La construcción de memoria en las escrituras del yo

Información General 07 de mayo de 2022 Por Redacción
Autobiografías, cartas y diarios íntimos integran un conjunto de obras a las que se denomina “escrituras del yo”. Un trabajo de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC analiza cómo se construye la memoria y el olvido.
16- LA ESCRITURA DEL YO
FOTO UNCIENCIA LA ESCRITURA DEL YO. Autores que eligieron este formato para contar, denunciar, decir o visibilizar.

Eliana Piemonte - El auge de las “escrituras de yo” ocurrió en la última mitad del siglo XX, pasados los ’70, cuando se dio un giro lingüístico y una focalización en la persona.
“Surge una idea vanguardista de la persona y simultáneamente inicia el desarrollo tecnológico que trajo los medios de exposición. Las personas comenzaron a darse cuenta de que podían decir, que tenían un público que las miraba y las escuchaba. Eso marca un punto de inflexión en las ‘escrituras del yo’, porque aparece ese relato de la cotidianeidad y la no importancia del nombre ilustre”, explica Ariel Ingas, investigador de la Escuela de Letras de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC.
De acuerdo al especialista, en la actualidad los que más se leen en Argentina son autoras y autores que eligieron este formato para contar, denunciar, decir o visibilizar. Subraya, en esa línea, que se trata de un género “vivo, vigente” y entre las obras locales inscriptas en este género, destaca Las malas (Camila Sosa Villada), Los llanos (Federico Falco) e Inundación (Eugenia Almeida).
“Lo apasionante de las ‘escrituras del yo’ es que la concepción misma del ‘yo’ –como elemento nodal de la escritura y del análisis– va mutando, entonces la constelación, el universo alrededor de ese elemento también va mutando en miradas, en focalizaciones, en intenciones”, sintetiza el investigador.
La memoria como fuente
La memoria es la fuente de la cual prácticamente la totalidad de quienes escriben autobiografías extraen los hechos sobre los que construirán sus ficciones. Sin embargo, no es un mecanismo que actúe de manera similar en cada caso.
“Cada cual tiene su manera característica de usar esa fuente y de abordar los recuerdos almacenados en ella. Así, los procesos del recuerdo –traer al presente eso que se supone ocurrió en el pasado–, adquiere características propias en cada artista, y eso termina por definir los textos que producen”, explica el autor del estudio.
Para su investigación, Ingas seleccionó los textos de Sylvia Molloy y Héctor Bianciotti. Respecto a los motivos por los cuales eligió sus obras, Inga puntualiza: “Bianciotti siempre me pareció un autor de autoficción de una exquisitez extrema. Su obra numerosa me permitía ahondar en varios aspectos de su vida, porque mayormente ha escrito sobre él, sobre su yo”.
Acerca de Molloy, apunta: “La conocí primero como literaria y, por medio de sus ensayos sobre Borges, llegué a sus autoficciones y me enamoré de su mirada, de su forma de hacer convivir el discurso ensayístico con la autoficción. Es un planteo de postura sobre qué es el lenguaje academicista, qué es el lenguaje ficcional”.
La elección de los hechos a recordar
En su trabajo, Ingas examinó teóricamente el empleo de la categoría “autobiografema”, una noción definida por la escritora Sylvia Molloy. Alude a unidades recurrentes que podrían transmitir, de manera suficientemente estable, un significado que da continuidad al discurso autobiográfico. Son los hechos que conforman un relato de vida.
Estas categorías han sido estudiadas en tanto unidades de sentido que, a modo de cuentas engarzadas, conforman la totalidad de los textos analizados.
En el caso de Molloy y Bianciotti, los autobiografemas son: la infancia, el primer viaje, personajes recurrentes del núcleo familiar, el exilio, el regreso y la escritura.
Según Ingas, los hechos que conforman el relato de vida son configurados de tal modo de convocar el sentido que la tradición cultural o el imaginario social les ha conferido.
“Las narraciones de vida, por lo tanto, cuentan lo que una cultura articula previamente como relato. Es decir, la autora o autor de la autoficción obedece a un inconsciente mandato cultural y social que la o lo excede por medio de la selección de los autobiografemas o episodios que decide incluir en su narración. A esa decisión voluntaria, aparentemente consciente, sobre lo que se ha decidido incluir o no como serie de sucesos para narrar su historia, se suma ahora la noción de que esas decisiones han sido, de alguna manera, ya tomadas social y culturalmente”, explica Ingas.
La memoria colectiva
En la obra de Sylvia Molloy, el trabajo de Ingas detectó una continua exploración de los mecanismos por los cuales se puede recordar u olvidar. “En sus textos, uno de los aspectos de la memoria es que el recordar es una actividad individual, pero también colectiva”, explica Ingas.
En ese sentido, el investigador destaca “El común olvido”, un texto donde la escritora absorbe las voces de otras y otros sin distancia (es decir, sin comillas, u otro tipo de marca tipográfica), para integrarlas a la construcción de esa primera persona y al proceso de hacer memoria.
“Hablamos de una memoria colectiva en el sentido de varias personas intentando construir un acontecimiento que, justamente por la diversidad de miradas que lo abordan, resultará en la producción de un acontecimiento multidimensional”, cuenta Ingas.
Otro elemento que el investigador de la Facultad de Filosofía y Humanidades identificó en la obra de Molloy es la idea de que aquello que escapa a la memoria (lo que no se recuerda) también puede ser común, producto de la construcción entre varias personas.
A diferencia de la noción del recuerdo como un rayo que cae y muestra una escena tal como ocurrió, la memoria está planteada en la novela como actividad, como un trabajo a realizar; la mejor forma de describirlo es el “hacer memoria” de sus personajes.
Ingas explica: “Los recuerdos que no se tienen pueden ser inventados o reinventados. La propuesta de Molloy parece ser no perder la batalla frente al mecanismo de recordar, no permanecer vulnerable a sus designios, sino convertirse en personas activas al mando de la memoria”.
La memoria individual
En la autoficción de Bianciotti, en tanto, la memoria cobra otros sentidos. Es un ejercicio del intelecto que en ocasiones muestra una escena completa, con detalles que sorprenden incluso a quien recuerda y, otras veces, ofrece situaciones inconclusas que deberán ser completadas, a la manera de un rompecabezas.
“En este caso, las transformaciones que el paso del tiempo trae aparejadas se tornan en una oportunidad para que la persona que narra, al traer el recuerdo al presente, mejore la escena, la adorne, la complete con elementos importantes hoy en su vida”, cuenta Ingas.
En Bianciotti, el investigador también logra identificar la necesidad de hacer justicia por medio de la intervención de lo que se recuerda. Es una actividad mnémica que viene a reivindicar lo que no se hizo o no se dijo y que, al recordar, organiza escenas y protagonistas con el objeto de ajusticiar lo que se ha percibido como asimétrico, como injusto.
“En línea con la propuesta de Molloy de que la memoria procede de manera arbitraria, en la obra de Bianciotti encontramos instancias en las que se reafirma esa noción. Tanto la escritora como el escritor transmiten la idea de indefensión y vulnerabilidad ante las arbitrariedades de la memoria”, señala Ingas.
De recuerdos y de olvidos
“En primer lugar, Molloy y Bianciotti cuestionan la capacidad de recordar. Desde sus miradas, la memoria es producto de un recordar un tiempo en el que se agregan, a ese recuerdo original, construcciones que terminan por erigir una escena que bien puede ser opuesta en sentido y forma a la evocación primera”, dice Ingas.
Las dudas sobre quién recuerda y si lo que se recuerda realmente será una versión allegada al acontecimiento rememorado están presentes también en ambas obras.
“Sin embargo, en Bianciotti se encuentra una manera de presentar la ausencia de memoria como un rasgo particular del escritor: el olvido en tanto mecanismo necesario para seguir adelante, el cercenamiento de aquello que, si se recuerda, puede dejarnos estancados o no permitirnos el movimiento para seguir”.
“Mientras los personajes de Molloy olvidan a pesar de ellos, los de Bianciotti olvidan para sobrevivir y seguir”, concluye Ingas y cierra: “Todos estos trabajos muestran, en definitiva, que la memoria es anárquica, es elusiva, es engañosa”. UNCIENCIA

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar