La economía mundial

Editorial 20 de enero de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
Las distorsiones e inconsistencias de la economía nacional, que van desde la falta de un programa hasta la inflación fuera de control, no son las únicas cuestiones que deben preocupar a la Argentina. El contexto internacional también importa para un país como el nuestro que necesita aumentar el superávit de la balanza comercial como única forma de acceder a dólares ante la imposibilidad de recurrir a los mercados globales de financiamiento. En las actuales condiciones de endeudamiento, con un riesgo país cercano a los dos mil puntos básicos, no hay quien le preste a un país con un rojo crónico. 
El Banco Mundial, en su documento sobre Perspectivas Económicas Mundiales para este 2022, plantea qué podemos esperar de los once meses y medio que restan para la finalización del año. Así, sostiene que después de repuntar a una cifra estimada de 5,5 % en 2021, se prevé que el crecimiento mundial se desacelerará marcadamente en 2022, hasta llegar a 4,1 %.
Aunque se proyecta que la producción y la inversión en las economías avanzadas volverán a las tendencias previas a la pandemia el próximo año, en los mercados emergentes y las economías en desarrollo (MEED) se mantendrán muy por debajo de lo previsto. En este marco, diversos riesgos de deterioro de la situación opacan las perspectivas, entre ellos las perturbaciones económicas simultáneas provocadas por la variante ómicron, los nuevos cuellos de botella en las cadenas de suministro, un desanclaje de las expectativas inflacionarias, el estrés financiero, los desastres relacionados con el clima y un debilitamiento de los factores que impulsan el crecimiento a largo plazo. Debido a que los MEED, entre los cuales se encuentra la Argentina, tienen un escaso espacio normativo para proporcionar apoyo adicional de ser necesario, estos riesgos de deterioro de la situación aumentan la posibilidad de un aterrizaje brusco.
Por eso, subraya el reporte, la importancia de fortalecer la cooperación mundial para promover una distribución rápida y equitativa de las vacunas, calibrar las políticas sanitarias y económicas, mejorar la sostenibilidad de la deuda en los países más pobres y hacer frente a los crecientes costos del cambio climático.
Con respecto al crecimiento mundial, considera que se desacelerará en 2022 y 2023 en gran medida por el fin de los incentivos fiscales impulsados por los países más ricos para sostener y recuperar sus economías de los perjuicios provocados por el Covid. Esta situación, indudablemente, afectará la demanda en los mercados emergentes y las economías en desarrollo como la Argentina. 
Concretamente sobre la Argentina, el Banco Mundial modificó al alza las previsiones para nuestra economía en 2022, al ubicarla en un crecimiento de 2,6%, seis décimas más que lo estimado en junio pasado. El organismo estimó que tras una caída del 9,9% en 2020, la Argentina creció 10% en 2021, recuperando así su nivel previo a la pandemia.
Mientras tanto, el repunte de la actividad mundial, junto con las interrupciones en las cadenas de suministro y los mayores precios de los alimentos y la energía, han empujado al alza la inflación general en muchos países. Más de la mitad de los MEED que establecen metas de inflación experimentaron una inflación superior a sus objetivos en 2021, lo que llevó a los bancos centrales a aumentar las tasas de interés. Los pronósticos anticipan que la inflación mundial media seguirá siendo elevada en 2022.
Finalmente, advierte que se precisará cooperación mundial y políticas nacionales eficaces para hacer frente a los graves costos asociados con los desastres meteorológicos y climáticos. Graves desastres naturales y acontecimientos relacionados con el clima podrían también frustrar la recuperación en los mercados emergentes. Por caso, Argentina enfrenta una sequía que amenaza las proyecciones de conseguir una cosecha récord, y teniendo en cuenta la dependencia de los agrodólares, las expectativas sobre la economía para este año se oscurecen sustancialmente.  


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar