún momento incómodo o enfrentarse a un reproche exacerbado de algún asistente, es el ministro de Agricultura Julián Domínguez. De hecho, es de los pocos funcionarios de primera línea que suele frecuentar los grandes acontecimientos del sector, a pesar de todos los contratiempos que afectan a la producción.
En Maizar 2022, el gran encuentro anual de la poderosa cadena del maíz, no fue la excepción y en su acto de apertura este martes pasado, Domínguez compartió escenario con el presidente del Congreso, Víctor Acastello (Gerente General de ACA) y Pedro Vignau (presidente de la entidad organizadora), intentando en su discurso despegarse de la responsabilidad por la escasez de gasoil en plena cosecha de maíz y el faltante de fertilizantes para la campaña en curso.

“NO ES MI ÁREA”
Domínguez dijo “no voy a esquivar el bulto”, asumiendo que el Gobierno sabe que frente a la escasez de gasoil y fertilizantes, no hizo los esfuerzos necesarios para anticiparse a la crisis de estos días. Tal como lo hizo hace una semana en la Comisión de Agricultura del Congreso, reconoció que desde su ministerio le advirtieron al Ejecutivo en enero que esto podía suceder y demoraron en tomar medidas paliativas para evitar el colapso. Allí se desligó de la decisión tardía de la Secretaría de Energía, de aumentar el corte de gasoil con biodiesel o la llegada de los buques con gasoil importado para compensar el faltante. “Esa no es mi área, pregúntele a Desarrollo Productivo”, contestó el ministro cuando La Opinión al término de su alocución le preguntó si ya habían llegado los tres buques con combustible que prometió el Gobierno la semana pasada.

“UN EXTRAORDINARIO DESBARAJUSTE”
Durante su exposición frente a un auditorio colmado de 400 personas relacionadas a la producción, Domínguez apenas cosechó un tibio aplauso final, con un discurso que incluyó elogios a los productores, promesas de apoyo y promoción a los sectores que agreguen valor en la cadena, y argumentaciones que contrastan con la evidencia de la realidad que hoy enfrenta el sector primario y exportador, pero que posicionan al ministro en un delgado piso de aprobación por su convicción frente al tema retenciones y su apreciación sobre la expansión de las exportaciones.
“La guerra trajo una enorme oportunidad para el país pero también un enorme desbarajuste, y permítanme que me apropie como ministro de la cartera, al decir que nuestro sector ha hecho el mayor aporte de divisas en lo que va del año, el cual será récord en un momento en que el país más lo necesita. Pero la contracara de este conflicto bélico es el alto costo que han tenido los combustibles y la energía. Tenemos un problema con el gasoil pero también creo y vuelvo a repetir, que la ni la siembra ni la cosecha de este segundo semestre están comprometidas”, afirmó el ministro.
Si bien no negó la existencia de dificultades respecto a la cuestión logística del transporte, Domínguez prometió el abastecimiento para las tareas de campaña, algo que contrasta claramente con el escenario que se cierne sobre más de 20 provincias, y que se refleja en la medida de fuerza que llevan adelante los transportistas en muchos puntos del país.

“SERÍA UNA CHAMBONADA”
En otro momento de su disertación, Domínguez se refirió a los fertilizantes. “Venimos trabajando desde comienzos de año en el tema porque advertíamos que este problema podía venir; pero en la misma época del año pasado se habían colocado 950.000 toneladas de fertilizantes y este año estamos en 900.000, lo cual marca que no estamos tan desfasados”, se defendió el ministro citando un dato que maneja la parte técnica de su cartera.
“Venimos trabajando con las entidades y cámaras para que el problema de restricción y falta de dólares que el país tiene, no nos impacte en el sector, pero créanme que somos parte de un país que tiene problemas, muchos problemas, pero estamos convencidos que sería una chambonada que a nosotros nos faltaran los fertilizantes y fitosanitarios para la campaña; si hay dificultades, estamos para resolverlas y quizás la experiencia nos enseñó a recordar la institucionalidad para golpear las puertas necesarias para que no sea un obstáculo para el productor”, asumió Domínguez.

“MIL DISCULPAS”
La frase que más resonó en el congreso de MAIZAR fue sin dudas la que el ministro Domínguez utilizó para dejar sentada su responsabilidad y sensación respecto a los obstáculos que hoy tiene el sector productivo, especialmente en estos puntos clave como los costos y la escasez de combustible, en esta época del año tan sensible. “A los productores, por los trastornos, disculpas, mil disculpas; necesitamos que produzcan, el país necesita que se siembre y a los problemas, nos zambullimos en ellos para poder resolverlos”.
Y finalizó diciendo que “tenemos un horizonte más tranquilo cuando vemos los datos de importación de fertilizantes y tenemos el sueño de que en Argentina rápidamente se puedan anunciar importantes inversiones y en eso estamos avanzando para que tengamos autonomía en este rubro”, estimó el ministro de Agricultura, sin precisar a qué se refería puntualmente.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar