El Gobierno prohibió por dos años la exportación de siete cortes de carne

Nacionales 04 de enero de 2022 Por Redacción
Tras las restricciones impuestas a mediados de 2021, el Ministerio de Agricultura informó que se mantienen suspendidos los envíos al exterior del asado con o sin hueso, falda, matambre, tapa de asado, nalga, paleta y vacío, ya sea frescos, enfriados o congelados.
FOTO NA GOBIERNO. Definió nuevos parámetros para las exportaciones de carne de res.
FOTO NA GOBIERNO. Definió nuevos parámetros para las exportaciones de carne de res.
El Gobierno estableció ayer nuevos parámetros para la exportación de carne, después de las restricciones dispuestas a mediados de 2021 en un intento por garantizar el abastecimiento del mercado doméstico y contrarrestar el aumento de precios en el mostrador.
La Subsecretaría de Ganadería del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación publicó en el Boletín Oficial las resoluciones 301/21 y 302/21 que instrumentan el Decreto N° 911/21 del presidente Alberto Fernández y la resolución conjunta con la cartera de Desarrollo Productivo N° 10.
"Este paquete de medidas establece un marco normativo para la comercialización y exportación de la ganadería argentina para los años 2022 y 2023", detalló el Gobierno.
De esta manera, se estableció suspender hasta el 31 de diciembre de 2023, inclusive, la "exportación definitiva y/o suspensiva, con destino al exterior del país, de los siguientes Cortes Bovinos frescos, enfriados o congelados: a. Reses Enteras; b. Medias Reses; c. Cuarto Delantero Con Hueso; d. Cuarto Trasero Con Hueso; e. Medias reses incompletas con Hueso; f. Cuartos delanteros incompletos con Hueso".
En tanto, "los siguientes Cortes Preferidos (frescos, enfriados o congelados) se encontrarán limitados, hasta el 31 de diciembre de 2023, inclusive, para su exportación definitiva y/o suspensiva, con destino al exterior del país: a. Asado con o sin hueso; b. Falda; c. Matambre; d. Tapa de asado; e. Nalga; f. Paleta; g.Vacío", según indicó la cartera de Agricultura.
La medida entró en vigencia el 1° de enero de 2022 y, según se informó a la prensa, "se ha consensuado con las entidades de productores (y la industria frigorífica), con el objeto de dar previsibilidad y confianza a la ganadería argentina, garantizando la producción, la exportación y el consumo de los argentinos, en base a los análisis técnicos del sector".
El decreto 911/21 "reserva para el mercado interno los cortes preferidos por los argentinos (asado con o sin hueso, falda, matambre, tapa de asado, nalga, paleta y vacío) hasta el 31 de diciembre de 2023 inclusive".
Finalmente, el Gobierno dispuso que las carnes vacunas destinadas al comercio minorista deben salir de los frigoríficos en unidades de hasta 32 kilogramos, atendiendo a la solicitud de las entidades gremiales del sector.
Para cumplir con estos requisitos se otorgan plazos de hasta seis meses.

DIRIGENTES RECLAMAN
"EXPORTACIONES LIBRES"
Dirigentes agropecuarios reclamaron "una exportación libre" de la carne, y cuestionaron la "omnipresencia" del Estado en ese mercado. El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino, dijo estar "convencidos que el mejor escenario es una exportación libre que deje fluir la demanda y la oferta de productos" alegando que: "Ahí es donde se generan condiciones para que nosotros, los productores, podamos invertir y generar mayor producción".
Según Pino: "Es importante que se haya eliminado la cuotificación para la exportación de carne vacuna, porque desde mediados del año pasado fue una medida que nos hizo perder a todos: productores, comercializadores, operarios y exportadores, pero también a los consumidores y al desarrollo económico del país". Pero advirtió -en un comunicado-: "La burocratización tampoco es un factor que aliente la normalización del mercado. La historia reciente de nuestro país nos pone en alerta".
Por su parte, el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) Horacio Salaverri, cuestionó la "omnipresencia" del Estado en el mercado de la carne, y a la vez rechazó los nuevos parámetros que el Gobierno aplicó a las exportaciones del sector. "Vemos esto con preocupación, porque si bien hemos ido mejorando con el tema carne, siguen quedando restricciones que no deberían existir", sostuvo el dirigente. 
Para el titular de CARBAP, "hay que empezar a recorrer un camino distinto, donde no exista en la mente del Gobierno estos proyectos cortoplacistas que nada tienen que ver con el desarrollo". "El Gobierno dice que está resolviendo un problema, pero en realidad es un problema generado por el propio Gobierno. La prohibición de las exportaciones de carne se estableció por un decreto del presidente Alberto Fernández", enfatizó el directivo.
Por último, dijo: "Si bien avanzamos en el diálogo con los funcionarios, muchas veces se dice una cosa y se define algo que no es lo que se conversó. Por eso, hay una preocupación bastante fuerte en las entidades rurales".

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar