Triple crimen de Rosario: "No eran narcos, eran inocentes"

Policiales 10 de mayo de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
Karina Reinoso es la mamá de Gabriela Aymará Altamirano y abuela de Ámbar Auriazul Morera, dos de las víctimas del triple crimen ocurrido el viernes a la noche en barrio Tablada de la ciudad de Rosario. La tercera víctima, Tomás Rodrigo Morena, era su yerno.
Este lunes, Karina lanzó un desgarrador pedido de justicia para que las autoridades den con los autores de la masacre, pero también limpiar el nombre de sus familiares.
“Mi hija y su pareja no eran narcos. Eran personas de bien. Esto no fue un ajuste de cuentas. Si la justicia terrenal no llega, le pido a Dios que la haga. Los asesinos no tuvieron piedad y ahora dejaron a una nena de tres años sin familia”, dijo Karina sin poder contener el llanto. El dolor intenso que viene sufriendo desde el viernes no le impidió a la mujer brindar un testimonio contundente.
En declaraciones al programa “Todos en La Ocho” publicadas por La Capital de Rosario, Reinoso expresó: “Estamos muy conmocionados. No entendemos qué sucedió. Quiero limpiar el nombre de mi hija y de mi yerno porque eran gente de trabajo. El muchacho laburaba en un taller de chapería y pintura”.
Karina recordó el contexto en el que ocurrió el homicidio: “Mi hija y su pareja estaban desesperados, porque necesitaban dinero. Nosotros los ayudábamos con lo que teníamos. Esa noche, ellos fueron a la casa de mi mamá en calle Garibaldi a buscar un bolsón de mercadería y una plata que le habíamos dejado. Yo les había dicho que no fueran porque era tarde y pasaran al otro día. Y fueron igual. Según contaron los vecinos, unos tipos venían corriendo a otra pareja. El auto dobló por Ameghino y agarró por Necochea y cuando agarraron por Garibaldi, mi hija, su pareja y los chicos estaban bajando del auto y se metieron en el pasillo. Entonces uno de los cuatro ocupantes del auto se bajó y empezaron a dispararles”.
La mujer reiteró su intención de limpiar el nombre de las víctimas. “Mi hija no era narco, no tenía problemas con nadie. Los dos eran personas que no se metían con nadie. Todo el mundo los quería. Los vecinos quedaron conmocionados. Fue algo terrible. Lo único que pido es justicia y que esto se aclare. Que paguen los que tienen que pagar", cerró.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar