La falta de lluvias pega fuerte en la región y el trigo sufrirá las consecuencias

SUPLEMENTO RURAL 16 de junio de 2022 Por Redacción
Las estimaciones para el centro norte santafesino, contemplando a los departamentos Castellanos y Las Colonias, anticipan una caída del área sembrada que puede acentuarse en las próximas semanas. En el sur provincial, el escenario también genera gran preocupación.
16 - INCERTIDUMBRE

El centro norte santafesino sufre por la falta de lluvias y los pronósticos no son alentadores de cara a lo que viene. El escenario incide a la hora de tomar decisiones y hace rever estrategias a los productores. Por eso, no sorprende que el Sistema de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Comercio de Santa Fe (BCSF), haya reajustado su proyección para la superficie implantada con trigo.
“Para la campaña 2022, el trigo manifestó una intención de siembra de 370.000 hectáreas, cifra que reflejaba un comienzo distinto a los de los últimos años, pero transcurrido un mes de su inicio y ante la realidad climática, un segundo relevamiento mostró una estimación de siembra de 360.000 ha”. De esta manera, los técnicos confirman menos área implantada, teniendo en cuenta que hasta la semana pasada la superficie se estimaba en 365.000 ha.
Para los expertos, todo ocurre “por la dinámica de los escenarios ambientales, las características zonales particulares y los múltiples factores que condicionaron la toma de decisiones finales, situación que se continuaría monitoreando por los futuros escenarios climáticos y de logística”.
Los ambientes secos y la ausencia de lluvias generan interrogantes por la disponibilidad de agua útil en la cama de siembra, que lenta y progresivamente siguió disminuyendo. “Se acrecienta la incertidumbre y el análisis de las alternativas de las variaciones en las distintas planificaciones individuales, sumando además los posibles escenarios climáticos desfavorables para una siembra normal”, señalaron desde la BCSF.
Para los próximos días, los pronósticos prevén descenso de las temperaturas y posibles heladas, pero nulas probabilidades de precipitaciones. “La presencia de un centro de alta presión mantendría el tiempo bueno y estable hasta el final del período, en toda el área de estudio”, indicó el informe.

LA ZONA NÚCLEO, TAMBIÉN COMPLICADA
“El déficit hídrico es grave”, así sintetizaron desde la Bolsa de Comercio de Rosario el panorama incierto que afronta la Zona Núcleo. Incluso, hasta en el sur de Santa Fe, que venía con mejores recargas, los suelos tienen 20% menos de agua útil que un año atrás.
Hace un año la siembra arrancaba con todo el potencial agroclimático, óptimas condiciones de humedad y gran actividad de sembradoras. Este año las sembradoras están a la espera. En Bigand están paralizados y advierten que por la falta de agua esta campaña va a haber un 35% menos de trigo: “podría caer hasta el 40%”, agregan.
"La mayoría de los productores tienen semilla de ciclo intermedio-largo por lo que si las lluvias no ocurren pronto no sembrarán. Deberían incurrir en el gasto extra de semillas de ciclos cortos y el stock no está garantizado. En el este cordobés el déficit hídrico es del 20 y el 30% respecto a 2021. Allí el recorte de superficie podría llegar al 60%. El centro-sur de Santa Fe y el noreste bonaerense tienen la menor diferencia porcentual de agua útil respecto a un año atrás (-10%).
Sin embargo, en Carlos Pellegrini y en El Trébol también detuvieron la siembra a la espera de lluvias. La fecha de siembra de las variedades de ciclo largo caduca esta semana y analizan cambiar por ciclos más cortos. En El Trébol esperan precipitaciones en el corto plazo que les permita sembrar el 30% que les resta y de esta manera poder mantener la misma superficie triguera que la campaña anterior.
En la Zona Núcleo faltan 600.000 ha para completar la intención de 1,42 millones de hectáreas, pero la falta de agua pone en jaque a casi la mitad de la superficie. Los especialistas señalaron que la implantación avanza donde todavía resta algo de humedad superficial.
El proceso de siembra se encuentra en el orden del 55%, pero la situación está dominada por la lentitud y la cautela. “En el centro-sur de Santa Fe la siembra está detenida en el 75% de los lotes a la espera de precipitaciones y el extremo sur lleva sembrado el 40% de la superficie”, revelaron.
La preocupación por la falta de agua adelantó la siembra en el este de Córdoba, que lleva un progreso del 90%, pero el déficit hídrico pone en riesgo los lotes que restan. “Vamos a esperar una lluvia hasta el 15 de junio, sino cambiaremos de cultivo”, alertan. En tanto, en el noreste bonaerense hay posibilidades de seguir sembrando y allí se implantó el 30%, pero hacia el noroeste el déficit comienza a arrinconar las posibilidades del cereal.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar