Advierten por las pérdidas que ocasiona la baja calidad de la leche cruda

SUPLEMENTO RURAL 19 de mayo de 2022 Por Redacción
La Médica Veterinaria Mónica Beltramo, que asesora tambos de nuestra cuenca en calidad de leche, afirma que la mejor manera de entender por qué producir leche de calidad es tan importante, es analizando el resultado económico de no hacerlo, “la pérdida que reporta para la empresa”.
18 - SANIDAD

Sin pretensión de ser técnicos en un asunto delicado como lo es la calidad de leche, basta con decir que la materia prima en su estado natural recién salida de la ubre de la vaca, posee dos aspectos centrales que determinan su valor real: la composición de sólidos útiles (grasa y proteína) y la condición higiénico sanitaria (células somáticas y recuento de bacterias). Si bien no todas las empresas lácteas del país pagan a los productores en base a estos atributos de calidad, si es cierto que tienen distinta repercusión para el productor y las usinas lácteas.
La doctora Mónica Beltramo, que asesora técnicamente a varios tambos de la región, fe convocada recientemente por la provincia para comenzar con una capacitación sobre calidad de leche, que recorrerá la provincia -comenzaron en la Rural de Rafaela- con el objetivo de llegar a los técnicos y productores para entender la trascendencia de atender este problema.

EL CÁLCULO ECONÓMICO
Según registros confiables que provienen del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, la leche cruda producida en la provincia posee, en promedio, registros preocupantes en su calidad higiénico-sanitaria. Esto es alto recuento de células somáticas (RCS) y unidades formadoras de colonias (UFC). Los datos de marzo indican que por cada mililitro de leche se reportan 405.000 RCS y 105.000 UFC, cuando la calidad recomendada no debería superar las 200.000 RCS y las 50.000 UFC. Esta situación conlleva importantes pérdidas para el tambo (productivas y económicas) y una merma del aprovechamiento efectivo por parte de la industria láctea.
“Tomando un nivel promedio de 200.000 células somáticas en el cual no tenemos pérdidas de producción, o al menos no asumimos tenerlas, cada 100.000 CS que se eleva en nuestro recuento, perdemos un 2,3% de la producción total del tambo -dijo este sábado en ADN Rural, Mónica Beltramo-. Por eso lo que pienso es, sentémonos a ver nuestro promedio mensual de niveles de CS y cada 100.000 somáticas que aumentamos en la base de las 200.000 RCS empecemos a ver qué cantidad o qué porcentaje de producción estamos perdiendo”.
Asumiendo este cálculo, en la provincia se está perdiendo en un mes más del 5% de la producción total, esto es 1,3 millones de litros aproximadamente. Si se calcula el valor de esta pérdida al precio actual (SIGLEA), la cuenta da unos $56 millones de pesos que el sistema pierde todos los meses, más de $600 millones en el año. “Es plata que no se ve, es leche que no se produce o que se pierde y es dinero que la cadena deja de ganar”, razonó la asesora técnica.

LA CAUSA, LA MASTITIS
Considerando que la Mastitis es el problema central que explica la situación de pérdidas por CS, Mónica Beltramo afirmó: “generalmente todo tiene solución y obviamente que mastitis vamos a tener siempre, porque hay que convivir con ella en los tambos, pero lo primero que hay que hacer es un diagnóstico integral de cada establecimiento; ver en qué situación general estamos, midiendo el nivel de CS de tanque, realizar un muestreo del tipo de bacterias y analizar qué número de casos clínicos están activos en los animales”.
En este camino, la Dirección de Lechería y la Mesa de Productores de Leche de Santa Fe, junto con profesionales del ámbito académico se han comprometido a dictar charlas informativas gratuitas y abiertas, recorriendo la provincia para sembrar conciencia en el tratamiento de las enfermedades que afectan al rodeo lechero.
“Hay que aclarar que muchos productores saben muy bien de qué se trata la problemática y están haciendo bien las cosas, pero todos debemos asumir algo de responsabilidad para mejorar, tanto a nivel de tamberos como de operarios y técnicos, comprometernos con la solución del problema; nosotros los veterinarios somos los de mayor responsabilidad porque vamos a esos campos y lo vemos”, indicó Beltramo.
“Hoy el costo de un caso clínico de mastitis, contemplando todos los gastos de tratamiento, leche que se descarta y la leche que deja de producir, hasta que vuelva a alcanzar esos niveles, lleva un tiempo que lo hemos medido y estimado en 179 dólares/vaca de costo por caso clínico de mastitis”, ejemplificó Beltramo. “El costo económico y el riesgo de disminuir la vida productiva de esos animales, está en nuestras manos”.
Sobre la prevalencia aceptable de la mastitis en un rodeo comercial promedio, la doctora Beltramo explicó: “Dentro del rodeo deberíamos contar con un 2 o un 3% de incidencia mensual de mastitis, como dato de normalidad. Y a nivel de prevalencia eso estaría en un rango menor al 30% de animales que continúan infectados en el tiempo. Si no hay curación, lo mejor es el descarte, porque eso seguramente nos va a afectar también la parte reproductiva del manejo integral”, especificó.
En cuanto a niveles de UFC, la doctora explicó que, a diferencia del RCS, es mucho más sencillo de solucionar, porque “básicamente es limpieza en el tambo y el equipo de ordeñe”; “lo ideal como valor de excelencia es estar en menos de 10.000 UFC/ml, siendo un valor bueno a muy bueno contar con una leche de menos de 50.000 UFC”, afirmó la profesional.
Cabe aclarar que esta situación no comporta riesgos para el consumo humano, ya que la leche cruda se pasteuriza al llegar a la industria para su procesamiento, pero en términos de protocolos y certificaciones, es una alerta para los tambos y la lechería argentina en general, a fin de mejorar los ingresos totales de la cadena.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar