Contradicciones argentinas

Editorial 10 de mayo de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
Cada época tiene sus problemas. No hay un mundo armónico que logre la paz en forma estable. Siempre hay un estallido, injusticias, dramas humanitarios y ahora también catástrofes ambientales. En la Argentina parece imposible bajar la temperatura de las dificultades, quizás porque nadie se pone de acuerdo en los espacios de gobierno, ni siquiera en cuestiones básicas. Todo está tamizado por la grieta que impide las coincidencias y de la misma manera alienta las diferencias. 
Con una lupa, la consultora cordobesa Zuban procura, cuando promedia este 2022 en un contexto de ebullición política y social de gran intensidad, estudiar el estado de la opinión pública respecto de los discursos polarizantes y de alto contenido ideológico. El objetivo fue detectar los deseos y percepciones con respecto a un eventual cambio o continuidad en el gobierno nacional en 2023. Asegura que el clima electoral parece haberse adelantado y casi un año y medio antes, se habla de candidaturas, posibles alianzas y de un evidente derrumbe del bi coalicionismo, que dominó la política argentina desde el 2015.
La observación permite advertir que el gobierno nacional rompe nuevamente su récord de negatividad llegando a un 68% de desaprobación de gestión. El dato se complementa con la sensación de que el país va en la dirección incorrecta, que ya llega a un alarmante 72%. La negatividad, sobre todo del oficialismo, nunca fue tan alta y debería significar una alerta sobre la afectación a la capacidad de generar gobernabilidad.
En su análisis, cita al lingüista George Lakoff, que en sus estudios sobre el funcionamiento de los frames ideológicos o marcos de interpretación de la política en la mente de las personas, sostiene que muchas veces la mente política puede albergar y creer en ideas contradictorias sin que eso implique poner en crisis la identidad de los sujetos. Un poco de eso fue lo que la consultora cordobesa descubrió en su estudio. Al respecto, un mayoritario 70% cree que el próximo gobierno debería ajustar el gasto público, mientras que un 60% cree que se debería aumentar la inversión en obra pública y un 89% afirma que debería aumentar también el gasto en educación.
Sin embargo, los argentinos parecen creer, en general, que el país debería encaminarse hacia un proceso de ajuste fiscal, pero al tener que elegir sobre el gasto en áreas específicas ese consenso parece hacerse minoritario y la mayoría, esto es 63%, considera que el gasto en planes sociales parece ser el único en el que hay que aplicar ajustes. Por otro lado, con respecto a las últimas discusiones sobre dolarización, solo un 25% lo considera como el camino correcto y un 66% afirma en cambio que el país debería fortalecer su moneda nacional. Es muy significativa la predilección por este sistema del rango etario de entre 16 y 30 años, si se tiene en cuenta que es el rango que más intención de voto a los espacios libertarios manifiesta.
En el documento, Zuban considera que probablemente la opinión pública nunca haya tenido un debate ideológico tan transversal y en este estado de alerta. La política debería prestar más atención a esta cuestión y a cómo sus ideas se hacen presentes en las mayorías sociales. Los grandes consensos sobre el funcionamiento del Estado y la economía parecen estar en disputa y tal vez sean un gran motivador del voto el año que viene. Y en este marco se inscriben las contradicciones argentinas, de querer un ajuste en el gasto público pero a la vez mayor inversión en obra pública, ciencia y educación. 
El escenario de tercios, impuesto en la provincia de Santa Fe desde hace una década, ahora se traslada a la coyuntura nacional. Es que el liberalismo dejó de ser una curiosidad en el escenario político y es hoy una opción competitiva y que pisa fuerte, en desmedro de los candidatos de Juntos por el Cambio, que desde marzo pierde posiciones. A río revuelto, ganancia de pescadores. 



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar