Seguridad: acuciante situación en Rosario

Policiales 02 de mayo de 2022 Por Redacción
Policias TOE

La mayoría de las encuestas casi no muestran diferencias, salvo en los márgenes. El pesimismo, el desánimo y la resignación vienen dominando en forma creciente el humor social en la Argentina.

La incapacidad del Gobierno actual, pero también del anterior y del anterior del anterior, para proveer bienestar, tranquilidad y perspectivas de futuro, es el terreno fértil en el que florecen expresiones antisistema por derecha y por izquierda.

UNA ENCUESTA

El último sondeo de la consultora Escenarios, a nivel nacional ofrece evidencias que validan tal escenario de manera inquietante, y mucho más cuando se posa la mirada sobre Rosario, tal vez el territorio más degradado de las últimas décadas, en muchos aspectos.

La acuciante situación por la que atraviesa la tercera ciudad del país, con el enseñoreo del narcodelito y su impacto en casi todos los órdenes de la vida pública y privada, asoma como una señal de alerta antes que como un caso excepcional, exótico y acotado en la geografía política nacional, como suele considerárselo.

CIFRAS Y CASOS

Un recuento de cifras y casos, que suelen presentarse aislados, ayuda a dimensionar la gravedad de la situación. 

Por ejemplo, vale resaltar que la actual tasa de homicidios santafesina, que triplica la media nacional, muestra un aumento de casi el 50% en dos años e implica un retroceso que la retrotrae a índices pico registrados en 2013, según los datos públicos, validados por la Justicia en lo criminal santafesina.

La mudanza a barrios privados, la contratación de custodias privadas y el uso de autos blindados por parte de comerciantes, empresarios o ejecutivos de empresas empiezan a ser cada vez más frecuentes, como señala Germán de los Santos, corresponsal de La Nación, con quien coinciden políticos locales y expertos en seguridad.

CUESTION DE MONTOS

Ellos escuchan con frecuencia creciente los testimonios de convecinos, atacados o amenazados por no avenirse a pagar por protección a delincuentes que estarían vinculados a las bandas dedicadas al narco delito, en sus distintas variantes. Los montos que exigen los extorsionadores pueden llegar y aun superar los 50.000 dólares, según testimonios de las víctimas.

El atentado a balazos ocurrido el martes pasado contra una concesionaria de automóviles importados no es una excepción, sino una tendencia que tiende a convertirse en patrón. En lo que va del año ya hubo más de media docena de casos, y en febrero pasado el propietario de otra concesionaria recibió dos ataques en apenas 48 horas, por lo que decidió cerrar su local.

Pero no es el único rubro que sufre estas agresiones por no pagar a los extorsionadores, desde carnicerías y supermercados hasta domicilios particulares. 

NO SE LOGRA PONER COTO

Mientras, las fuerzas de seguridad provinciales y, menos aún, los reducidos agentes federales asignados al distrito, que mayoritariamente controlan el tránsito en el centro urbano, no logran ponerles coto. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar