Una riqueza obscena

Editorial 06 de enero de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
Hasta ahora no hemos encontrado un sistema mejor que el capitalismo para organizar nuestra vida en todos los órdenes, con sus ventajas y sus desventajas. Después habrá modelos de mayor apertura o con un Estado más presente, un perfil que en otros tiempos podían llamarse de bienestar como los que funcionaron con buenos resultados en buena parte de Europa. De todas formas, el debate gira en torno a la inclusión y la exclusión, es decir cuántas personas reciben beneficios y cuántas quedan marginadas de los mismos en todo el mundo. Se trata entonces de reconocer las inconsistencias y las injusticias de ese sistema que tenemos para ordenar nuestra existencia. 
En este escenario, asoman las desigualdades entre aquellos que les va muy bien y atesoran riquezas de tal magnitud que no podemos imaginar todo lo que tienen; y aquellos que les va muy pero muy mal al punto de no tener nada, ni siquiera garantías de que podrán alimentarse hoy, tener con qué abrigarse o un techo bajo el cual dormir. 
En un artículo del diario El País de España, se deja constancia que los más ricos del mundo aumentaron un 30% su patrimonio en el último año, de acuerdo al Índice de multimillonarios de Bloomberg. Afirma que la flor y nata de la riqueza mundial, el 0,1% del 0,1%, vivió en 2021 uno de sus mejores años: con las Bolsas disparadas y los mercados inmobiliarios en máximos, las 20 mayores fortunas del mundo vieron crecer su patrimonio conjunto en 500.000 millones de dólares, casi un 30% más. Como dice el autor, es muchísimo dinero. Para poner en contexto la cifra, basta decir que alcanzaría para pagar casi dos veces la deuda externa de la Argentina. Nuestro país, precisamente, tiene reservas líquidas en su Banco Central que no superan los 3.000 millones de dólares, algo así como el 0,7 por ciento de esa cifra que ganaron solo en un año los 20 capitalistas más ricos del planeta. 
En ese imaginario podio de los mega millonarios, el fundador de Tesla, Elon Musk, quedó en el primer lugar con una fortuna de $292 mil millones de dólares al superar al al fundador y propietario del 10% de Amazon, Jeff Bezos, debido al aumento de la cotización bursátil del fabricante de coches eléctricos. Las acciones de Tesla subieron alrededor de un 50% en el año que recién se fue y acumulan dos ejercicios consecutivos de ganancias abultadas. 
En esa tabla por ver quién tiene más dinero, mejoraron sus posiciones los dos fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, que controlan conjuntamente el 51% de las acciones de la tecnológica de Mountain View (California) y que escalan dos puestos. Es que Page accede al quinteto de hombres más acaudalados del planeta y Brin se coloca en séptimo lugar. En el lado opuesto, apunta el artículo de El País, Warren Buffett, fundador y cabeza pensante detrás de la exitosa sociedad de inversión Berkshire Hathaway, retrocede dos lugares pese a aumentar su patrimonio en casi 22.000 millones de dólares. Esa es una de las grandes paradojas de esta lista ya que en un panorama general de notables aumentos patrimoniales, algunas de estas fortunas no tienen que ver resignar riqueza para bajar algún puesto en la lista.
Signo del cambio de los tiempos, las empresas tecnológicas explican ocho de las 20 personas más acaudaladas del globo terráqueo, cuando antes los millonarios provenían de la industria y o del sector de la distribución. Los dueños de las ocho compañías de base tecnológica están entre los diez primeros lugares de la tabla. El dominio estadounidense en esa lista de los más ricos del mundo es abrumador, pues 14 de los 20 cuentan con esa nacionalidad. 
El capitalismo exhibe, de esta forma, a los ganadores del sistema. Son 20. Del otro lado, millones y millones no saben si hoy podrán comer. 




Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar