Tomás Mondino logró dos doradas en los Juegos Suramericanos de Rosario

Deportes 11 de mayo de 2022 Por Redacción
29-TRES
FOTO DIEGO CAMUSSO DE REGRESO. Tomás Mondino, flanqueado por Luis Castellano y Ceferino Mondino.

Por una simple y elemental de prudencia, nadie puede gastar a cuenta, aunque sus ilusiones puedan estar fuertemente avaladas por los halagos recogidos en eventos de similares características.
Tomás Mondino, el juvenil atleta rafaelino, a los 16 años, ya había paladeado en reiteradas oportunidades las mieles de la victoria en torneos internacionales formando parte de las delegaciones de la Argentina.
Con esos antecedentes, viajó a Rosario para competir en los recientes Juegos Suramericanos de la Juventud. Y es lógico que, por su enorme potencial, al velocista de esta ciudad le hayan colgado el rótulo de favorito.
Tomás no se inmutó y aceptó el convite, porque él también estaba convencido que podría alcanzar los objetivos que se propuso en un certamen de singular jerarquía y ante los rivales más calificados.
En la prueba "reina" del atletismo, donde la explosión de correr 100 metros en poco más de 10 segundos en esa categoría no admite errores, comenzó a disfrutar de un fin de semana excepcional.
Esta vez, no solo en su país, sino además en su provincia. Ni las presiones ni tampoco las obligaciones se dibujaron en la previa en el horizonte del campeón, que fue superando cada una de las instancias con autoridad.
La definición lo vio festejando en una distancia de tremenda exigencia, para colgarse su primera medalla dorada. Fue el inicio de una obra que tendría, más adelante, un segundo acto, también con un final soñado, como el primero.
Tomás volvió a prevalecer en los 200 metros, para seguir cosechando medallas y prolongando su reinado. Es un coleccionista de preseas. Cabe alguna duda?
Ayer, el bicampeón, acompañado por su padre y entrenador, Ceferino, de quien Tomás heredó sus genes, compareció ante el periodismo, en un momento de inmensa felicidad, que también compartió el intendente Luis Castellano.
Repasó sus flamantes conquistas y le otorgó a estas nuevas medallas del metal más preciado la importancia que se merecen, pero también, en su balance, le dedicó algunos conceptos a sus futuros objetivos, que le permitirán seguir creciendo en una actividad que ya lo tiene como referente.
Sus compromisos, lo obligarán a viajar una vez más, como tantas, al exterior. Este mismo viernes cruzará el Atlántico para aterrizar en Francia y competir en los Juegos Mundiales Intercolegiales, en el marco de una agenda bien cargada y con renovados desafíos.
Después se vendrán los Panamericanos en junio y el Mundial en agosto, para que Tomás pueda dar nuevos pasos en un camino que le planteará compromisos de máximo nivel.
Es consciente que nada resultará sencillo, pero tiene la certeza que el trabajo, la dedicación y el empeño son claves para alcanzar nuevas metas. También sabe que cada vez le costará más bajar algunas milésimas, pero el atleta y todo su entorno saben que vale la pena intentarlo.
Los resultados hablan por sí mismo y son tan infalibles como las matemáticas, esa ciencia a la que se sigue aferrando con números cada vez más demandantes en una campaña que tiene muchísimo terreno por recorrer, y que está decidido a transitar con su andar vertiginoso, pero con la firmeza del primer día. VHF.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar