El que avisa no traiciona

Editorial 19 de junio de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
La naturaleza o el planeta mismo reiteran todo el tiempo sus avisos por el cambio climático que padecen a causa de la acción del hombre y de alguna manera piden ayuda y una urgente reacción para frenar el calentamiento global, que de persistir repercutirá en las condiciones de habitabilidad y en la capacidad de producir alimentos que pondrá en peligro la vida de todas las especies. 
Los científicos especializados en diagnosticar la actualidad de la tierra, el aire y el agua emiten alertas continuas, casi desesperadas, porque los niveles de contaminación impactan en el clima. Básicamente, las emisiones de gases de efecto invernadero cubren la Tierra y retienen el calor del sol, lo que conduce al calentamiento global y al cambio climático. El mundo se está calentando más rápidamente que en cualquier otro momento de la historia registrada y los distintos gobiernos no están lo suficientemente comprometidos en la acción para revertir la tendencia, más allá de que se firman compromisos para hacer algo. Pero se hace poco y nada. 
En lo que hace a nuevos pedidos de auxilio del planeta, Italia sufre la peor sequía en los ríos más importantes del país debido al efecto de la escasez de lluvia y el cambio climático. Se trata del río Tíber, que atraviesa la ciudad de Roma y que llama la atención por su bajo nivel y el avance de las algas. Sin embargo, aún más impactante y alarmante es la situación del río Po, el más grande e importante de esa nación europea, que sufre la peor sequía en 70 años. 
La situación es cada vez más dramática advierten desde organismos del Estado italiano ante lo que es la quinta crisis que se da en la cuenca del Po en los últimos 20 años y sin dudas, la más grave por la combinación explosiva de diversos factores: falta de lluvias, falta de nieve en los Alpes y aumento de las temperaturas, las cuales son muy superiores a lo normal en esta época. De 652 kilómetros que posee, el Po, que en otros tiempos era famoso por su inmenso caudal de agua que incluso solía dar miedo por ser irruencia y que era llamado el "Gran Río", hoy en muchas partes se redujo a tan solo unos hilos de agua. Sin embargo, ahora su nivel está a casi tres metros por debajo de lo normal y su caudal descendió casi en un quinto con respecto al promedio de este período. 
Desde diversas empresas que adhieren a Utilitalia, asociación que reúne a gestores de acueductos, pidieron comenzar con un racionamiento del agua en 125 localidades del valle del Po. La idea es cortar la erogación de agua potable en horarios nocturnos en 100 comunas de la región del Piamonte y en 25 de la provincia de Bérgamo, en Lombardía. 
Si bien glaciares y otras fuentes de agua ubicadas en localidades de montaña lograron ayudar en mayo a paliar el desastre, en los próximos meses habrá un empeoramiento de la situación porque se incrementará la demanda de agua para usos agrícolas e industriales y ya no hay reservas disponibles. En algunos territorios no llueve desde hace 110 días y en algunas comunas ya están funcionando camiones cisterna.
España es otro de los países europeos donde el inminente verano ya está golpeando con fuerza. La prematura ola de calor alcanzará el récord de temperaturas con 15 comunidades bajo alerta y 9 con aviso naranja por riesgo importante, donde se pueden superar los 43 grados, mientras que en los próximos días el calor intenso se desplazará hacia Francia. 
La multiplicación de las olas de calor, particularmente en Europa, es consecuencia del calentamiento global, según los científicos, para quienes las emisiones de gases de efecto invernadero aumentan la potencia, duración y repetición de estos fenómenos.
El cambio climático es una realidad absoluta. Y está dando sus avisos. 



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar