Una vacuna específica

Editorial 27 de enero de 2022 Por Redacción
Leer mas ...

La farmacéutica estadounidense Pfizer y la biotecnológica alemana BioNTech anunciaron que iniciaron un ensayo clínico para probar una nueva versión de su vacuna diseñada específicamente para atacar la variante Ómicron del Covid-19, que ha eludido parte de la protección proporcionada por el régimen original de dos dosis del fármaco.
El estudio evaluará la seguridad, la tolerabilidad y la fuerza de la respuesta inmunitaria de la vacuna en hasta 1.420 adultos sanos de 18 a 55 años, dijeron las compañías en un comunicado.
Los laboratorios probarán la vacuna en personas no vacunadas como parte de un régimen de tres dosis, como una inyección de refuerzo en quienes ya recibieron dos dosis de Pfizer-BioNTech y como una cuarta dosis para las personas que ya recibieron tres de estas vacunas.
La vacuna específica para la variante Ómicron se administrará en una dosis de 30 microgramos, la misma que la vacuna actual. Las compañías dijeron que no esperan que la capacidad de fabricación (un estimado de cuatro mil millones de dosis en 2022) cambie si se requiere una vacuna adaptada.
Aunque la investigación actual y los datos del mundo real muestran que los refuerzos siguen prestando un alto nivel de protección contra la enfermedad grave y la hospitalización por Ómicron, se reconoce la necesidad de estar preparados en caso de que esta protección disminuya con el tiempo y para ayudar potencialmente a hacer frente a Ómicron y a nuevas variantes en el futuro.
La variante Ómicron del coronavirus ya fue identificada en personas con el Covid-19 de 171 países. Tiene una ventaja de crecimiento sustancial sobre la variante Delta y la está reemplazando rápidamente a nivel mundial.
Los datos más recientes de Covid-19 de la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido muestran que la tasa de todas las reinfecciones ha aumentado desde principios de diciembre de 2021, probablemente impulsada por la rápida propagación de la nueva cepa.
Entre el 20 de diciembre de 2021 y el 9 de enero de este año, Ómicron fue la variante dominante del coronavirus y el riesgo de reinfección fue 16 veces mayor en comparación con el período de siete meses del 17 de mayo al 19 de diciembre del año pasado cuando Delta fue la variante principal.
La propagación sin precedentes de la Ómicron está clara, pero todavía hay muchas dudas sobre el efecto que tendrá este verdadero tsunami de casos en una humanidad con altas tasas de vacunación entre la población más vulnerable.
La variante del coronavirus Ómicron infectará a casi todo el mundo, incluso entre las personas que hayan recibido al menos dos dosis de cualquier vacuna.
Sin embargo, los científicos estiman que quienes se hayan vacunado, muy probablemente, con algunas excepciones, se recuperarán razonablemente bien, evitando la hospitalización y la muerte, en caso de verse afectados por la variante Ómicron.
En cambio, se advierte que aquellos individuos que no fueron vacunados tienen 20 veces más probabilidades de morir, 17 veces más de ser hospitalizados y 10 veces más de infectarse que los que fueron inoculados.
En dos años de pandemia, la investigación científica apuntó a comprender cómo el coronavirus causa la enfermedad y cuáles son los factores que favorecen los casos más graves.
Se desarrollaron vacunas que son altamente efectivas y seguras para prevenir las hospitalizaciones y las muertes. También se concentraron esfuerzos en desarrollar nuevos fármacos y se analizaron otros que ya estaban disponibles para otras enfermedades.
Dentro del grupo de tratamientos que han demostrado ser efectivos en pacientes graves, se encuentran medicamentos como los corticoides, al observarse que los pacientes graves padecían una inflamación en los pulmones que podía ser fatal.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar