El mundo de los refranes

Sociales 15 de mayo de 2022 Por Redacción
“El que le lava la cabeza al burro, pierde el tiempo y el jabón”
EL MUNDO


POR PEPE MARQUÍNEZ

Y es verdad. No se le ocurra darle consejos a un necio, caerá en saco roto.
Cuando abordé el tema de los trabalenguas (La Opinión 27/03/2022) dije que junto a los refranes y adivinanzas eran anónimos, universales e inmemoriales.
Pero ¿qué es un refrán? Se lo define como “una sentencia de origen popular en la cual se expresa un pensamiento moral, un consejo, una enseñanza”. Además son ingeniosos, van encajando en el habla y la filosofía popular; cualquier refrán contiene una gran verdad.
En Argentina se dicen refranes, pero en el mundo hispanohablante llevan la delantera los españoles. Me decía mi padre, hijo de vascos y metafóricamente, que en su casa se hablaba con refranes, aunque se afirma que los que más los utilizan son los manchegos (Castilla La Mancha), la tierra del Quijote, región mediterránea ubicada al sur de la Comunidad de Madrid.
Volviendo a nuestro país hay que decir que tenemos incorporado refranes, a tal punto que insinuándole algunos usted seguramente los completará: a buen entendedor…, a mal tiempo…, cuando la limosna es grande…, cada loco…, el ojo del amo…, refranes que hemos recibido por la tradición oral de nuestros mayores.
Recorriendo Pamplona hace ya algunos años, precisamente en la Plaza del Castillo, en una librería me encontré con un ejemplar cuyo título es “Refranes” de Miguel Tirado Zarco – Perea Ediciones- Pedro Muñoz Ciudad Real. Esta recopilación y otras más, aseguran la transmisión de los mismos, ya que la oralidad puede sucumbir ante el olvido.
Los refranes abordan distintas temáticas; por ejemplo uno de los más recurrentes es el del matrimonio: “ir a la guerra y casar, no se debe aconsejar”, “el melón y el casamiento, es acierto” y además: “dos que duermen en el mismo colchón, se vuelven de la misma opinión” (Irrefutable).
Como no podía ser de otra manera, las suegras también caen en la volteada: “no te fíes de la niebla ni de promesas de suegras “, o también: “si quieres ser buena suegra y por tu nuera alabada, ten la bolsa siempre abierta y la boca bien cerrada”
Encontramos algunos jocosos: “el que paga descansa y el que cobra más”, o el que dice: “todo rengo le echa la culpa al piso” (refrán justificativo).
Otro en consonancia con “por más que la mona se vista de seda…”: es el siguiente “el que tonto fue a Madrid, tonto habrá de venir”.
Todos encierran enormes verdades: “Padre comerciante, hijo caballero, nieto pordiosero” o sea la primera generación hace la fortuna, la segunda la administra y la tercera la funde. ¿Le suena? Hablando de administrador ahí va uno: “Administrador que administra y enfermo que enjuaga, algo traga” (pruebas al canto). Otro: “Por hacer rico a mi yerno, por poco me fui al infierno” dedicado a los yernos con “ideas innovadoras”.
Referido a las sociedades decía mi abuela: “las medias ni en invierno” o “número impar y menor de tres”, otro relacionado a la ropa recién comprada y que se estrena de inmediato: “antes lo tienes, antes te lo pones”. También decía: “el llanto sobre el difunto” equivalente al “No dejes para mañana…”
En cuanto a las caballerías además del conocido “a caballo regalado… encontramos: “el que de joven no trota, de viejo galopa” (lo que no se hace en su momento…) o también “más vale trote que dure, y no galope que canse” es decir se debe priorizar la constancia.
Obsérvese que existen refranes contradictorios; me refiero a nuestros conocidos “al que madruga Dios lo ayuda” y “no por mucho madrugar, se amanece más temprano”. Como se explica esta dicotomía? Lo dejo a usted lector que escoja, aunque si le gusta “la catrera” ya sabe…
Dada la universalidad de los refranes, no podían faltar los italianos: “e inutile piangare sul latte versatto” (Es inútil llorar sobre la leche derramada) y también “l’ ospite e’ come il pesce: dopo tre giorni puzza” (El huésped es como el pescado, después de tres días da olor) “anche” los piamonteses: “Temp, vent, funne e fortüne a giro cume a fa la lüna” (El tiempo, el viento, las mujeres y la fortuna varían como la luna) y “ pistot ca avanza ca crepa la pansa” (antes que sobre, que reviente la panza)
También los gallegos tienen sus refranes: “gavotas na terra mariñeiros a merda”. Es decir cuando la gaviota esta en tierra es signo de que la pesca no va a ser buena y en consecuencia los barcos no saldrán, por lo que los marineros se verán perjudicados.
Galicia es una región ubicada al noroeste del territorio español y es una zona netamente pesquera sobre todo las provincias marítimas de La Coruña y Pontevedra. Allí confluyen dos grandes masas de agua: el Atlántico y el Cantábrico.
Me voy, no sin antes dejarles tres más: uno del Martin Fierro “Vaca que cambia de querencia se atrasa en la parición”, otro del tango “las largas ausencias causan olvido” y por último uno del lunfardo: “Nadie quiere el estandarte, si es “lunga” la procesión”. Chau.



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar