Al problema del combustible, se suma la falta de humedad

SUPLEMENTO RURAL 09 de junio de 2022 Por Redacción
Ambos factores escapan al poder de gestión del productor, porque uno depende de la precaria infraestructura energética del país en un momento clave de la economía productiva, y el otro es un obstáculo natural que tiene que ver con la ausencia de lluvias oportunas. Ambos están conspirando contra el trigo.
15 - LABORES

El inicio de la campaña fina invernal, con el trigo y la cebada a la cabeza, se hace desear. Dos problemas conspiran contra su habitual arranque. Por un lado, el faltante de combustible que está empezando a escasear en el norte del país y de la provincia de Santa Fe, y por el otro, la falta de humedad como consecuencia de las erráticas lluvias y el fenómeno La Niña que sigue latente en la zona productiva.
Ambos factores negativos no dependen del manejo del productor pero perjudican el comienzo de las labores. En cuanto al faltante de gasoil, el presidente de la Federación Argentina de Contratistas de Maquinaria Agrícola (FACMA), Jorge Scoppa, confirmó a La Opinión que “el problema del combustible está paralizando a los asociados que se encuentran trabajando en el Norte, porque tienen que recorrer grandes distancias para conseguirlo y a precios blue, ya que en estaciones de bandera blanca el precio oficial no se respeta si uno precisa la cantidad necesaria para hacer el trabajo dentro de los lotes”.
En nuestra zona no se han reportado por el momento problemas de faltante, pero esto responde más a una cuestión de demora en el inicio de las actividades, que a la normal provisión del insumo. “Menos mal que no llovió aún en esta región porque de lo contrario estarían todos necesitando el servicio de siembra para arrancar y allí el cuello de botella sería mayor”, admitió Scoppa.

FALTA DE HUMEDAD
Según comentó el director de la Experimental INTA Rafaela, Ing. Jorge Villar, en diálogo con el programa ADN Rural, “arrancamos una campaña muy complicada porque tanto el verano como el otoño tuvieron lluvias escasas en la región, las reservas de agua en los perfiles del suelo son pobres, y mientras la ventana de siembra de trigo lleva algunas semanas abierta, se tendría que estar sembrando y tampoco hay condiciones para una buena germinación”.
Según Villar, “los mayores potenciales de rendimiento, dependiendo del material elegido y su ciclo de madurez, se pueden dar con siembras de la primera quincena de junio (es decir, ahora) se puede esperar hasta la primera quincena de julio ya sabiendo que se trata de siembras tardías, pero sin las condiciones de humedad corremos el riesgo de que la campaña no sea buena”.
En este sentido, la máxima autoridad el INTA Rafaela precisó que “se necesita una lluvia cuanto antes de no menos de 50 mm para recargar los perfiles, lo cual parece difícil si nos ajustamos al pronóstico de julio incluido”. La recomendación técnica sigue siendo esperar a una buena lluvia, eligiendo los mejores lotes disponibles, más descansados, con mejor cobertura y mayor fertilidad potencial”, indicó Villar.

LENTO AVANCE DE SIEMBRA
Con el transcurso de las jornadas en la última semana, “los ambientes secos y la ausencia de lluvias en toda el área del Sistema de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, siguieron generando interrogantes ante la disponibilidad de agua útil en la cama de siembra, que lenta y progresivamente disminuyó y se acrecentó la incertidumbre y el análisis de las alternativas de las variaciones en las distintas planificaciones individuales, sumando, además, los posibles escenarios climáticos desfavorables, para una normal siembra”, advierten desde la entidad.
“La implantación del trigo para la campaña 2022 manifestó una intención de siembra inicial de 370.000 ha, 5.000 ha menos que el año anterior, donde alcanzó las 375.000 ha, cifra que será actualizada en breve (seguramente a la baja), por la dinámica que adquirió dicho proceso como consecuencia de los escenarios climáticos, las características zonales particulares y los múltiples factores que condicionaron, regularon la toma de decisiones finales”, agregó el informe de la BCSF.
En dicho relevamiento, se observó que “las variedades de trigo de ciclo largo y la tecnología disponible, adecuada a la realidad de cada productor fue la utilizada y observada durante los últimos días. El grado de avance en la implantación fue del orden del 22 %, aproximadamente unas 81.400 ha”, sólo en los lotes que lo permitieron.
Para el intervalo comprendido entre el 08 y el 14 de junio, los pronósticos prevén desde su comienzo estabilidad climática, parcialmente nublado, incrementándose la nubosidad hasta fines del jueves 9, vientos secos del sector sur.
A partir del viernes 10, totalmente despejado, buen tiempo, descenso de las temperaturas diarias, secuencia de heladas y nulas probabilidades de precipitaciones. La presencia de un centro de alta presión mantendría el tiempo bueno y estable hasta el final del período, en toda el área de estudio. Las temperaturas fluctuarían entre mínimas de 0 a 13 ºC y máximas de 13 a 21 ºC.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar