El frío se hace sentir con fuerza en el edificio municipal

Locales 09 de junio de 2022 Por Redacción
Litoral Gas cortó el servicio como consecuencia de haber detectado una fuga y al no tener alimentación la caldera no hay calefacción central. Donde más se padece el ambiente gélido es en el subsuelo porque no se pueden encender estufas eléctricas.
10-Edificio Municipal

A pocos días de la llegada del invierno, pero con los primeros fríos intensos golpeando en la ciudad, la situación que hasta ahora había pasado prácticamente desapercibida se tornó complicada y problemática en la sede administrativa municipal porque en algunos sectores no hay cómo mitigar la baja temperatura.
Quienes peor la llevan son los empleados que desarrollan su labor en el subsuelo debido a que la instalación eléctrica en ese nivel del edificio no soporta la conexión y encendido simultáneo de muchos artefactos de calor sin que se recargue la línea.
La situación es algo distinta en el resto de los pisos porque en la mayoría de las oficinas tienen un cableado que soporta la alimentación de aparatos de aire acondicionado y el prendido de estufas por electricidad no generan una tensión que sobrepasa su capacidad. De todas maneras, no todas las dependencias tienen esta posibilidad y no les queda otra que resistir la inclemencia del frío con mucho abrigo.
De igual manera, para proveer de agua caliente el personal de servicios recurre a pavas eléctricas y también se han colocado dispensadores.

ARREGLO MILLONARIO
De acuerdo a los datos a los que accedió La Opinión la revisión de la instalación surgió que la caldera no estaba en condiciones de operar por deficiencias en el quemador, cuyas condiciones técnicas y de seguridad ya no se ajustan a las disposiciones actuales del Enargas.
En función de la información recogida, no oficial, pero de fuente confiable, el costo de las reformas de la instalación eléctrica que deben realizarse supera los $ 3,5 millones, a lo que se debe agregar otro millón de pesos más por el quemador de reemplazo.
Según lo que se pudo conocer, con viento a favor, el problema puede estar resuelto en un par de meses más, es decir cuando se esté superando la estación más fría del año.
Cabe mencionar, más allá de que pudo haber falta de mantenimiento y previsión, que este tipo de inconvenientes son propios de un edificio que está próximo a cumplir 40 años (fue inaugurado en septiembre de 1983) y de aquí en adelante no puede haber ningún tipo de negligencia en el control de su infraestructura para evitar lamentables circunstancias como las actuales.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar