La primera tapa para Jorge Vigliano

Deportes 07 de enero de 2022 Por Edgardo Peretti
En agosto de 1984 salió a la calle la primera edición de la Revista “Depormes”, anexo mensual deportivo del diario LA OPINION. La responsabilidad de su edición estaba a cargo del Jefe de Deportes Víctor Hugo Fux y el firmante, por entonces joven discípulo del experimentado periodista.
Archivo privado EDP DOCUMENTO.- Año 1, Número 1. “Depormes” estaba en la calle con foto de tapa de los árbitros Luis Quiroz, Jorge Vigliano y Héctor Gelay más Carlos Pandolfi.
Archivo privado EDP DOCUMENTO.- Año 1, Número 1. “Depormes” estaba en la calle con foto de tapa de los árbitros Luis Quiroz, Jorge Vigliano y Héctor Gelay más Carlos Pandolfi.

A la hora de ponerle un reloj o un almanaque al fútbol rafaelino hay muchas variantes a tener en cuenta, especialmente cuando de ubicar circunstancias y momentos históricos se trata.
Quien esto firma, a esta altura de su carrera, no duda en afirmar que hay que remar algunas décadas para encontrar la/el génesis del momento. Hoy parece estar refiriéndonos a la historia de la humanidad cuando evocamos la presencia de los grandes equipos de la Primera División de AFA en cada Fiesta Patria, donde la actuación en el Campeonato Argentino “Adrián Béccar Varela” (de combinados de Ligas) determinaba la visita de un club de primera en ese pueblo o ciudad.
El mundo se detenía. Y no era para menos. Algunos todavía lagrimean cuando se acuerdan de ver al “Loco”Gatti con River en la cancha del 9 con el “Pinino” Mas o un millar de ejemplos más. Y los hay, pero el “Tuerto” Queirolo haciéndole un “sombrerito” al “Comisario Colman”, áspero central de Boca, es un clásico que no envejece.
Pero el tiempo pasó. No me quiero olvidar de la instancia de Argentino Quilmes cuando jugó una oscura reválida del interior que lo podía llevar a la Primera “B” de entonces, aunque los cerveceros poco tenían que ver con la maniobra – en realidad, nada- sino que formaba parte de una grotesca opereta de la AFA para sacar del papelón a Unión de Santa Fe, que se había desafiliado a la entidad madre y no quería afrontar las consecuencias.
No sería justo si dejara de mencionar el Campeonato Provincial logrado por Sportivo Norte en 1972 donde en la final ante Riberas del Paraná atajó un joven llamado “Pepe” Ricca.
Los años siguientes tienen que ver con la llegada como DT de Reynaldo Volken, primero a Quilmes y en 1975 al revolucionario equipo de Atlético: Roberto Medrán; Querini, Sola, Pirola y Di Nonno; Hugo Schiavi, “Yugo” Zamora y Horacio Barbagallo, “Cachín” Muriel, Alessiatto y el grandioso Oscar “Corcho” Favre.
No tengo dudas en afirmar que, aunque en ese entonces no lo sabíamos, que fue la base fundacional del profesionalismo futbolístico rafaelino, seguido con soberbias actuaciones en la “Copa Beccar Varela” (Finales del Argentino en San Juan 1978), o las participaciones de 9 de Julio, Quilmes y Sportivo en los años siguientes, además del mismo Atlético.
Pero el gran paso fue en 1984 . Para ese campeonato (que ganaría Sportivo Norte, casualmente con dirección técnica compartida entre Reynaldo Volken y Mario Mayo) la Liga Rafaelina y los clubes deciden terminar con los nauseabundos arbitrajes que pululaban con presencias de “soplapitos” de otras tierras. Sobre este tema no conviene ahondar en detalles, serían interminables y no hay ningún inocente.
El caso es que se logró un acuerdo con la AAA (Asociación Argentina de Arbitros) y como saldo de esta gestión llegaron los mejores jueces del país a nuestra LRF, decisión que luego fue imitada por otras asociaciones cercanas en la geografía.
El debut fue el 30 de marzo de 1984 en el partido entre Argentino Quilmes y Ferro en el Monumental de Atlético, que ganaran los “bichitos” con arbitraje de Carlos Ramón Coradina y asistencia de dos linesman (como se le decía entonces) afistas.
Ese año y los siguientes estuvieron aquí jueces de la talla de Juan Carlos Loustau, Carlos Espósito, Francisco Lamolina, Juan Carlos Biscay, Juan Carlos Demaro, Able Gnecco, Arturo Ithurralde, Julio Barraza y otros tantos, llegando también un joven llamado Javier Castrilli.
La metodología indicaba que un árbitro internacional dirigía el sábado un partido y otro el domingo y otros colegas lo hacían en los restantes partidos de la jornada dominguera, alcanzando también a los partidos de la zona o segunda división actual. Todos los hoy llamados asistentes también formaban parte del grupo.

APARECE "DEPORMES"
En esa línea de acontecimientos y como respuesta superadora desde lo periodístico, LA OPINION edita un mensuario que se llamará “Depormes”. La primera tapa de esa publicación tiene una foto con los tres árbitros que ese fin de semana (agosto de 1984) habían estado en la ciudad (Gelay, Vigliano y Quiroz) y el anuncio de una nota al jugador de Ferro Carlos Pandolfi.
“Los que soplan en el fútbol”, se titulaba y a lo largo de varias páginas reproducía expresiones y conceptos de los árbitros. De este extenso material, hemos destacado un concepto del hoy fallecido Jorge Vigliano que decía “El miedo es una actitud humana que todos tenemos. Se regula o no se regula. Yo no lo he sentido, pero he sentido impotencia que es mucho más feo que el miedo. Es algo que no se puede expresar. Yo estuve preso tres días, incomunicado, por cobrar un penal que no le gustó a un determinado espectador. Y eso es sentir impotencia. Algo insólito que tiene el fútbol”.
Que en paz descanse Señor Juez. Los que amamos el fútbol sabemos que se sigue jugando en todas las dimensiones, más allá de lo material del cuerpo humano; en todos los credos y en todos los espacios del recuerdo. No me atrevería a decir que se libera de nuestros errores carnales, pero siempre será el juego más lindo de la tierra.

Te puede interesar