Comenzó la Cumbre del G7 en medio de expectativas más bajas y protestas

Internacionales 27 de junio de 2022 Por Redacción
El encuentro se inició con anuncios de más sanciones contra el gobierno de Putin y promesas de seguir suministrando armas a Ucrania. Además se anunció 600 mil millones de dólares en inversiones, un programa que apunta a contrarrestar la influencia de China.
05-Cumbre G7

Los líderes del Grupo de los Siete (G7) comenzaron ayer su cumbre anual de tres días en Schloss Elmau, en los Alpes bávaros del sur de Alemania, en medio de expectativas más bajas y protestas, en un encuentro al que fue invitado el presidente argentino Alberto Fernández.
La cumbre se centrará en el conflicto entre Rusia y Ucrania y el clima, entre otros temas. El país anfitrión del encuentro moderó las expectativas. El conflicto actual entre Rusia y Ucrania, especialmente mayores sanciones contra Rusia, dominará las discusiones en la cumbre de los principales países industrializados del mundo, ya que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo ayer por la mañana que el G7 impondría una prohibición a las importaciones de oro ruso.
Una fuente del Gobierno federal alemán indicó el sábado por la noche que se discutirán los topes de precios del petróleo ruso, una medida que prevé obligar a Rusia a vender petróleo a grandes compradores, como India, a un precio significativamente más bajo en el futuro. Los países del G7 están discutiendo intensamente la cuestión y están "en camino de encontrar un acuerdo".
La fuente dijo que habrá una declaración sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania por parte de los líderes del G7. El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, pronunciará un discurso por video durante la cumbre.
Los líderes también abordarán la crisis alimentaria provocada por el conflicto ruso-ucraniano. Intentarán buscar formas de desbloquear las exportaciones de cereales de Ucrania a través del Mar Negro y hacer promesas financieras para ayudar a los países más afectados por la crisis.
De acuerdo con las prioridades políticas definidas por el país anfitrión, Alemania, los líderes del G7 también abordarán cuestiones como el cambio climático mediante el establecimiento de un "club climático" propuesto por el canciller federal alemán, Olaf Scholz.
Además de los líderes de Alemania, Estados Unidos, Japón, Canadá, Reino Unido, Italia, Francia y la Unión Europea, los líderes de India, Indonesia, Sudáfrica, Senegal y Argentina han sido invitados a participar en la cumbre.
Se espera que el bloque occidental aproveche la cumbre del G7 para tratar de persuadir a los países en desarrollo para que se unan a sus sanciones contra Rusia, dijeron expertos.
Sin embargo, la nación anfitriona, Alemania, trató de moderar las expectativas sobre esta cumbre. En su podcast semanal emitido el sábado, Scholz dijo que aunque Elmau, el sitio de la cumbre, "se encuentra en las montañas, naturalmente no moveremos montañas allí".
El sábado, unas 4.000 personas marcharon en Múnich contra la cumbre del G7, y algunos grupos de protesta acusaron a los principales países occidentales de desencadenar el conflicto entre Rusia y Ucrania y de hacer que todo el mundo sufra las consecuencias del conflicto, incluida la crisis alimentaria.
Los manifestantes instalaron tiendas de campaña en Garmisch- Partenkirchen, la sede del distrito del lugar del evento, y los organizadores esperan que más de 1.000 manifestantes participen en la manifestación del lunes.

INVERSIONES GLOBALES
Las potencias que integran el G7 pusieron en marcha un programa de inversiones por 600 mil millones de dólares en infraestructura, destinado a países en desarrollo, con el fin de responder al avance de China en ese campo. El anuncio estuvo a cargo del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien señaló que su país movilizará en ese programa 200 mil millones de dólares en fondos públicos y privados.
"Con los socios del G7 (Alemania, el Reino Unido, Francia, Italia, Japón), buscamos movilizar 600.000 millones de dólares hasta 2027 para inversiones mundiales en infraestructuras", expresó el mandatario demócrata en el marco de la cumbre del G7 que se celebra en Schloss Elmau, en el sur de Alemania.
Biden sostuvo que el objetivo apunta a "la estabilidad global" y el "desarrollo sostenido", mientras que subrayó que los déficits de infraestructura de los países desarrollos les impiden muchas veces sortear crisis.
La iniciativa, bautizada como "Colaboración por la Infraestructura Global y la Inversión", tiene como objetivo impulsar el desarrollo de países de ingresos bajos y medios, fortalecer la economía global y la cadena de suministros, reprodujo el sitio Actualidad DW.
El G7 "se dio como ambición hacer en el mundo una mejor oferta en materia de inversión en las infraestructuras", subrayó el canciller alemán Olaf Scholz, quien presentó el proyecto junto al presidente estadounidense. Biden destacó que el plan se centra en ámbitos como la sanidad y la seguridad sanitaria, la conectividad digital, la igualdad de sexos, el clima y la seguridad energética.
Las potencias occidentales desean desmarcarse de China, que invirtió masivamente en muchos países para construir infraestructuras a través del programa llamado de las "Nuevas rutas de la seda", o para garantizar un acceso a algunas materias primas.
China es acusada de realizar proyectos a través de préstamos poco ventajosos, o francamente peligrosos, que agravarán los problemas de endeudamiento de los países más vulnerables. (NA - XINHUA)

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar