Ricardo Pedro Ghilardi: su historia de vida como vidriero

Región 10 de junio de 2022 Por Redacción
Con jóvenes 80 años, cumplidos recientemente, destacado por su trayectoria profesional en la localidad de Humberto 1° y en la zona, la palabra de un vidriero en este día especial.
19-RICARDO

Ricardo Pedro Ghilardi nació el 25 de mayo de 1942 en la localidad de Humberto 1°. Hijo de Pedro Ghilardi, agricultor, y de Hortencia Buracco, ama de casa-, y nieto de inmigrantes italianos originarios de la localidad de Pontida, ubicada en la provincia italiana de Bérgamo de la región de Lombardía. Está casado con Mirta desde hace 44 años, es padre de dos hijos, Lucas y Hernán, y abuelo de dos nietos, Franco y Ana Lucía.
Nadie puede negar que lo de Ricardo es el vidrio, referente del sector más allá de que se encuentra retirado del rubro y de que no había antecedentes del oficio en la familia.
Ricardo decidió emprender su propio camino abriendo su negocio de vidriero, en la década 80, luego de haber trabajado muchos años en Casa Sabena, Costamagna y Cía. de Humberto 1°.
Contó que la vidriería es como cualquier trabajo: tiene sus riesgos, hay que hacerlo con mucho cuidado. No es como trabajar con madera y hierro. Reconoció que fue hábil para realizar cortes complicados, pero que con maña siempre lo logró. “Con el transcurso de los años fui adquiriendo experiencia, en la vida nunca se termina de aprender”, indicó.
Tiene buenos recuerdos del oficio, con una cantidad innumerable de anécdotas, ya que cada pedido tenía sus particularidades.
“Antiguamente el negocio se dedicaba más a lo que era colocación de vidrio en aberturas de maderas y hierro. Y había muy poco de todo. Pero como todo va cambiando -la construcción también-, las exigencias empezaron a ser otras. Se empleó trabajo manual y artesanal no calificado y se anexó marquetería al negocio”, expresó Ricardo. “Además, la construcción pone en marcha todo tipo de industrias, desde la madera a la minería, desde el vidrio a la metalúrgica, con nuevos accesorios, y allí tiene mucho que ver la ingeniería y la arquitectura sobre estos cambios, el vidrio va de la mano de la construcción”, analizó.
“Las técnicas cambiaron, los elementos de corte, la calidad del vidrio. Mientras crecen en el mercado algunos materiales, otros van quedando de lado. Las aberturas de aluminio prácticamente coparon el mercado. Hoy la abertura de madera y hierro casi ni se usa, quedó en segundo plano”, agregó.
El volumen de trabajo de Ricardo se fue incrementando gracias al boca en boca. Nunca hizo publicidad, la mejor manera de venderse era haciendo bien su tarea. “Lo más grato es cuando viene el cliente y te felicita por el trabajo realizado. Eso reconforta. Más allá de que siempre hubo momentos agradables y desagradables”, manifestó emocionado.
Si bien no tenía empleado, en aquel entonces, cuando la ocasión lo requería, recibía la ayuda de su esposa y también de sus hijos cuando fueron grandes, sin interferir en sus obligaciones estudiantiles.
“Este oficio involucra un alto volumen de labor manual, por lo que es importante estar dispuesto a cortarse las yemas de las manos en el proceso”, indicó.
Al jubilarse y poner punto final a su etapa laboral activa, se dedicó a disfrutar la vida y estar más tiempo con la familia y sus nietos.
Antes de finalizar la charla, Ricardo recordó su infancia y parte de su juventud en la vecina localidad, sus estudios en Humberto 1°, las picardías de la infancia y adolescencia. “Tengo los mejores recuerdos de muchos compañeros y amigos con los cuales compartimos juegos y travesuras en total libertad, usando las calles de tierra del pueblo para jugar la pelota, hacer carreras de bicicletas, jugar a las bolitas entre tantas otras cosas. Fui siempre amante de las bochas y participé en algunos torneos. Fui colaborador incansable de diferentes instituciones del pueblo”, reveló.
Finalmente, quiso enviar un Feliz día a todos los vidrieros de la República Argentina, que se hacen cargo de un oficio artesanal con un material tan noble como es el vidrio y su deseo de que puedan trabajar con normalidad dentro del marco de la preocupación transversal a todos los actores sociales y económicos sobre el escenario de pandemia del Covid-19.









Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar