Elevado déficit de Aerolíneas

Editorial 12 de junio de 2022 Por Redacción
Leer mas ...

La Argentina gasta desde siempre más de lo que gana, reiterando indefinidamente un círculo vicioso que a veces estalla con crisis de la deuda, default en otras palabras. No es un modelo viable, porque el país nunca termina de aprovechar el enorme potencial que tiene mientras gran parte de su población vive por debajo de la línea de la pobreza. El gasto social constituye una de las principales asignaciones para el presupuesto público, pero también se observan transferencias para mantener al conglomerado de empresas estatales cuya eficiencia en la administración está en duda. Como es habitual en la Argentina, este tipo de compañías constituyen un coto de caza para la política, que no tienen ni el más mínimo interés en gestionar con profesionalismo, austeridad y eficiencia sino más bien busca sacar provecho sectorial.  
El caso emblemático es el de Aerolíneas Argentinas, que a pesar de que el Estado aportó unos USD 650 millones para que pueda operar, perdió USD 438 millones durante el 2021. La compañía de bandera explica una parte del fuerte déficit fiscal que tiene la Argentina.
El balance no refleja los aportes totales que el Estado hizo durante el año anterior para solventar a la empresa. No obstante, la conducción de la línea de bandera optó por ver los estados contables con una perspectiva optimista al destacar que redujo su pérdida un 34 por ciento respecto al 2019, el último año de la gestión anterior. Es que eligió comparar el balance del año pasado con los números del último período de Cambiemos en el gobierno. El balance 2021, que fuera previamente aprobado por la Auditoria General de la Nación a fines de abril y esta semana también fue validado por la asamblea de accionistas y auditado por la firma internacional KPMG, significa una reducción de la pérdida de 229 millones, indicó la empresa.
Pero la pérdida contable de Aerolíneas, sin embargo, no fue la totalidad de aportes que el Estado le debió hacer a lo largo del año pasado. La empresa estatal recibió subsidios por 65.796 millones de pesos, según informó en el mismo comunicado. Convertidos a dólares según la cotización del último día hábil de 2021, esos subsidios equivalieron a 650 millones de dólares.
La empresa asegura que de esos 65.796 millones de pesos de subsidios del Estado volvieron a las arcas oficiales unos $35.180 millones en concepto de impuestos y tasas. Lo cierto es que Aerolíneas Argentinas es una Sociedad Anónima y, como tal, está obligada a pagar esos impuestos y tasas al igual que cualquier otra empresa.
Pero es uno de los pocos, sino el único caso, de una sociedad anónima que es subsidiada por el aporte de todos los residentes de la Argentina para cubrir sus pérdidas. En el 2020, bajo el impacto de la pandemia, Aerolíneas y Austral perdieron unos $ 60.000 millones.
El titular de Aerolíneas, Pablo Ceriani, consideró que aun en 2019, con niveles de perdida récord, pero en un contexto sanitario y operativo estable, la empresa aportó US$ 3.500 millones al PBI en concepto de Producto Bruto Aeroportuario, productividad e ingresos del turismo receptivo e interno. Por eso afirmó que es una falacia afirmar que la empresa no genera ni aporta nada al desarrollo económico de la Argentina.
En un contexto de crisis global de la industria aérea tras dos años de pandemia, con indicadores que, de acuerdo con IATA, marcan una caída de casi el 50% en la cantidad de pasajeros transportados y una proyección de volver a los números anteriores hacia mediados de 2023, cabe destacar que la empresa se encuentra operando al 100% en su red doméstica y en un 62% en su red internacional.
En la región, a excepción de Copa Airlines que tuvo un saldo positivo en su balance de US$ 50 millones, todas las compañías tuvieron resultados negativos: LATAM (US$ 4.084 millones), Gol (US$ 1.366 millones), Aeroméxico (US$ 1.043 millones) y Azul (US$ 886 millones).

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar