Empleo sin expectativas

Editorial 16 de marzo de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
El mercado laboral argentino se destaca por salarios bajos, alta informalidad y un desempleo y una subocupación considerable que pintan una panorama propio de un país en constante crisis, más allá de que hay sectores productivos que están mejor que otros. Los economistas insisten en que prácticamente no hay creación de empleo privado y que la cantidad de trabajadores en esta órbita no muestra cambios significativos en la última década. Es decir, se observa un estancamiento alarmante mientras la población continúa en crecimiento. El aumento de la pobreza es el resultado de la imposibilidad de ampliar la ocupación en el sector privado.
Frente a estos datos adversos que muestra la realidad, el Ministerio de Trabajo reveló que durante el año pasado se crearon más de medio millón de nuevos puestos de trabajos registrados, mientras el empleo formal creció un 4,3% y superó los niveles de la prepandemia. En diciembre pasado el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) registró a casi 12,5 millones de trabajadores y 516.600 nuevos puestos más que en el mismo mes de 2020.
El empleo registrado mejoró 0,5%, respecto de noviembre, por lo cual anotó mejoras mensuales en todos los meses del año, de acuerdo con los datos de la cartera laboral. Según la encuesta de indicadores laborales del Ministerio, las
modalidades de ocupación que más crecieron fueron monotributistas sociales en un 24,6%, los no asalariados 8,5% y los
monotributistas 7,1%. Los asalariados, representaron casi el 80% del total de los puestos de trabajo formales y mostraron un repunte interanual de 3,3%.
En este contexto, la industria manufacturera y los servicios profesionales empresariales explicaron la mayor parte de la mejora respecto de febrero de 2020, con incrementos de casi 40.000 empleos en los dos sectores, seguidos de los de construcción, comercio, salud, electricidad, gas y agua, y pesca. Por provincias la de Buenos Aires fue la de mayor creación neta de trabajo asalariado privado con 21.864 nuevos puestos, seguida de Santa Fe con 11.594 y Córdoba con 7.431.
Más allá de lo que sucedió el año pasado, ante una coyuntura tan complicada como la que atraviesa la Argentina, las expectativas para el empleo registrado en el sector privado no son favorables. Si tras el acuerdo con el FMI el Estado aumenta impuestos y asfixia a las empresas, repercutirá en la inversión, necesaria para crear fuentes de trabajo. De hecho, el empleo asalariado privado, que es el que cuenta con mayores protecciones laborales y además permite financiar el régimen previsional de reparto, perdió participación en el total de trabajadores registrados en la última década. Es que a fines de 2012 representaba 55% del total y ahora cayó al 48%. Mientras que el empleo asalariado público pasó de representar el 30% del empleo asalariado formal total en 2012 a 36% en la actualidad.
Cabe una mirada a un estudio elaborado por la Organización Internacional del Trabajo en el que se afirma que la pandemia ha provocado un retroceso de 15 años en el panorama laboral de las mujeres de Latinoamérica y el Caribe. El reporte señala que de los 23,6 millones de puestos de trabajo que perdieron ellas en el peor momento de la crisis el segundo trimestre de 2020, a fines de 2021 aún faltaban por recuperar unos 4,2 millones. Los 26 millones de hombres que se quedaron desempleados desde la aparición del Covid ya han vuelto “prácticamente todos” a sus puestos de trabajo, según los últimos datos publicados por la OIT la semana pasada. 
A modo de conclusión, Argentina difícilmente ingrese a una época de crecimiento sostenido del empleo privado con tantos vaivenes de su economía. Un informe del IAE Business School de la Universidad Austral de diciembre pasado decía que la decadencia laboral local es ya crónica, estructural e independiente de cualquier ideología política. Un mercado del trabajo debilitado y empantanado entre la informalidad, prohibiciones, regulaciones arcaicas y altos costos exige cirugía mayor. 




Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar