Una mayor conectividad

Editorial 23 de enero de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
Con la pandemia de Covid, la accesibilidad a internet se ha transformado en una cuestión central para todos los países, en especial porque a partir de las restricciones en el marco de la emergencia sanitaria millones de trabajadores han tenido que quedarse en casa, en casi todos los casos haciendo teletrabajo al tiempo que los niños, niñas y adolescentes debieron reconfigurar la forma en la que se educaban, sin presencialidad y con una virtualidad experimental.  
En este contexto, quedó en el centro de la escena la calidad de los servicios de conectividad existentes en todo el mundo, con disparidades muy marcadas entre los países ricos y aquellos considerados emergentes, en vías de desarrollo y por supuesto, los más pobres. Incluso se observan disparidades hacia el interior de cada uno de estos grupos de naciones, como la Argentina que quizás tiene una infraestructura aceptable en las zonas más pobladas -donde es negocio brindar cobertura- pero grandes carencias en las áreas con menor densidad poblacional. 
En este marco, la Argentina es el país de la región con mayor penetración de internet, según un reciente informe del Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (Cipdh) de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). El informe subraya que el 80,2% de la población en la Argentina tiene acceso a internet, al considerar tanto los accesos fijos como los móviles. A su vez, existen serias dificultades en la calidad de los servicios prestados por las operadoras y también preocupa el atraso de la región en materia de competitividad digital.
El Cipdh informó que la Argentina ocupa el primer lugar de la nómina de usuarios con acceso a internet per cápita de habitantes, resultando que el 80,2% de la población se conecta a la red de redes; seguido por Brasil con 75,2% y México cierra el podio con 71,8% de personas conectadas.
El estudio también reflejó la relevancia del acceso al servicio para la ciudadanía, ya que el 86% de los consultados afirmó que por cuestiones laborales y de estudios, le hubiera sido imposible transitar la pandemia sin internet. El 75% de los encuestados consideró a internet un servicio básico y el 73% que el servicio es vital para sostener el consumo (la economía) y el empleo.
Segmentando los indicativos por nivel educativo, el trabajo señala que entre las personas sin instrucción el 64,1% accede a internet; en el grupo con secundario completo el porcentaje asciende al 89,4% y en el de quienes tienen formación terciaria y universitaria llega al 97,7%.
Al separar por grupos etarios, y considerando que las respuesta de los menores de edad fueron otorgadas por adultos que los acompañaban, acceden a internet el 82,8% de quienes tienen entre 4 y 12 años, así como el 95,3% de quienes tienen entre 13 y 17 años. A medida que se avanza en la edad, el porcentaje de penetración de internet se reduce.
En el grupo de entre 18 y 29 años, el acceso es del 93,9%; entre quienes tienen entre 30 y 64 años el porcentaje es del 88,4 % y en el caso de los adultos mayores de 65 o más años el índice se ubica en 55,2 %.
En cuanto a la prestación del servicio, ya sea a través de un abono mensual de internet en sus hogares o del servicio de 4G, el 68% considera que la conexión es muy deficiente o mala, el 25% afirmó que el servicio es regular y sólo el 7% manifestó conformidad con la conexión brindada por las operadoras.
En general, el informe señaló que América Latina sigue muy atrasada en materia de competitividad digital, entendida como la capacidad para competir con otras naciones en un mundo activado por la tecnología.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar