Destino San Javier hizo vibrar al público rafaelino

Información General 02 de mayo de 2022 Por Redacción
El viernes por la noche, Destino San Javier presentó su show en el Cine Belgrano e hizo vibrar al público rafaelino. LA OPINIÓN tuvo la oportunidad de estar allí y retratar el evento multitudinario.
16- SALA LLENA

FIORELLA MARTINA

La noche del viernes fue mágica. Destino San Javier deslumbró al público rafaelino que se mostró, desde el inicio, dispuesto a cantar junto a ellos y a disfrutar de la música. Desde la vereda podía apreciarse que la sala del Cine Belgrano iba a estar repleta. La gente se agolpaba en la entrada; grupos de amigas, parejas, jóvenes, niños que ansiaban verlos y discutían las posibles canciones que se iban a escuchar o quién iba a aplaudir más. Es que Destino San Javier permite que la imaginación haga lo suyo, que se expanda para que la sorpresa sea aún mayor.
El nuevo álbum "Amanece" estuvo en manos de quienes deseaban adquirirlo, ya que cerca de la boletería había una mesa con varios discos a la venta. En la sala, la gente se ubicaba en sus respectivos asientos y esperaba que Franco Favini, Bruno y Paolo Ragone salgan a escena. Apenas se apagaron las luces y se abrió el telón, comenzaron los gritos y los aplausos. De este modo, el show dio inicio con uno de los cuatro músicos presentes tocando el violín, anticipando lo que sería una gran noche. Luego se sumaron una guitarra, la batería y así apareció el trío sobre el escenario.
Sus fanáticas hacían lo posible para llamar la atención; luces, pañuelos que agitaban en el aire, carteles que alzaban y mostraban con orgullo. Ellos, sorprendidos y entre risas, agradecieron el gesto cálido de recibimiento.
Su pisada fuerte obnubiló a todos. Su sintonía transmitía aires de amistad, de complicidad. Por momentos, la emoción los invadía al hablar de sus padres, el gran Trío San Javier que ellos se encargan de mantener exitosamente vigente. Sus canciones viven en el recuerdo de todos y ellos prestan su voz para que ese recuerdo sea aún más vívido. “15 primaveras”, “La Oma”, “No sé decir adiós”, entre otros temas que marcaron una época, que continúan en la memoria de sus más fieles oyentes.
Sin embargo, lograron marcar con paso lento pero firme su propio camino. Dejan sus propias huellas a partir del talento y la pasión que los caracteriza, llevándolo a grandes lugares como los Premios Carlos Gardel o el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar. En ambos eventos fueron premiados y aplaudidos. Gracias a esas valoraciones y al esfuerzo cotidiano, su trabajo se renueva y se impulsa dando lugar al nuevo disco que presentaron aquí en Rafaela.
Los nuevos temas también cautivaron al público; comenzaron con una balada, “Miénteme”, un género en el que aún no habían incursionado pero que les queda muy bien. Luego sonó “Justo Ahora”, “Aunque ya no vuelva a verte” y “Que sea conmigo”. Uno de los grandes momentos de la noche fue la participación de Patricia Ratti. La cantante rafaelina que desde pequeña incursionó en el mundo de la música, ocupó el lugar de Angela Leiva en la bachata "Bailando Contigo". Amiga del trío, el recibimiento fue muy cálido; con nostalgia, recordaron viejas épocas en donde concurrían a las peñas acompañando a sus padres. Generosamente le cedieron un lugar en el escenario para que cante junto a ellos.
La complicidad en la interacción con el público, con la simpatía que hacía reír a todos, hizo que el show sea dinámico. Se movían con holgura sobre el escenario, como si fuera realmente su hogar, su lugar. El motivo es claro; crecieron rodeados de música, empapados de un panorama artístico amplio que ahora utilizan como propio, apoyándose en la experiencia y el aprendizaje constante.
Como ya había adelantado Franco Favini en la entrevista exclusiva que tuvo con este medio, el grupo estaba ansioso de venir a Rafaela. Además, comentó su agrado particular por la ciudad a la que llamó “hogar” y eso se sintió en el show. Se los notaba felices, contentos por la oportunidad. Remarcaron el pesar de estos dos últimos años de encierro por la pandemia de Covid-19, el hecho de sentirse estancados, sin fuerzas para seguir adelante con su carrera musical. La realidad fue dura para todos y cabe destacar que los artistas fueron los últimos en ser contemplados dentro de las actividades permitidas. Por este motivo, alzaron su voz en muestra de agradecimiento por la gran concurrencia del público, brindando un mensaje positivo a quienes, al igual que ellos, se sintieron angustiados. “No te rindas” enmarcó el momento emotivo, con una letra esperanzadora: “No te rindas, es hermoso el camino y el tiempo es un río que corre hacia la esperanza”.
Hacia el final del show, cerca de despedirse, cantaron “Zamba para olvidarte”, canción que conmovió y elevó la voz del público que se sumó a los coros. Al terminar, la gente aclamaba una canción más. Así el final se estiró con dos temas más que el publicó cantó como si fueran eternos, como si la noche no llegara a su fin.
Ya retirándose del escenario, luego de despedirse posando para las fotos de las fanáticas y agitando sus manos en el aire, le dieron un beso significativo al escenario que los recibió aquella noche; una muestra más de agradecimiento, un gesto que sorprendió a los presentes.
Destino San Javier es, de hecho, un grupo musical marcado por el destino. Desde pequeños hasta hoy, con los baches propios de la vida, fueron guiados para que esto, de alguna manera, les ocurriera. Les augura un futuro prometedor, más consolidados y fuertes, con nuevas canciones y shows a la vista. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar