Reinfección de Covid-19

Editorial 19 de mayo de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
¿Cuántas caras tiene el coronavirus? Seguramente, miles. Se sabe: ya no luce igual que hace dos años. Hoy, se ha vuelto más hábil para reinfectar a las personas. Según varios relevamientos a nivel global, los infectados con la primera variante de Ómicron ya están reportando las segundas.
Queda mucha bibliografía por recorrer. En varias partes del mundo, se llegó a ver al hecho de contagiarse con la variante Ómicron desde un lado "positivo": las subvariantes se presentan contagiosas pero menos letales.
Muchos, estando vacunados, prefieren contagiarse y tener una especie de súper inmunidad, algo no recomendable según los expertos. La realidad es que una gran cantidad de personas, incluso aquellas que fueron vacunadas, reforzadas y previamente infectadas, vuelven a dar positivo a medida que las subvariantes de Omicron como BA.2 y BA.2.12.1 circulan por todo el mundo.
El problema central es que el coronavirus se ha vuelto más hábil para reinfectar a las personas. Los infectados con la primera variante de Ómicron ya están reportando segundas infecciones con las versiones BA.2 o BA2.12.1 en EE.UU., o BA.4 y BA.5 en Sudáfrica. Esas personas pueden tener una tercera o cuarta infección, incluso dentro de este año. Y una pequeña fracción puede tener síntomas que persisten durante meses o años, una condición conocida como Covid-19 prolongado.
En Estados Unidos, no todos los estados rastrean las reinfecciones, pero muchos de los que lo hacen están viendo aumentos. En Indiana, por ejemplo, alrededor del 14% de los casos informados en la semana que finalizó el 12 de mayo fueron reinfecciones, frente al 10% de la semana anterior. Carolina del Norte y Nueva York están viendo porcentajes similares, aunque ligeramente más bajos. Los números reales pueden ser más altos, ya que los recuentos oficiales de casos están perdiendo cada vez más diagnósticos debido a la generalización de las pruebas en el hogar y otros factores.
A diferencia de virus como el sarampión, que atacan una vez y dejan inmunidad de por vida, el SARS-CoV-2 ha demostrado que es capaz de reinfectar a las personas desde al menos el verano de 2020. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. advirtieron recientemente que las personas que han tenido Covid-19 no deben asumir que no se enfermarán nuevamente.
Tanto las vacunas contra el Covid-19 como las enfermedades previas brindan cierta protección contra enfermedades futuras, pero son mejores para prevenir enfermedades graves que infecciones. Es probable que las reinfecciones sean leves, pero también es probable que sigan ocurriendo. Se afirma que cuando una persona tiene inmunidad, está protegida cuando se enferma, pero realmente no se descarta una nueva infección.
Siempre hay un aumento en las reinfecciones cuando una nueva variante comienza a surgir, ya que es posible que los anticuerpos de una cepa no resistan bien a la siguiente. En ese sentido, los expertos a menudo dicen que la reinfección es poco probable durante al menos 90 días después de una enfermedad de Covid-19. Pero también está probado que eso solo es cierto si no aparece una nueva variante.
La investigación sugiere que las variantes más nuevas también son mejores para evadir las defensas inmunitarias que sus predecesores. Ómicron causó una gran cantidad de infecciones y reinfecciones importantes gracias a mutaciones que lo hicieron más contagioso y capaz de sortear los bloqueos inmunológicos naturales.
Sin embargo, hay una buena noticia y es que las vacunas y las infecciones previas aún parecen ser efectivas para prevenir enfermedades graves. Las personas con inmunidad por la vacunación y episodios anteriores con el virus están mejor protegidas que aquellas que se han infectado solas.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar