Deficitarias y opacas

Editorial 08 de mayo de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
Así podrían definirse a las empresas dependientes del Estado nacional en la Argentina. Ineficiencia en la gestión, falta de transparencia, designación de amigos en cargos ejecutivos que no están profesionalmente capacitados para cumplir las tareas que se le asignan, ampliación de las estructuras administrativas para contener a la militancia y muchos otros desórdenes explican el millonario déficits de las compañías públicas que deben ser auxiliadas, en forma permanente, con el dinero de los contribuyentes. 
De acuerdo a los datos de la Oficina Nacional del Presupuesto, que funciona en la órbita del Ministerio de Economía, las 33 empresas que maneja el Estado argentino registraron un saldo operativo negativo, o pérdidas operativas, por 357.931 millones de pesos durante el 2021. Al tipo de cambio oficial promedio del año pasado de $ 95 por dólar, el quebranto resultó de 3.767 millones de dólares, cifra equivalente a cerca de 0,7 puntos del PBI según consigna el periodista Gustavo Bazzan en un artículo publicado por diario Clarín. Para cubrir esa diferencia entre los ingresos corrientes y los gastos corrientes, las empresas recibieron asistencias del Tesoro Nacional, que el año pasado alcanzaron a $ 393.535 millones, es decir US$ 4.142 millones, consigna la nota. 
Desde el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) elaboraron el 
Índice de Transparencia de Empresas de Propiedad Estatal, edición 2021, con un diagnóstico poco alentador y un conjunto de consideraciones para mejorar la gestión de esas organizaciones. Como información de contexto, afirma que el sector público empresario a nivel nacional está integrado por 34 empresas y grupos de empresas de propiedad estatal (EPE), dentro de sectores económicos diversos y de formas jurídicas diferentes. En 2020, estas empresas generaron $479.410 millones y recibieron transferencias del Estado por $295.632 millones, lo que representa un 1,74% y un 1,08% del PBI, respectivamente. 
Dado su nivel de participación alto en sectores clave para el desarrollo económico y social, una buena gobernanza de las EPE resulta fundamental, subraya el documento. Una condición necesaria para promoverla es fortalecer sus mecanismos de rendición de cuentas, ya que permiten mejorar el control democrático, la integridad, el desempeño y la legitimidad. Entre estos mecanismos, las prácticas de transparencia y el reporte público de información tienen un rol central, plantea el CIPPEC.
La organización señala que mediante su estudio se pudo observar que el nivel general de desempeño en transparencia activa es bajo. El promedio de estas empresas públicas es de 42,5 puntos sobre 100. Por tanto, dado que el índice se basa en el marco normativo vigente, el sector de las EPE tiene aún un largo camino por recorrer para alcanzar estándares aceptables de cumplimiento de sus obligaciones en materia de transparencia y divulgación.   
Retomando el artículo de Clarín, efectúa un ránking de las cinco empresas que mayor déficit operativo tienen en dólares. El primer lugar es para IEASA, que se encarga de la importación de la compra y provisión de gas, la producción y comercialización de electricidad y de las obras de infraestructura del sector energético. El año pasado IEASA tuvo un resultado operativo negativo de 100.438 millones de pesos, equivalentes a (US$ 1.057 millones). El segundo puesto le corresponde a Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado (SOFSE), que perdió US$ 947 millones por manejar el transporte ferroviario. Luego siguen Aerolíneas Argentinas con un rojo de US$ 835 millones; Aguas Argentinas con un déficit de US$ 341 millones y Correo Argentino con un saldo negativo de US$ 230 millones.
El déficit operativo del conjunto de empresas públicas había sido de 3.000 millones de dólares en 2017, se redujo a 1.600 millones de dólares en 2019 pero ahora nuevamente creció hasta superar los 4.000 millones. Nadie pide que ganen dinero, pero que su gestión sea profesional, transparente y eficiente. Y no sean un coto de caza de políticos a los que no les interesa el bien común sino solo sus intereses personales.  

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar