Sensaciones y sentimientos

Sociales 03 de mayo de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
SENSACIONES

IT’S IMPOSSIBLE NO SER NOVIOS

POR HUGO BORGNA

Hay una institución tan importante como grata que supera la diferencia de idiomas. De estado civil novios, todos -antes de firmar el libro para toda la vida- conocieron esta miel tanto o más trascendente que la interminable luna.
La música, ámbito ideal para las sensaciones, bañó de inspiración a Armando Manzanero y él le cantó a la felicidad, interrumpiendo la idea prefijada de que el bolero está a la medida para el sufrimiento, el desamor y la soledad.
(“Somos novios, pues los dos sentimos mutuo amor profundo. Y con eso ya ganamos lo más grande de este mundo; nos amamos, nos besamos como novios y hasta a veces, sin motivo y sin razón nos enojamos. Somos novios, mantenemos un cariño limpio y puro. Como todos, procuramos el momento más oscuro para hablarnos, para darnos el más dulce de los besos, recordar de qué color son los cerezos. Sin hacer más comentarios, somos novios”)
Hasta aquí, el dulce idilio de canto y entrega mutua, sin terceros que perturben la calma, estaba intacto. Decir “somos novios”, implicaba vivir en el summum de la felicidad.
Hasta que, envidioso, llegó un tercero en discordia que, para hacerlo completo, integró a otros.
Es conocida la práctica de cambiarle el contenido a la letra original de un tema que empieza a ser famoso, y registrar como propia esa nueva letra en otro idioma.
Armando Manzanero escribió “Somos novios” en 1960 y la grabó en 1968. Hasta aquí la pareja derramaba felicidad por todos los poros. Pero llegó a escena en Estados Unidos alguien llamado Sid Wayne. Más que una traducción, hizo una adaptación al inglés y la llamó “It’s imposible”.
(“Es imposible decirle al sol que salga del cielo, es simplemente imposible / Es imposible pedirle a un bebé que no llore, es simplemente imposible / ¿Puedo abrazarte más cerca de mí y no sentir que vas a través de mí? / ¿Pero el segundo en que nunca pienso en ti? / Oh, es imposible! / ¿Puede el océano evitar precipitarse a la orilla? Es imposible / Si lo hubiera hecho, ¿podría pedir más? Es imposible / ¿Y que mañana me preguntes por el mundo? / De alguna manera lo conseguiría, vendería mi alma / sin arrepentirme de vivir sin tu amor es simplemente imposible” / Es simplemente imposible, oh imposible, imposible”)
Desde 1970 y a partir del cantante Perry Como, famosos del canto hicieron su versión (ahora “It’s impossible”) con su misma música y nuevas palabras, y la hicieron un éxito internacional.
Aunque no se pusieron de acuerdo, las vecinas doñas Amable Legalidad y Prudente Etica, miraron sorprendidas como un visitante se agregaba a los beneficiarios de los derechos de autor. Ahora en algunas versiones figuran “Its impossible” (Es imposible) y como autores Manzanero y Wayne.
Queda un sabor agridulce. Como “It’s imposible” fue cantada por Elvis Presley, Andy Williams, Vikki Carr, Shirley Bassey, Mina, y Andrea Bocelli con Christina Aguilera. Y recorrió el mundo.
La transmisión del sentimiento en las canciones se logra por caminos distintos en Estados Unidos y en el resto del continente (nosotros). Mientras que aquí (latinos de alma) lo expresamos con total transparencia, en los Estados Unidos precisan contar una historia o hacer integraciones con la naturaleza. El drama y sentimiento allí surgido es lo que se percibe y por eso la razón de ser de las letras de distinta concepción de “Somos novios” y de “It’s impossible”.
Hasta aquí hemos dejado palabras para demostrar que comprendemos en su totalidad la cuestión de la llegada al público del mensaje de las canciones.
Pero seguimos convencidos de que éticamente hubiera correspondido que quien debería figurar como autor –y por eso percibir los derechos- sea solamente Armando Manzanero.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar