Las lluvias trajeron un respiro y cambiaron levemente el ánimo del sector

SUPLEMENTO RURAL 20 de enero de 2022 Por Redacción
Después de la intensa ola de calor, las precipitaciones ocurridas en el centro norte santafesino cortaron el estrés de los cultivos y recargaron los perfiles de los suelos. ¿Cómo están los maíces y las sojas?
0366652 ALIVIO
ALIVIO. Las precipitaciones finalmente llegaron y ahora se espera una mejora en el estado de los cultivos.

El período entre el 12 y 18 de enero tuvo características climáticas contrastantes en el centro norte santafesino, con dos escenarios ambientales muy diferentes.
Al inicio, estabilidad climática, días soleados, altas temperaturas, registros térmicos superiores a los 44 ºC, vientos leves de direcciones variables, preferentemente del sector norte, ambiente seco, tórrido, sofocante. El escenario se modificó a mediados del domingo 16, aumentando paulatinamente la nubosidad, la inestabilidad y registrándose precipitaciones de variadas intensidades, algunas ráfagas de viento y puntuales caídas de granizo, con baja incidencia sobre los cultivos.
Los montos pluviométricos acumulados fluctuaron desde mínimos de 28 a 30 mm y máximos de 85 a 90 mm, con la particularidad fundamental y muy importante, de la baja y regular intensidad de las lluvias, cuyas características posibilitaron la infiltración de cada milímetro caído, permitiendo así la lenta y eficiente carga de agua en los perfiles de los suelos.
Desde el Sistema de Estimaciones Agrícolas, dependiente de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, destacaron que se lograron revertir las difíciles situaciones, “generándose nuevas y buenas expectativas por las futuras reacciones y respuestas de los cultivares al nuevo panorama”.
Para los próximos días, los pronósticos prevén inestabilidad climática, alternancia de días con nubosidad parcial o total, precipitaciones de variadas intensidades, jornadas soleadas, registros térmicos acordes a la época del año y vientos leves de direcciones variables, características que se mantendrían hasta mediados de la semana que viene. Las temperaturas fluctuarían desde mínimas de 18 a 31° y máximas de 28 a 43°.

MAÍZ TEMPRANO
A lo largo de la difícil situación climática que caracterizó a la campaña del maíz, fundamentalmente en las etapas finales de su desarrollo, se fueron tomando decisiones del destino de los mismos, de acuerdo a los distintos planteos de cada sistema productivo. Por ello, el movimiento de equipos de picado/embolsado fue intenso e importante en las cuencas lecheras. Los técnicos también confirmaron que comenzó el proceso de cosecha del cereal con destino comercial.
En cuanto a los resultados obtenidos en el picado/embolsado continuaron siendo muy dispares, en general se logró un rendimiento promedio de 8 a 10 m/bolsa/ha. Sin embargo, durante la recolección el ambiente climático cálido y el material vegetativo seco a muy seco, alteraron no solo la cantidad del producto, sino también su calidad, con serias dificultades en la concreción de buenos trabajos.

SOJA DE PRIMERA
Por las características climáticas de la primera quincena del año, las parcelas de la soja temprana presentaron variaciones en sus estados, observándose limitaciones en su crecimiento, amarillamiento o marchitamiento de hojas y en lotes puntuales, la pérdida de plantas por mortandad.
Ante el cambio ambiental, dada la presencia de precipitaciones, se estaría ante una posible reacción de los cultivares dependiendo de la etapa fenológica en que cada uno de ellos se encontraba cursando.
No se detectó la presencia de insectos o de plagas de importancia y no se realizaron aplicaciones de control.

SOJA DE SEGUNDA
Muy puntualmente se realizaron aplicaciones nocturnas de herbicidas post-emergente para el oportuno control de las malezas. Durante el monitoreo semanal se observó mortandad de plantas por estrés, que afectó el stand de las mismas, por unidad de superficie.

AGUA ÚTIL
En el centro norte santafesino (constituido por los departamentos Nueve de Julio, Vera, General Obligado, San Cristóbal, San Justo, San Javier, Garay, Castellanos, Las Colonias, La Capital, San Martín y San Jerónimo), la disponibilidad de agua útil en los primeros 20 cm de los suelos cubrió en forma irregular las necesarias demandas de los sembradíos, según los estadios fenológicos de cada uno de ellos, y se acentuaron progresivamente los síntomas de déficit hídrico y térmico. Luego, como consecuencia de las lluvias ocurridas en los últimos días en toda el área, aumentó el contenido de humedad en los distintos perfiles de los suelos, considerándose normal hasta la fecha.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar