El malestar del planeta

Editorial 11 de mayo de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
Por más que se acumulen los llamados a la acción para modificar conductas que atentan contra el bienestar del planeta Tierra y de esa manera generar una cultura sostenible para preservar el medio ambiente, aún provocamos mucho daño al único lugar que tenemos para vivir. Los expertos advierten sobre la necesidad de reducir el calentamiento global, pero los gobiernos, las instituciones de la gobernanza mundial y las corporaciones no hacen demasiado caso a los pedidos de socorro. Quizás tampoco nosotros en nuestros entornos hacemos lo necesario para contribuir a la causa de salvar a nuestra casa común, tal como la bautizó el papa argentino Francisco en una de sus primeras encíclicas. 
De acuerdo a la última actualización climática emitida el lunes por la Organización Meteorológica Mundial (OMM), en los próximos cinco años existe una probabilidad del 50% de que la Tierra alcance temporalmente la marca de temperatura que supere los 1,5 grados, el límite inferior del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. Las probabilidades de que el calentamiento global superara esa marca eran casi nulas en 2015, pero desde entonces no han dejado de subir gracias a la acción del hombre y su constante emisión de gases de efecto invernadero. Para los años entre 2017 y 2021, se sostenía un 10 % de probabilidad de superación. Y esa probabilidad ya ha aumentado a casi el 50% para el período 2022-2026.
Este umbral de 1,5 °C no es una cifra aleatoria, sino que indica el punto en el que los efectos del clima serán cada vez más perjudiciales no solo para las personas, sino para todo el planeta, explicó el secretario general de la OMM, profesor Petteri Taalas. Según indicó el informe producido por la Met Office del Reino Unido, líder de la OMM, la perspectiva general de los próximos cinco años hay un 93% de probabilidades de que el mundo establezca un récord para el año más caluroso para finales de 2026. 
El cambio climático no solo modificará la intensidad de los fenómenos metereológicos sino que quizás conviertan tierras productivas en materia de alimentos en desiertos. Y entonces el empeoramiento de las condiciones de habitabilidad del planeta impactará en la producción agrícola. 
El estudio muestra, con un alto nivel de habilidad científica, que nos estamos acercando considerablemente a alcanzar temporalmente el objetivo más bajo del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. La cifra de 1,5 °C no es una estadística aleatoria. Es más bien un indicador del punto en el que los impactos climáticos serán cada vez más dañinos para las personas y, de hecho, para todo el planeta, dijo el Secretario General de la OMM, Prof. Petteri Taalas.
El mandatario también resaltó que mientras sigamos emitiendo gases de efecto invernadero las temperaturas no se detendrán. Nuestros océanos continuarán calentándose y volviéndose más ácidos, el hielo marino y los glaciares continuarán derritiéndose, el nivel del mar seguirá aumentando y nuestro clima se volverá más extremo. El calentamiento del Ártico es desproporcionadamente alto y lo que sucede en el Ártico nos afecta a todos, alertó.
En tanto, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) dice que los riesgos relacionados con el clima para los sistemas naturales y humanos son mayores para un calentamiento global de 1,5 °C que en la actualidad, pero menores que a 2 °C.
En 2021, la temperatura media global fue de 1,1 °C por encima de la línea de base preindustrial, según el informe provisional de la OMM sobre el Estado del Clima Global, cuya versión definitiva se publicará el 18 de mayo.
Todavía existe una pequeña posibilidad de evitar 1,5 C de calentamiento, pero solo puede suceder si se sigue un escenario de emisiones muy bajas, en el que las de dióxido de carbono se reduzcan a cero en 30 años, y el sistema climático trabaje a favor. Pero la realidad indica que no queda mayor margen. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar