En el centro norte santafesino los cultivos tardíos reviven gracias a las precipitaciones

SUPLEMENTO RURAL 27 de enero de 2022 Por Redacción
El reporte semanal de la BCSF confirma una “nueva realidad agrícola” a partir de las lluvias acaecidas en los últimos diez días. Con daños irreversibles para los maíces y sojas tempranas, las expectativas se centran en los lotes de segunda.
RENACIENDO
FOTO LA OPINIÓN RENACIENDO. Con las lluvias, la soja de segunda evidenció una notable mejoría en varias zonas productivas de la provincia.

En la última semana se concretaron los pronósticos anunciados por los modelos agroclimáticos que preveían inestabilidad climática, alternancia de días con nubosidad parcial o total, precipitaciones de variadas intensidades, algunas jornadas soleadas, registros térmicos acordes a la época del año, vientos leves de direcciones variables y ambiente muy húmedos
En el centro norte santafesino, los montos pluviométricos acumulados fluctuaron desde mínimos de 20 a 25 mm y máximos de 90 a 135 mm, según indicó el informe semanal del Sistema de Estimaciones Agrícolas que difunde la Bolsa de Comercio de Santa Fe. Prácticamente toda el área de estudio recibió volúmenes aceptables de agua, con excepción del departamento General Obligado (en la zona norte) y del departamento Vera, donde las nuevas precipitaciones fueron bajas y se constataron importantes daños en los distintos cultivares.
Los expertos admitieron que las lluvias posibilitaron la total infiltración de cada milímetro caído, permitiendo así la eficiente carga de agua en los perfiles de los suelos. Al respecto, revelaron: “por tal motivo se revirtieron las difíciles situaciones imperantes y se generaron nuevas, con buenas expectativas por las futuras reacciones y respuestas de los cultivares al nuevo panorama”
En efecto, se conoció que los sembradíos cambiaron sus aspectos según los estados fenológicos, pero en general tuvieron una muy buena reacción, evolucionando favorablemente y percibiéndose en el campo el cambio de coloración del follaje y la buena turgencia o desarrollo de las plantas.
Para los próximos días, los pronósticos prevén jornadas soleadas, registros térmicos acordes a la época del año y vientos leves de dirección sur - suroeste, características que se mantendrían hasta mediados de la semana que viene en todo el centro norte santafesino. Cabe destacar que las temperaturas fluctuarían desde mínimas de 15 a 26 º y máximas de 25 a 36 º.

MAÍZ
La realidad del cultivo de maíz temprano mostró el impacto del clima, fundamentalmente en las etapas finales de su desarrollo, pero ante las precipitaciones acaecidas fue muy baja y heterogénea su reacción al cambio.
El movimiento de equipos de picado/embolsado en las áreas de influencia de las cuencas lecheras del SEA continuó en la medida que las condiciones climáticas lo permitieron. En cuanto a los resultados obtenidos, en general se logró un rendimiento promedio de 8 a 10 m/bolsa/ha, pero durante la recolección el ambiente climático cálido y el material vegetativo seco a muy seco alteraron la cantidad y calidad del producto.
En los últimos días también se observó un movimiento puntual de cosechadoras para el proceso de trilla del cereal con destino comercial. Los primeros rendimientos promedios oscilaron en mínimos de 40 – 42 qq/ha y máximos de 60 – 62 qq/ha.

SOJA
Dadas las sucesivas precipitaciones, los elevados porcentajes de humedad y la alternancia con días soleados, los cultivares de soja temprana cambiaron sus aspectos y reaccionaron favorablemente.
De todas maneras, desde el SEA confirmaron que en un 10 % del área implantada, el impacto de la ausencia de precipitaciones y el elevado régimen térmico dejó indicadores muy marcados, tales como “limitaciones en el crecimiento de las plantas, amarillamiento o marchitamiento de las hojas basales y en lotes puntuales, la pérdida de ejemplares por mortandad”. Por eso los técnicos coincidieron: “es una realidad irreversible”
Por su parte, la soja tardía reaccionó favorablemente ante el cambio de las condiciones climáticas, observándose buen crecimiento o desarrollo de las estructuras de las plantas y también variaciones en la coloración de las hojas.
“En los monitoreos semanales se detectó la mortandad de plantas por estrés, que afectó el stand de las mismas por unidad de superficie, particularmente en lotes con limitaciones edáficas”, reconocieron desde la institución santafesina. Desde el punto de vista sanitario, debe destacarse que hasta el momento no se presentaron plagas ni enfermedades y, en algunos casos, se realizaron aplicaciones nocturnas de herbicidas post-emergente para el oportuno control de las malezas.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar