La ficha limpia no interesa

Editorial 22 de mayo de 2022 Por Redacción
Leer mas ...

Los argentinos transitan una etapa de malhumor, frustración y resignación respecto a la política como herramienta de transformación social y construcción colectiva. Los dirigentes políticos de los partidos o alianzas tradicionales no han podido en los últimos 20 años modificar la estructura del país, con un grado de economía informal inaceptable y una pobreza que afecta en términos generales a casi la mitad de la población. Cristina Kirchner, quien se autopercibe cercana al pueblo y dadora de derechos, no cambió demasiado a la Argentina aunque lo mejor de su gestión fue diseñar un relato que enaltece su figura y la instala en un pedestal sin demasiados méritos para ello. Con una decena de causas por corrupción, multiprocesada y millonaria, cree estar para el bronce. Mentía con la inflación, mentía con la pobreza y descalabraba la economía con un sistema de subsidios para simpatizar con los votantes y obtener su apoyo en las urnas para mantenerse eternamente en el poder. La máscara se cayó y hoy es una más de un gobierno sin aciertos ni brújula ni rumbo. Del otro lado, Mauricio Macri tampoco hizo demasiado. Irresponsablemente prometió bajar la inflación rápidamente, pero se despidió en 2019 con los precios subiendo al 55 por ciento anual. Su legado quedó en el concepto de que otro país es posible, pero nunca tuvo el coraje para descubrirlo o hacerlo. 
Con tanto nivel de decepción de los políticos que llegaron para hacer poco, la ciudadanía hoy encumbra a nuevas figuras que en principio parecen situarse como antisistema, denunciando y cuestionando a la casta que disfruta de privilegios sin interesare realmente por el bien común. Javier Milei incomoda al establishment al irrumpir en la escena como un disruptivo que incluso sortea y dona su salario como legislador nacional. En poco tiempo se posicionó como un presidenciable. 
En un sistema político devenido en un cambalache, un proyecto que busca higienizar los espacios de poder institucional no puede avanzar desde hace años en el Congreso. Con el nombre Ficha Limpia, hay proyectos que se presentaron en el Congreso y en legislaturas provinciales. La corporación política contaminada no está interesada en perjudicarse a sí misma, en función del desinterés en aprobar una propuesta de este calibre. 
En la última semana, recobra impulso una iniciativa de este tipo. El diputado Cristian Ritondo, del PRO, señaló que la indignación social también tiene un componente de rechazo a prácticas corruptas en la política, como convertir las listas legislativas en refugios de condenados. Por eso promueve Ficha Limpia para cargos electivos nacionales, provinciales y municipales para que la participación se reserve a candidatos honestos y además evitar que los delincuentes con fueros destruyen la credibilidad de la democracia. Considera que la transparencia en el Estado permitirá reconstruir la confianza que se necesita para superar la crisis actual.
En la misma línea, el diputado nacional Alejandro Finocchiaro se preguntó cómo es posible que personas condenadas todavía puedan integrar las listas electorales. La consigna es hacer más transparente la democracia y al Estado. Lo lamentable es que el proyecto Ficha Limpia se presentó por primera vez en 2016 pero nunca hubo voluntad de avanzar con su sanción. Debiera ser una ley de todos los bloques.  
El pedido de los diputados nacionales, que fue acompañado por legisladores provinciales y concejales de Juntos por el Cambio es parte de una campaña motorizada a través de la plataforma de Change.org, que lleva reunidas más de 400.000 firmas. Juntos por el Cambio había tratado de debatir en varias oportunidades el proyecto, pero nunca logró el número necesario para incorporarlo al temario. 
Desde el oficialismo cuestionaron las iniciativas, acusaron a la oposición de realizar un "acting político" e insistieron en que se vulnera el principio de inocencia consagrado en la Constitución Nacional. Hasta ahora, la iniciativa rige en las provincias de Mendoza, Chubut, Salta y Jujuy. Santa Fe es una de las que tiene deudas al respecto. 






Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar