De ganadores y perdedores

Editorial 14 de junio de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
El deterioro social de la Argentina no lo detiene ni siquiera las sucesivas mejorías de los índices de actividad tanto de la industria como de la construcción. Es que ahora tener un trabajo formal no garantiza escaparle a la pobreza, cuya mancha no detiene su crecimiento mientras la inflación en los primeros cinco meses del año se acerca al 30 por ciento, en tanto que el Ministerio de Economía acumula derrotas tras derrotas en sus políticas para controlar el alza sostenido de precios. 
En este marco, seis de cada diez argentinos se sumergieron en la pobreza entre 2010 y 2021, mientras que en el país hay casi 5.700 villas, de acuerdo con un informe difundido por Cáritas y el Observatorio de la Universidad Católica. Según datos del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA), en la última década apenas cuatro de cada diez personas lograron evitar el umbral de la pobreza. Al mismo tiempo, un 30% de la población nunca dejó de ser pobre y tres de cada diez personas lo fueron alguna vez en los últimos diez años.
Ninguno de los tres gobiernos desde 2010, de Cristina Kirchner, Mauricio Macri y Alberto Fernández, pudieron revertir un núcleo duro de pobreza que se consolidó en el país, alertó el informe. Las últimas mediciones del Observatorio reflejan un índice de pobreza del 43,8% (unos 18 millones de personas) y que una de cada diez personas experimenta hambre de manera cotidiana.
Cáritas y el ODSA elaboraron el documento "Radiografía de la pobreza en la Argentina. ¡Es urgente acortar distancias!", que sistematiza los estudios del Observatorio desde 2010 y profundiza, también, sobre la problemática del mercado laboral. Sólo el 42% de la población activa accede a un trabajo digno y el 58% consigue un empleo precario, un trabajo de indigencia o está desocupado. El informe revela que el núcleo duro de la pobreza está principalmente en las 5.687 villas o barrios populares que se extienden en el país, donde miles de familias acceden en forma muy limitada a servicios básicos.
En el otro extremo, los salarios de la industria del software crecieron 85% en el 2021, y superaron con amplitud a la inflación (IPC), que fue del 50,9% en ese año. Así surge del último relevamiento realizado por la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI), a través del Observatorio Permanente de la Industria del Software y Servicios Informáticos (OPSSI). Esta situación se entiende en función a la escasez de recursos, acelerada por el gran crecimiento del sector, su alta rotación y la mayor cantidad de perfiles trabajando directamente para el exterior, indicó la entidad. Otro dato que se desprende del informe es que en 2021 el crecimiento de los sueldos en dólares, a tipo de cambio oficial, fue del 52%.
De acuerdo con el último relevamiento, en el que participaron 213 micro, pequeñas, medianas y grandes empresas de tecnología de todo el país (que en conjunto emplean a más de 35 mil asalariados), a enero de 2022 la mediana salarial de los trabajadores de la industria del Software fue de $210.600, cifra que casi triplica los $78.600 de la Canasta Básica Familiar de ese mes (INDEC).
Los salarios de las empresas de Software ocupan la 8º posición entre 86 ramas de actividad, en función de datos del OPSSI y del Ministerio de Desarrollo Productivo. En este sentido, hubo un avance de cuatro posiciones con respecto a agosto de 2021, momento en el cual los salarios de empresas de Software se encontraban en el puesto 12º. Al considerar los 130 mil empleos registrados en empresas de Software, se concluye que los asalariados del sector están, en promedio, entre el 4% y el 5% de quienes más ganan entre todos los de la actividad privada. 





Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar